23 feb 2020

Ir a contenido

EL ENCUENTRO DE IPURUA

El Espanyol remonta en tres minutos mágicos en Eibar

Los goles de Ferreyra y Granero aúpan al equipo blanquiazul, que suma su primera victoria en la Liga (1-2)

Raúl Paniagua

Víctor Sánchez felicita a Granero tras el segundo gol perico.

Víctor Sánchez felicita a Granero tras el segundo gol perico. / EFE / JUAN HERRERO

En solo tres minutos cambió por completo el panorama del Espanyol en Eibar (1-2). Quedaba un cuarto de hora para el final del partido y el equipo perico caminaba hacia otro desastre. No había chutado a puerta, las sensaciones eran pésimas y el juego no invitaba a ser demasiado optimistas. Pero el fútbol es caprichoso. Con dos acciones iniciadas por el Monito Vargas Pedrosa y culminadas por Ferreyra Granero el equipo de David Gallego se vino arriba, sumó su primera victoria y mira el futuro con otra cara.

Necesitaba el Espanyol un subidón así para despegar en la Liga y afrontar el estreno europeo del jueves ante el Ferencvaros con la moral elevada. Era importante el duelo de Eibar como punto de inflexión para un equipo que ha empezado el curso con demasiadas dudas. Otro tropiezo habría supuesto un duro golpe antes de las dos citas de la próxima semana en Cornellà, el jueves ante el club húngaro y el domingo contra la Real Sociedad, que llegará al RCDE Stadium después de tumbar al Atlético de Madrid.

La fe blanquiazul

En esos 180 segundos se produjo una mutación absoluta en el equipo blanquiazul. Con el 1-0 se avecinaba otra semana convulsa tras un parón que debía servir para voltear las cosas. Gallego vaticinó una mejoría después de 15 días de reflexión que debían servir para mejorar aspectos físicos y tácticos. No hubo ni rastro de ese progreso en el 75% del choque, pero el Espanyol siguió persistiendo y encontró el premio en esas dos acciones. Los cambios del técnico y la salida del central Ramis ayudaron también en la descomposición de un Eibar sólido hasta el tanto del Chucky.

Gallego da instrucciones a sus jugadores en Eibar / EFE

Gallego optó por darle una vuelta de tuerca a su once. Si ante el Granada no alineó a ningún ariete (Wu Lei fue el hombre más adelantado), este domingo apostó por la pareja formada por Calleri Ferreyra, volviendo a ese 4-4-2 que tanto le gusta al preparador de Súria.

Wu Lei, ni un minuto

En el banquillo se quedó el astro chino en un partido con horario ideal para el mercado asiático, pero también el ‘Monito’ Vargas, el jugador más desequilibrante de la plantilla. El cansancio por la jornada de selecciones pudo influir en la decisión del técnico, que tampoco alineó de inicio a Pedrosa, recién recuperado de su lesión muscular. Por suerte para el Espanyol, tanto el argentino como el canterano entraron después.

"La losa era más por el entorno. Este Espanyol está muy vivo. Un equipo muerto no remonta en Eibar", dice Gallego

La primera parte transcurrió sin pena ni gloria para los pericos, más pendientes de achicar balones en el área que de otra cosa. Hasta 17 centros llegó a poner el Eibar en el primer tiempo, con Cote Orellana como principales lanzadores. El dominio vasco fue evidente, pero con escasas ocasiones. Una mala salida de Diego López culminada con un disparo desviado de Orellana (m. 3), un cabezazo de Sergi Enrich (m. 41) y un tiro de Expósito fuera (m. 45) fueron los mayores peligros para un Espanyol que solo inquietó a Dmitrovic en un malentendido de la defensa guipuzcoana.

No cambió mucho la cosa tras el descanso. Un tiro aislado de Darder no animó a un Espanyol que se llevó un tortazo con el buen cabezazo de Ramis en una falta ejecutada por Orellana (m. 58). El balón parado supone siempre un peligro en Ipurua y el castigo fue contundente. Al equipo perico le tocaba remar en busca de su primer gol en la Liga. 

Lesión del Chucky

Gallego acertó poniendo en escena a Vargas Pedrosa, el equipo no se hundió y llegó la remontada. Ferreyra puso las tablas en una acción en la que acabó lesionado, mientras Granero, el tercer cambio del técnico, certificó el triunfo un minuto después de entrar en el campo. No pasó excesivos apuros el Espanyol para mantener la ventaja en un tramo final en el que Naldo fue expulsado por la segunda amarilla.

Charles y Naldo pugnan por un balón / EFE

"Era necesario ver que el equipo había progresado, que había dado un pasito más. Al final se ha conseguido. Era muy importante ganar para coger confianza, no solo por la victoria sino por cómo se ha conseguido", aseguró un aliviado Gallego, que tomó oxígeno y respondió a las críticas. "La losa era más por el entorno. El equipo genera juego y ocasiones. Este Espanyol está muy vivo. Un equipo que está muerto no remonta un 1-0 en Eibar", remató el técnico.

Eibar, 1; Espanyol, 2

Eibar: Dmitrovic (5); Tejero (5), Arbilla (4), Ramis (6), Cote (5); Orellana (5), Diop (6), Expósito (4), Inui (6); Charles (5), Sergi Enrich (4). Entrenador: Mendilibar (4). Cambios: Escalante (4) por Expósito (m. 73); Sergio Álvarez (3) por Ramis (m. 76); Quique González (sc) por Sergi Enrich (m. 80).

Espanyol: Diego López (5); Javi López (4), Naldo (5), Calero (5), Dídac (4); Melendo (4), Víctor Sánchez (5), Marc Roca (4), Darder (6); Calleri (5), Ferreyra (7). Entrenador: David Gallego (6). Cambios: Vargas (8) por Marc Roca (m. 66); Pedrosa (7) por Melendo (m. 73); Granero (7) por Ferreyra (m. 78).

Goles: 1-0 (m. 58), Ramis cabecea una falta lanzada por Orellana; 1-1 (m. 76), Ferreyra, por bajo; 1-2 (m. 79), Granero, tras pase de Pedrosa.

Árbitro: Pizarro Gómez (5), cast-manchego.

Tarjetas: Cote (m. 25), Naldo (m. 48 y 91), Marc Roca (m. 61), Expósito (m. 69), Pedrosa (m. 96).

Rojas: Naldo (m. 91).

Estadio: Ipurua (5.410 espectadores).