Francia 2019

Silvia Meseguer: "Me cuesta imaginar que pueda ser referente de algunas niñas"

La veterana de la selección española mantiene la calma ante las expectativas que se han generado con el Mundial femenino de fútbol

A falta del MIR, no tiene dudas de que su futuro está más ligado a la medicina que al fútbol

Silvia Meseguer: "Me cuesta imaginar que pueda ser referente de algunas niñas"

Juan Carlos Cárdenas (EFE)

3
Se lee en minutos
Mamen Hidalgo
Mamen Hidalgo

Periodista

ver +

"Me cuesta verme como referente". Silvia Meseguer, 'Mesi', vive el fútbol con la pasión de una niña que todavía no es consciente de la magnitud que tiene en su deporte. Con 30 años, la más veterana de la selección española que disputa el Mundial femenino en Francia celebra la evolución en los últimos años, pero mantiene la calma ante las expectativas que se han generado. "Puede ser un punto de inflexión", explica a EL PERIÓDICO. "Pero no habrá un cambio en nuestras vidas como le pudo pasar a Martens tras la Eurocopa". 

El equilibrio entre la precariedad del fútbol en años anteriores y el éxito actual de las jugadoras que forman la selección está en su mente. Alejada de los focos y centrada en el trabajo diario, la centrocampista del Atlético de Madrid considera que se encuentran en un momento clave en el que deben proteger lo que tienen. "Es un problema, porque tenemos que valorar todo lo que nos está sucediendo y recordar que hace tres años todo esto no existía, ni en nuestros equipos ni en la selección. Hay que cuidarlo, porque como lo hemos conseguido se puede ir. Ha costado mucho esfuerzo y ha habido mucha gente que ha trabajado para que esto funcione y no lo ha podido vivir". 

La vida de Mesi es deporte. No solo en el fútbol, sino en su día a día. El crossfit es su diversión y la alimentación casi una obsesión. El cuidado de su cuerpo y la profesionalidad parecen venirle de lejos. "Siempre he sido super inquieta, desde pequeña. Tenía que estar apuntada a todos los deportes: baloncesto, fútbol, atletismo... Al final me quedé con estos dos últimos. Pasaba los fines de semana haciendo deporte, me encantaba". Cuando se fue al Transportes Alcaine, con el que ascendió a Primera División, dejó el atletismo. "En fútbol ya estaba en cadete y no podía jugar con los chicos. Tenía que decidir entre el atletismo en casa o irme a Zaragoza". 

La necesidad de compañía, de divertirse en grupo, le llevó a decantarse por el fútbol. "No me arrepiento para nada", explica en la concentración de 'La Roja' en Le Havre antes de enfrentarse a China. "Subí un día a Zaragoza a entrenar y me divertí. El atletismo es más solitario. No sé qué habría sido de mí al elegir atletismo pero a esas edades prefería compañía". 

En su cabeza no existía la profesionalidad. No tenía referentes, no sabía que hubiera equipos femeninos y no fue consciente de esto hasta que llegó a Primera con el Alcaine. En uno de los primeros partidos jugó contra el Athletic. "Vi a Itziar Gurrutxaga y pensé "qué pedazo de jugadora". Ahí es cuando me di cuenta de lo que significaba ser profesional". 

Noticias relacionadas

Siendo una pieza clave para el Atleti y para España, ahora que las futbolistas empiezan a ser referente para las niñas, Mesi sigue sin creer que puedan fijarse en ella. "Me resulta extraño. Como de pequeña no los tenía me cuesta imaginarme que ahora pueda serlo yo. También pienso que es más fácil que las delanteras lo sean, que son las que marcan goles y las que llaman más la atención". ¿Un momento en el que pensara "por qué me pasa esto a mí? "Un día, en el Atleti, cuando un niño me pidió cambiar algo por mi camiseta. Fue la primera vez que la di. Me acuerdo perfectamente porque fue la única. Con el tiempo me lo volví a encontrar. ¡Había crecido!" 

En octubre, Mesi volvía a la selección tras un año de renuncia para preparar las prácticas de Medicina. Con la carrera terminada y a falta solo del MIR, tiene claro su futuro. ¿Medicina o fútbol? "Medicina. No tengo ni que pensarlo".