Ir a contenido

CLUB EN VENTA

Tensa espera del Reus hasta el lunes

La plantilla cumplirá tres meses sin cobrar y 12 jugadores quedarán libres si no reciben los atrasos

Joan Vidal

Juan Domínguez, en el partido que jugó el Reus en Las Palmas.

Juan Domínguez, en el partido que jugó el Reus en Las Palmas. / lfp

El Reus juega este domingo (12 h.) en Alcorcón, pero la mayor preocupación de los jugadores, más que la visita al líder de Segunda, es saber qué sucederá el lunes, cuando se cumplirán tres meses exactos desde que percibieron la última nómina. Es el día D en el que comenzarán a saber qué será de ellos, a no ser que Joan Oliver, el máximo accionista, les pague una mensualidad y se alargue una agonía que solo apunta a un muy mal final.

El próximo lunes, a la medianoche. vence el plazo máximo de impago permitido en un club, lo que habilita a los jugadores a pedir la baja y marcharse libremente en busca de un mejor destino. LA Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), que visitó a la plantilla rojinegra, informó del procedimiento legal que se habrá de seguir si eso se produce.

El organismo desilusionó. No todos los 19 jugadores podrán irse: 7 tendrán que quedarse, porque la LaLiga no está por la labor de eliminar a un equipo en medio de la competición. Vítor Silva, Yoda y Tito, que no tienen ficha tramitada, pueden marcharse. Los otros 9 nombres saldrán del debate y las necesidades internas. El Reus seguirá jugando, cubriendo las futuras bajas con futbolistas del filial y juveniles. 

Negociaciones con inversores árabes

La tensa espera hasta el lunes -luego empezarán otros plazos con recursos- reside en conocer si Joan Oliver paga todos los atrasos o anuncia la venta de sus acciones. El máximo dirigente del Reus lleva un mes y medio en busca de comprador para un paquete de acciones superior al 50% que permita atender los impagos, que no solo se limitan a los futbolistas.

Oliver ha sostenido, desde que se conoció en la junta de accionistas de octubre la cruda situación económica, que mantenía negociaciones con un grupo inversor árabe para la venta, pero el tiempo ha transcurrido sin soluciones. El Reus necesita con urgencia dos millones para retribuir a jugadores y empleados. No los ha encontrado, y ahora solo le quedan tres días para obtenerlos.