09 ago 2020

Ir a contenido

EUROPEO DE BALONMANO

Hispanos, a la reválida del título

La selección española de balonmano buscará revalidar el oro continental y sellar el pase a los JJOO de Tokio

Irati Vidal

Morros, defendiendo la camiseta de la selección española.

Morros, defendiendo la camiseta de la selección española.

Un bronce, una plata y el ansiado oro. La selección española de balonmano masculino ya hace tres ediciones que no baja del podio continental. Pero quiere agrandar la historia. Y lo quiere hacer desde la prudencia. “Es un orgullo ser los actuales campeones pero eso ya pasó. Estamos en 2020 y la experiencia nos dice que hay que vivir cada partido al máximo”, reconoce el seleccionador Jordi Ribera, consciente de que el equipo podría hacer historia en el primer Europeo en disputarse en tres países diferentes (Suecia, Austria y Noruega).

Porque los 'Hispanos', que inician este jueves su aventura en la ciudad noruega de Trondheim ante la debutante Letonia (20.30h, Tdp), pueden revalidar la corona conquistada hace dos años en Croacia. La gesta, no solo les permitiría entrar en los anales de la historia junto a la legendaria Suecia de los ‘Bengan Boys’, sino que además les daría un billete directo para los Juegos Olímpicos de Tokio. El objetivo está claro. El camino, también.

Jorge Maqueda ante Sorhaindo y Karabatic en un España - Francia / REUTERS

Con un conjunto algo renovado en el que Eduardo Gurbindo y David Balaguer son las grandes ausencias, los españoles siguen apostando más por el talento que por el físico. Saben que lo suyo es el ataque elaborado de la mano del incansable Raúl Entrerríos y de la magia de Dani Sarmiento. Pero también la capacidad de lanzar desde el exterior con el portento físico de Álex Dujshebaev y la efectividad de extremos como Aleix Gómez, que entró en la convocatoria por la lesión de Balaguer y se ha convertido en el máximo goleador del equipo en el torneo de preparación.

Por eso, los de Ribera llegan como una de las selecciones a batir. Por resultados y por juego. Porque el balonmano hispano dista del resto del Europa. Y en momentos decisivos puede resultar determinante. Sobre todo, teniendo en cuenta que Francia y Dinamarca, las otras dos favoritas, se caracterizan por un balonmano mucho más físico marcado por la potencia defensiva y los disparos de estrellas como Nikola Karabatic y Mikkel Hansen

El muro y el contragolpe

España es diferente, en ataque y en defensa, donde Gedeón Guardiola y Viran Morros siguen apuntalando el muro español sin renunciar al contragolpe. Y en portería, donde Gonzalo Pérez de Vargas y Rodrigo Corrales forman una de las mejores duplas del panorama mundial. Por eso los 'Hispanos' parten como favoritos para superar la primera fase ante Alemania, Letonia y los Países Bajos.

Les ha tocado uno de los grupos más fáciles, con dos debutantes, y tendrán suficiente con lograr una de las dos primeras plazas para acceder a la ‘Main Round’. Aunque ellos, solo piensan en ganarlo todo y evitar sacar la calcadora en la fase decisiva. Porque saben que un Europeo es más difícil que un Mundial. Y llegan de quedar séptimos en la última copa del Mundo disputada en Rio.

Las primeras piedras en el camino serán la Letonia del gigante Dainis Kristopans, considerado mejor jugador de Europa en 2019, una selección neerlandesa inexperta en campeonatos como este y la Alemania que los españoles eliminaron en el último Europeo. Entonces, los alemanes eran mucho mejores y no contaban con las bajas por lesión de fijos como Strobel, Ernst y Suton Weinhold. Pero siguen siendo un grupo muy compacto con defensas rozando el límite del reglamento y cuentan con el brazo de Julius Kühn para desequilibrar los encuentros. 

La hazaña no será fácil. Las energías están renovadas. Las sensaciones son buenas (acaban de conquistar el Torneo Internacional de España). Y la ambición les lleva al oro.

Pérez de Vargas, Alex Dujshevaev, Jorge Maqueda, Raúl Entrerríos, Ángel Fernández, Aleix Gómez y Julen Aginegalde. 

