Ir a contenido

LAS ELIMINATORIAS DE ASCENSO A PRIMERA

El Deportivo deja al Málaga sin ascenso

Un gol de Bergantiños tras un error del meta local confirma el hundimiento andaluz (0-1)

Carlos Fernández, del Depor, controla el balón presionado por Luis Hernández, del Málaga.

Carlos Fernández, del Depor, controla el balón presionado por Luis Hernández, del Málaga. / EFE

El Málaga se ahogó en la orilla y entre el guardameta marroquí Munir Mohand, que erró en los dos partidos, este sábado en un disparo de Alex Bergantiños, flojo, que se le escapó y, los postes, fulminaron el sueño de ascender ante un Deportivo mantiene su anhelo tras saber jugar sus bazas y rentabilizar el 4-2 conseguido en la ida.

Javi Ontiveros puso las ocasiones, pero se topó con la madera. El cuadro gallego aguantó las acometidas malaguistas y ahora aguarda la resolución de la otra eliminatoria entre Albacete Mallorca para conocer el rival con el que se jugará retornar a la elite. Después del 2-0 de los isleños en la ida, este domingo habrá desenlace en el Carlos Belmonte. 

Asedio local

El Málaga salió en tromba, con todo, sin especular, a encerrar al Deportivo en su área, en busca de la remontada. El asedio local duró 17 minutos con una buena ocasión de Ontiveros que se marchó fuera. El Deportivo se serenó, pasó lo peor, salió de la cueva y comenzó a mover el balón con destreza, merodeando el área malaguista.

Los minutos transcurrían y el marcador no se movía, aunque el Málaga lo intentaba, con otro lanzamiento, de nuevo de Ontiveros, esta vez al larguero, en el minuto 44, aunque el Deportivo se defendía y controlaba el encuentro con su ventaja.

Los goles no llegaban y no era un buen día para el Málaga en lo ofensivo, que volvió a errar, ahora Harper, solo delante del guardameta Dani Giménez, enviando el balón por encima del larguero.

Fallo de Munir

Los cambios se sucedieron en ambas escuadras y el Málaga seguía intentándolo con otro disparo del delantero argentino Gustavo Blanco Leschuk, que desvió Dani Giménez y de Renato Santos, que rozó el poste.

El encuentro moría con el Deportivo controlando y defendiendo su ventaja, que además se encontró con un gol que no quería por un fallo del guardameta marroquí Munir, que no atajó un lanzamiento flojo de Bergantiños. Todo terminó y el Málaga seguirá en Segunda y el Deportivo tendrá una opción más.

Munir se retiró del campo entre lágrimas, pero la afición malaguista, que dio una auténtica lección de apoyo a su equipo, le obligó a salir y le rindió una gran ovación, como al resto de jugadores, desconsolados. El Deportivo, mientras, celebraba seguir con vida en esta lucha por el ascenso.