Ir a contenido

EL ENCUENTRO DEL RCDE STADIUM

Rubi: "No quiero dramatizar, pero necesitamos un salto de calidad para disipar todas las dudas"

El Espanyol, que solo ha sumado una victoria en 11 jornadas, busca este sábado un alivio ante el Rayo

Raúl Paniagua

Rubi, en una rueda de prensa del Espanyol.

Rubi, en una rueda de prensa del Espanyol. / RCDE

El Espanyol se asoma de nuevo a un duelo vital en Cornellà. No le gusta a Rubi, el técnico perico, calificar estos encuentros de "final", ya que la situación aún no es agónica, pero hay citas que marcan trayectorias. Los pericos, con 4 de los 33 últimos puntos sumados, han cubierto ya el cupo de desgracias. Toca ganar obligatoriamente al Rayo Vallecano.

"La palabra 'final' no la identifico con esto. Es un partido importante. Quiero que el Espanyol vuelva a despegar. No voy a dramatizar, pero estamos en el mes en el que hay que dar un salto de calidad y disipar todas las dudas", reflexionó Rubi. El equipo jugará sus tres próximos choques en casa ante Rayo, Huesca y Valladolid. La tranquilidad pasa por Cornellà. 

"El jugador sigue creyendo"

El triunfo contra un rival de la zona baja tendría un efecto balsámico evidente. Serviría para "espantar fantasmas", como reconoció el veterano Diego López esta semana, y aportaría serenidad en el camino blanquiazul. El afortunado empate del pasado domingo en Vila-real debe afianzarse con una victoria en casa.

"Llevo 20 años entrenando con esta idea. No voy a dudar de ella. Podría hacerlo si viera que los jugadores dudan, pero no es el caso. No me muevo de aquí" (Rubi)

"Ganar al Rayo significa avanzar posiciones y mirar hacia adelante, que es lo que yo quiero. Tampoco  vemos que lo estemos haciendo todo mal. El domingo pasado igualamos un 2-0, en el campo del Betis nos eliminaron por poco... El jugador sigue creyendo en lo que hacemos. Se acabará viendo el Espanyol de principios de temporada", agregó el técnico, siempre firme en sus discursos. 

Doble cara

Transcurridas 22 jornadas, el Espanyol ha demostrado ya sus dos caras. En las 11 primeras fue un equipo fiable, especialmente en casa. Logró cinco triunfos en cinco partidos en Cornellà, pero después de tumbar al Athletic llegó el apagón, solo interrumpido con la victoria ante el Leganés en el primer duelo del 2019.

Rubi volvió a defender su filosofía de juego. "Llevo 20 años entrenando con esta idea. No voy a dudar de ella. Podría hacerlo si viera que los jugadores dudan, pero no es el caso. No me muevo de aquí. Se por qué no están funcionando del todo bien las cosas. Hay una bajada de rendimiento evidente respecto a octubre o noviembre, pero no estamos tan lejos de volver a ser un equipo solvente", proclamó el preparador.

Mejorar en defensa

El drama del eje central continúa para Rubi, que tendrá que tirar ante el Rayo de la pareja de casa formada por David Lluís López. Hermoso está sancionado mientras Duarte Naldo siguen recuperándose de sus lesiones. "Dependemos de la recuperación defensiva del equipo. Hemos pasado un calendario muy duro con muchos partidos ante rivales de la zona alta", justificó Rubi.

En la convocatoria se estrena el africano Alfa Semedo, novedad junto a Marc Roca, sancionado la pasada jornada, y el central canterano Iago Indias. Son baja Hermoso por sanción y Pedrosa, Álex López y Víctor Sánchez, por decisión técnica. En el ataque han aumentado las variantes con la llegada del Chucky Ferreyra y Wu Lei. Ambos tuvieron buenos minutos en Vila-real. No se descarta que alguno sea ya titular. 

La integración de Wu Lei

El técnico se refirió al astro chino, cuyo debut fue seguido por 40 millones de chinos en su país. Rubi descartó cualquier trato de favor. "Yo me debo a la plantilla. Si los jugadores ven que soy injusto perdería la credibilidad. Wu dejó claro que no quería ni el más mínimo trato diferente al de sus compañeros. Lo ha dicho desde el primer día", concluyó Rubi.