Siete ideal

Gonzalo Pérez de Vargas (PORTERO)

Muro impenetrable

En un deporte como el balonmano en el que el guardameta termina por decantar los partidos, Gonzalo Pérez de Vargas es el mejor seguro de vida que podían tener los Hispanos. El toledano ya hace tiempo que se ha asentado en la titularidad de la selección y su aportación bajo palos está llamada a dar más de una alegría a los suyos. Su valor está en las paradas, en el carácter pero también en las tareas ofensivas. Porque ante la moda de jugar sin guardameta, el cancerbero español se ha convertido en un especialista de marcar de portería a portería. Con España ya lleva 8. Y sigue sumando.

Julen Aginagalde (PIVOTE)

El rey de los 6 metros

Por sus manos han pasado los mejores momentos de la selección. Porque cuando el esférico llega a Julen todo el mundo tiene claro que la acción terminará en gol o en siete metros. Lo saben sus compañeros, muchas veces encabezonados en buscar al irundarra. Y los rivales, que lo suelen defenderlo con más de una marca. El considerado muchas veces mejor pivote del mundo llega al Europeo después de haberlo conquistado todo y el contrato firmado para volver a la que fue su casa, el Bidasoa Irún.

Raúl Entrerríos (CENTRAL)

Leyenda viva

Anunció que esta sería su última temporada en la élite. Pero ahora ya duda. El central azulgrana es uno de los mejores balonmanistas de la historia y sigue siendo insustituible en el ataque Hispano. Raúl, que lo ha ganado todo con la selección, aporta temple, visión de juego y profundidad. Sabe cuando hay que penetrar pero también cuando echarse el equipo a la espalda y lanzar desde el exterior. En la recta final de su carrera, el capitán de los Hispanos, quiere volver a colgarse un oro. Y repetir la hazaña en los Juegos de Tokio.

Jorge Maqueda (LATERAL DERECHO)

El 'Hispano' más guerrero

Sin tregua. Jorge Maqueda ya hace tiempo que se ha hecho dueño del lateral derecho de la selección. Porque tenerlo fuera del 40x20 es perder en garra, en insistencia y en balonmano. Fue uno de los líderes del último campeonato del Mundo que ganó España. Y sigue al pie del cañón junto a Entrerríos. El jugador del Pick Szeged de Hungría es de aquellos jugadores capaces de tomar la responsabilidad del equipo cuando los partidos se complican. Y casi nunca falla.

Álex Dujshebaev (LATERAL DERECHO)

Latigazo exterior

En un combinado marcado por los ataques largos y de penetración siempre se ha echado en falta el lanzamiento exterior. Hasta que llegó la saga Dujshebaev. Álex, el mayor de los hermanos, presenta una gran potencia en el disparo ni no se lo piensa dos veces si tiene que alzarlo ante grandes muros. Entre sus cualidades destaca también el acierto desde el lanzamiento de cadera. Nunca se arruga. Y de su atrevimiento vive el ataque español cuando la elaboración se atasca.

Aleix Gómez (EXTREMO DERECHO)

Diferente e imparable

Llegó el último pero lo hizo con fuerza. Aleix Gómez entró en la convocatoria de los Hispanos por la lesión de última hora de David Balaguer y ha roto los pronósticos. Sus buenas campañas con el Barcelona se han reflejado en un gran rendimiento con la selección y un registro anotador por encima de la media. El catalán ha sido el máximo goleador de España en el torneo de preparación.  Y apunta a más. Porque Aleix aporta un estilo diferente a de los extremos al uso y su menuda envergadura le convierten en imparable.

Ángel Fernández (EXTREMO IZQUIERDO)

Trabajo en silencio

No destaca por su virtuosismo, ni por su gran envergadura. Sin embargo, Ángel Férnandez sigue sumando de gol en gol. El extremo del Kielce polaco destaca por su trabajo en la sombra y por una muñeca de lujo que le permite perforar la meta rival desde la esquina. En sus 52 internacionalidades, ha anotado 147 tantos. El número es alto, sobre todo teniendo en cuenta que el cántabro debuto en el Campeonato de Europa de Croacia como una de las apuestas del seleccionador actual.