Ir a contenido

LLEGARON A LA VEZ A MANCHESTER

'Mou', la otra derrota con Guardiola

El portugués sucumbe al fútbol e impacto del técnico del City, actual campeón de la Premier

Marcos López

Mourinho y Guardiola tras un City-United en el Etihad del pasado mes de abril.

Mourinho y Guardiola tras un City-United en el Etihad del pasado mes de abril. / AFP / BEN STANSALL

Llegaron a la vez, que no juntos, a Manchester para revivir, o eso se pensaba entonces (verano del 2016), el duelo Barça-Madrid. A un lado, el United, un club cargado de historia, pero incapaz de hallar el relevo adecuado para ‘Sir’ Álex Ferguson, aplastado por el peso y la nostalgia de su mejor época. En el otro, el City, un club moderno, dispuesto a romper las viejas jerarquías de la tradicional liga inglesa. José Mourinho y Pep Guardiola.

Uno no tenía ni casa en Manchester. El portugués ha vivido 895 noches en un lujoso hotel de la ciudad, con un coste, según reveló el diario ‘The Guardian’, de casi 600.00 euros. Aún vive allí. El catalán instaló su hogar en una zonas más céntricas. Uno ya está haciendo las maletas, derrotado por el fútbol y el impacto del otro, capaz de darle la Liga al City la pasada temporada, además de haber sido renovado hasta el 2021.

El antiguo juego de 'Mou' es incapaz de superar la adrenalina del Liverpool de Klopp o el arte del City de Pep

No ha sido un problema de dinero. Ambos clubs son potencias económicas. Pero el fútbol del United de Mou se ha ido haciendo cada vez más anticuado y obsoleto. El del City, en cambio, ha supuesto toda una revolución en las islas, poco acostumbradas a controlar los partidos a través de la dictadura del pase.

Mourinho, como ya le pasó en los duelos Barça-Madrid de aquellos dos tormentosos años de convivencia en la Liga (2010-2012), sucumbió ante el balón. A él, acostumbrado a sostenerse sobre el discurso del pragmatismo (las victorias le daban siempre la razón en el Oporto, al que dio una Champions, al igual que al Inter), se ha quedado ahora desnudo. No juega a nada. Y el problema es que tampoco gana nada.

Métodos obsoletos

En enero había renovado hasta el 2020, con opción a una temporada más, pero como le sucedió en el Chelsea la paciencia se ha acabado. Sus métodos parecen obsoletos en un país que disfruta del vértigo y la adrenalina que proyecta Klopp en su Liverpool, que no ha ganado, curiosamente, ningún gran título, y paladea el arte de Pep en el City, actual campeón de la Premier. La ganó la pasada temporada sumando 100 puntos y batiendo todos los registros del fútbol inglés. ¿El segundo? El United de Mou. ¡A 19 puntos!.

Mourinho y Guardiola dando instrucciones en un United-City en Old Trafford. / AFP /Toli scarff

En los tres últimos años, ha sido destituido dos veces. Florentino tiene libre en el mercado al técnico que más le gusta

En apenas tres años, ha sido despedido dos veces. En diciembre del 2015, y pese a que había sido renovado hasta el 2019, fue destituido del Chelsea, a quien había hecho campeón de Liga siete meses antes. En diciembre del 2018 ha sido destituido del United tras firmar su peor inicio liguero, aunque el club de Old Trafford eligiera la amable palabra de que ha "dejado de ser entrenador".

Guardiola sigue en la Premier; Mourinho, ya no. Apenas siete kilómetros de distancia separan el Etihad, el hogar del City donde se ha recuperado la alegría, del imponente Old Trafford, el teatro de los sueños donde se viven pesadillas a diario. Dos estilos, dos mundos, dos filosofías....

Más cerca que nunca y menos morbo que antes porque el fútbol ensanchó las diferencias. Y Mou, uno de los técnicos que más gustan a Florentino, está en la calle. Y libre. ‘Mou, tu dedo nos señala el camino’, se leyó un día en una pancarta en el Bernabéu.