Ir a contenido

JORNADA NAVIDEÑA

La Liga reniega del Boxing Day

Italia se suma a la jornada más popular del fútbol inglés, mientras España fracasa en sus grandes planes de expansión de marca

Alejandro García

Un aficionado de la Premier League ataviado con un disfraz de Santa Claus en el Boxing Day.

Un aficionado de la Premier League ataviado con un disfraz de Santa Claus en el Boxing Day. / X03807

En medio de la batalla mundial por el dominio del mercado audiovisual del fútbol, la liga española ha desertado de la pelea, entre intentos fallidos y apuestas malogradas. Desde la tentativa frustrada de implantar en España el típico Boxing Day británico (en 2015), hasta la parodia esperpéntica del no partido en Miami esta temporada, La Liga sigue dando palos de ciego y estirando, mientras puede, la apuesta por unos horarios ingentes para justificar su lucha por entrar a competir en mercados dominados por Inglaterra.

La Premier League es el gigante que domina los grandes mercados, es la competición doméstica más seguida en el mundo y la que, con diferencia, más rentabilidad saca a sus derechos de televisión. A su rebufo intentaba ir La Liga, y detrás el Calcio, en pleno proceso de expansión.  

Italia se apunta al Boxing Day

Después del fichaje fallido de Javier Tebas por la liga italiana, el nuevo presidente de los clubs de la Serie A (Giovanni Malagò, expresidente del Comité Olímpico Italiano) ha llegado para impulsar desde los despachos la recuperación deportiva que está experimentando el fútbol transalpino, envidia del mundo en los 90. 

Italia se ha apuntado este año a la jornada navideña, con el pretexto de pelearle a Inglaterra algo de cuota de mercado, aprovechando el impulso que le ha dado al campeonato la llegada de Cristiano Ronaldo a la Juventus, dominador de los últimos siete campeonatos y en disposición de recuperar el lugar preponderante en el mundo que una vez tuvo.

Entre la enajenación monetaria por la que discurre el fútbol, con una inflación continua y exagerada, los clubs necesitan más dinero para pagar más por los traspasos y para afrontar salarios más altos. Mientras, la burbuja se va inflando y las cifras se disparan en una fiebre del oro de la que todos quieren sacar partido.

El fracaso de la jornada navideña en La Liga

En España se desterró la posibilidad de instaurar una jornada navideña con la mala experiencia del invierno de 2015, cuando se hizo de forma algo apresurada y, sobre todo, sin el convencimiento de que podía ser algo beneficioso para el campeonato. El entonces seleccionador, Vicente del Bosque, forzó una modificación del calendario de La Liga, para tener una semana más de tiempo de trabajo antes de la Eurocopa 2016, que nadie acogió con entusiasmo.

Los jugadores, tradicionalmente de vacaciones en las fechas navideñas, lucharon porque en el convenio colectivo con la patronal se garantizaran esos días de asueto (entre el 23 de diciembre y el 2 de enero). Las televisiones tampoco quedaron satisfechas con el experimento, argumentando que la audiencia se vio resentida por la solemnidad de las fechas.