Ir a contenido

LA CRISIS INTERMINABLE DEL REAL MADRID

A Florentino no le temblará el pulso si debe cesar a Zidane

Presidente, entrenador y plantilla se niegan a responsabilizarse, ni individual ni colectivamente, del ridículo protagonizado por el equipo en París

'Zizou', que se pasó meses esperando el fichaje de Paul Pogba, el fichaje soñado por él, asegura que esta plantilla no es la que él había solicitado

Emilio Pérez de Rozas

Florentino Pérez, presidente de ACS.

Florentino Pérez, presidente de ACS. / REUTERS / JUAN MEDINA

Se veía venir. El todo Madrid, todo el Real Madrid, todos los que saben de fútbol en la capital del reino sabían, intuían, anunciaron, presagiaron que, en cuanto el nuevo-viejo Real Madrid, se enfrentase, se cruzase, jugase el primer partido serio, el primer duelo de Champions importante, tuviese enfrente al primer rival de relumbrón, ocurriría lo que pasó ayer en París, goleada, ridículo, 3-0 (y pudo ser más) y lo peor, incapacidad absoluta para lanzar un chut a puerta, era algo que el todo Madrid preveía desde hace meses, desde la llegada, precisamente, de Zinedine Zidane cuyo pronóstico fue, hace ya mucho tiempo, que el modelo de plantilla, las ‘vacas sagradas’ blancas, estaba agotado.

Lo sabían todos, Florentino Pérez‘Zizou’ y los capitanes del equipo. Y nadie, nadie, puso remedio. Ahora, ni siquiera se atreven a culparse los unos a los otros pero, a partir de la sentencia pronunciada por el ‘ser superior’ en la reciente asamblea del Real Madrid, superada por el mandamás blanco con facilidad y vítores, todo parece indicar que no habrá piedad con Zidane y que a Florentino no le temblará el pulso si debe sentenciarlo, en caso de que el equipo, que afronta duelos durísimos de Liga y Champions, no levante el vuelo en el próximo mes.

"Salir, salir, el único que ha podido salir, ha sido Varane, que quería irse al Manchester United; ni Bale ni James han tenido posibilidad alguna de salir nunca"

Florentino Pérez

Presidente del Real Madrid

"Miren, la gente dice que yo sé de números, pero si de algo sé yo es de fútbol", dijo Florentino Pérez ante sus socios-compromisarias. "Me he tragado muchos años sin ganar como madridista. Estuvimos 32 años sin ganar la Copa de Europa y cuando yo vine aquí el Madrid era número 13 en el ránking de la UEFA y ahora somos el número uno. Aquí todos somos entrenadores. Aquí hemos hecho siempre lo mismo. Mire usted, de lo que yo más sé es de fútbol y hay que tener un equilibrio. Hay gente que gana la Liga y luego llevan no sé cuantos años sin ganar la Copa de Europa ¿Y por qué somos grandes? Porque hemos ganado 13 Copas de Europa".

Los descartados que triunfan

Florentino, en efecto, se cree el centro de todo en el Real Madrid y, por tanto, él decidirá, después de no atreverse a barrer lo que tenía que haber barrido cuando Santiago Solario señaló a los veteranos como Isco Marcelo como acabados, dando bola a los jóvenes. El problema es que llegó ‘Zizou’ y dijo que iban a cambiar las cosas y, casi un año después, todo ha empeorado. La razón no es otra que el técnico francés, ganador de varias Champions, premio a las ‘vacas sagradas’ y desterró a jóvenes como Ceballos, Reguilón o Llorente.

Ese ejemplo, ese modelo, reconfortó a los veteranos que vieron que sus puestos no corrían peligro. Tal y como reconoció el propio presidente a tres enviados especiales en la gira norteamericana (Canadá y Estados Unidos) “el único que se ha querido y podido ir ha sido Varane, que me dijo que estaba cansado, saciado, de ganar con el Real Madrid y quería probar fortuna con el Manchester United. Los demás, como James o Bale, nunca han pesando en dejar el club”.

Florentino Pérez y el matrimonio Zidane, el día que el técnico francesa regresó a Madrid. / REUTERS / susana vera

Y ese es, sin duda, uno de los problemas que todo el mundo pensó acabaría reproduciendo el caos nada más comenzar la nueva temporada: los jugadores del Real Madrid ganan más dinero que nadie, tienen (y han recibido) las mejores primas del fútbol mundial, cuentan con contratos interminables, están protegidos por el palco y el banquillo y son perfectamente consciente de que si se van a otro club tendrán una competencia tan feroz de jóvenes y buenos jugadores que chuparán banquillo durante el resto de sus vidas deportivas.

Zidane quería otros jugadores

El otro gravísimo problema que atraviesa ahora el Real Madrid y que también, también, se detectó ya en la pretemporada, pero algunos creyeron que Florentino Pérez le pondría remedio, es que Zidane nunca, nunca, jamás, se ha sentido duelo e inspirador de la plantilla que tiene. Es más, fue el propio club, a través de un portavoz y representante ante los periodistas enviados especiales a la gira norteamericana, quien anunció que Zidane no daría conferencia de prensa alguna en esos días.

"A Zidane no le veo capacitado para mejorar la situación actual del Real Madrid. Hay que cambiar demasiadas cosas"

Pedja Mijatovic

Campeón de Europa con el Real Madrid

¿La razón?, muy sencilla, estando en Canadá, antes de dar el salto a Estados Unidos, Zidane confesó a su equipo de trabajo y, sí, también al departamento de prensa del Real Madrid, que “no tiene sentido que hable con los periodistas, que me someta a sus preguntas, si esta plantilla que tengo ahora no tendrá nada que ver con el grupo de jugadores que empezará la temporada dentro de algunas semanas”. Esa es la gran prueba de que Zidane (y, en teoría, Florentino Pérez y los técnicos blancos) no confiaban en los actuales jugadores blancos.

La crítica de Mijatovic

Pero, por una cosa u otra, el Real Madrid no fichó lo que tenía que fichar y ahí se produjo, también, también, la desconexión que ahora muchos detectan entre presidente y entrenador. El club (“yo de lo que sé es de fútbol”, dice Florentino) propuso los fichajes de Christian Eriksen, del Tottenham, y Donny Van de Beek, del Ajas, pero Zidane no los quería e insistió, una y otra ez, en Paul Pogba, del MUnited, que no ha llegado.

Y ese es, sin duda, el punto más crítico del momento actual blanco: todo está envejecido y todo es muy, muy, previsible. Incluso la posibilidad de que Florentino, que ya tiene en la recámara, en el filial, en el Castilla, al mito Raúl González, no tenga problema alguno de despedir a Zidane, de quien el mítico Pedja Mijatovic dijo ayer que “no se le ve capaz de mejorar esta situación, dar un golpe de volante y mejorar esto, pues hay que cambiar demadiadas cosas y no le veo capaz, no”.