Ir a contenido

con licencia por contrato

Peleteiro, madre "a corto plazo": la atleta reabre el debate

"Si quiero luchar por los derechos de la mujer, no puedo esconder eso", afirma

El Periódico / Agencias

Ana Peleteiro, campeona de Europa de triple salto, atendiendo a la prensa a su llegada a Madrid, este lunes.

Ana Peleteiro, campeona de Europa de triple salto, atendiendo a la prensa a su llegada a Madrid, este lunes. / EFE / PAOLO AGUILAR

La atleta Ana Peleteiro ha manifestado su deseo de ser madre a corto plazo y así lo ha reflejado en el contrato que le liga a su patrocinador, la marca alemana de ropa deportiva Adidas, que reaccionó de manera positiva ante los deseos de la gallega cuando renovó el contrato el pasado septiembre. "Javier Zapata, en nombre de la firma, me dijo: No va a repercutir nada en tu contrato aunque un año te quedes embarazada y no compitas", reveló.

Peleteiro quiso ser sincera desde el principio con la marca a la que "debe todo" y que desde sus inicios en las pistas confió en ella. "Han sido mi principal aliado", recalcó. La atleta, quedó finalizó sexta en triple salto en los Mundiales Doha sin estar en óptimas condiciones físicas, tiene claro los plazos de las gestantes. "Aunque estés embarazada puedes seguir entrenando y una vez que se da a luz a los 40 días se puede empezar a ejercitarse".

"Si quiero luchar por los derechos de la mujer, no puedo esconder eso, la mujer tiene derecho a ser madre cuando le apetezca y no perder sus derechos" y recordó a la tenista Serena Williams que supo "proteger el embarazo" y anunciarlo antes.

Y se mostró en desacuerdo con las formas que usó la velocista norteamericana Allyson Felix con su esponsor (Nike) al comunicarle que había sido madre: "Si quieres luchar por los derechos de la mujer no puedes esperar a dar a luz, eso no ayuda a las mujeres".   

Incómoda en Catar

Sobre su estancia en Doha afirmó haberse sentido incómoda en alguna ocasión como una vez que se puso en pantalón corto para entrenar en el gimnasio del hotel y los locales se le quedaron mirando y empezaron a grabarle con el móvil.

"En el estadio todo era más normal, el problema era fuera del reciento, cuando hacías vida normal. También para los amigos que venían a vernos desde otros países, no había nada que hacer, solo ir de compras", ha admitido.

Temas: Atletismo