Ir a contenido

MUNDIAL DE AJEDREZ

Carlsen muestra debilidades

El encuentro por el título entra en su fase final tras ocho partidas consecutivas acabadas en tablas

El aspirante Caruana ha demostrado una mejor preparación y ha estado cerca de la victoria en dos de los juegos

Antonio Madridejos

El estadounidense Caruana (izquierda) y el noruego Carlsen, durante la octava partida del Mundial de ajedrez.

El estadounidense Caruana (izquierda) y el noruego Carlsen, durante la octava partida del Mundial de ajedrez. / EFE / FACUNDO ARRIZABALAGA

La final del Mundial de ajedrez encara su recta final tras haberse disputado ya 8 de las 12 partidas programadas, todas acabadas en tablas y algunas con un juego poco vistoso, y con la sensación de que el aspirante al título, el estadounidense Fabiano Caruana (Miami, 1992), ha estado mucho más cerca de desequilibrar el duelo a su favor.

El actual campeón, el noruego Magnus Carlsen (Tønsberg, 1990), número uno de la clasificación internacional desde el 2010 y defensor del cetro mundial en tres ocasiones previas, no parece haber llegado al torneo en su mejor estado de forma y, pese a la sorpresa de sus fans, ha optado en varios momentos por variantes conservadoras en lugar de complicar las posiciones buscando contrajuego. Claro está que, con 4-4 en el marcador y a falta de solo cuatro partidas, con el cansancio haciendo mella en los contendientes, todo puede pasar.

Este miércoles se juega la novena partida, en la que Carlsen llevará la iniciativa con piezas blancas. Por ahora, lo que está claro es que su rival ha ganado la batalla de la preparación, con un mejor abanico de aperturas (primeros movimientos), y ahora se está imponiendo en el apartado psicológico. "Creo que Carlsen es cada vez menos favorito. Caruana se ha venido arriba en las últimas partidas y ahora su gran problema es que el encuentro acabe 6-6 y tenga que disputarse un desempate", considera el maestro internacional Alfonso Jerez, jugador del club Foment de Barcelona.

Desaprovechar las oportunidades

Si el duelo fuera de boxeo, Caruana iría ganando por puntos, pero las ventajas que el gran maestro de Miami obtuvo en el medio juego en diversas partidas, especialmente en la sexta y en la octava, no le servirán de nada en caso de llegar empatados al final del encuentro. Si eso sucediera -por ejemplo, que los cuatro juegos que quedan acabaran también en tablas-, ambos contendientes deberían disputar un desempate a partidas semirrápidas o incluso a partidas 'blitz' (solo cinco minutos por jugador en el reloj), modalidades en las que Carlsen es notablemente superior, según coinciden todos los analistas.

Así resolvió el noruego el anterior Mundial contra el ruso Serguéi Karjakin tras concluir la modalidad clásica con un 6-6. Y no es descabellado pensar que el actual campeón se aferra a esta posibilidad. De hecho, Carlsen es también el número uno del mundo en variantes rápidas, cuando el tiempo de reflexión se reduce y gana peso la intuición natural y el control de los nervios, mientras que su rival ocupa la 16ª posición en 'blitz' y la 8ª en semirrápidas.

¿Demasiadas tablas?

Aunque las tablas son el resultado más habitual entre los jugadores de altísimo nivel, ocho seguidas para abrir un Mundial es una primicia de la que no se puede presumir. En el interminable duelo Kárpov-Kaspárov de 1984, los grandes maestros rusos, entonces soviéticos, firmaron el empate en una serie seguida de 17 insulsas partidas, pero el sistema de aquel entonces era muy diferente puesto que se proclamaba campeón el primero en lograr seis victorias, sin importar el número de tablas. Ahora el límite son 12 partidas.

Ni a Carlsen ni a Caruana se les puede acusar de falta de lucha, puesto que todas las tablas se han acordado tras largas partidas. El primer juego, por ejemplo, fue el tercero más prolongado de la historia de los mundiales, con 111 movimientos y siete horas sobre el tablero. "Las tablas denotan falta de riesgos, pero no falta de combate”, insiste Jerez. No son pactadas a las primeras de cambio. "El Mundial con Karjakin fue mucho más aburrido".

Sin embargo, generalmente se ha tratado de variantes poco incisivas. Una gran excepción fue la octava partida, la última disputada, en el que Carlsen planteó con negras una defensa siciliana, variante Pelikán (1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 e5), que derivó ya en la apertura en un peligroso ataque de Caruana en el flanco de dama y un contrajuego del campeón en el flanco opuesto. El aspirante jugó la brillante 21. c5, que rompía la defensa negra, pero poco después obvió la difícil 24. g4 (jugó la profiláctica 24. h3, quizá por un exceso de precaución), que según los programas de cálculo le daba ventaja decisiva.

Estrategia arriesgada

"Confiando en su sólida defensa y en su superioridad en las partidas rápidas, Carlsen no está arriesgando nada, pero la estrategia le puede fallar. En la sexta llegó a estar totalmente perdido y, un poco menos, también en la octava. En cambio, solo ha estado claramente mejor en la primera", sintetiza el maestro del club Foment de Barcelona. Además, sus intentos por salirse de los caminos más conocidos, sabedor de que la preparación del aspirante en aperturas es superior, tampoco le han reportado la más mínima ventaja. En la cuarta partida, por ejemplo, planteó una apertura inglesa (1. c4) con una novedad teórica con el movimiento 11. b4, pero Caruana respondió con rapidez, síntoma de que era una variante que había analizado previamente.

Ya se ha acabado el tiempo de espectacular. "La clave ahora es el cansancio y los nervios", vaticina Jerez, quien no tiene la menor duda: "En las cuatro partidas que quedan se verá lucha".

La rusa Lagno toma ventaja en el Mundial femenino

Ajenas al gran eco mediático que despierta la final masculina Carlsen-Caruana, la campeona del mundo de ajedrez, la china Ju Wenjun (Shanghái, 1991), defiende el título en la ciudad siberiana de Janty-Mansisk en un encuentro a cuatro partidas contra la rusa y exucraniana Kateryna Lagno (Lviv, 1989).

Tras unas tablas en la primera jornada, la aspirante se impuso en la segunda y domina en el marcador por 1,5-0,5. Un grave error de la campeona en una posición inferior precipitó el desenlace. Lagno se encuentra ahora a un solo punto de hacerse con la corona mundial.

Como es habitual, en la fase de clasificación del campeonato no ha participado la número uno del mundo y única jugadora que se codea con la élite masculina, la también china Hou Yifan, quien solo juega torneos mixtos.

El Mundial femenino adoptará en su próxima edición el formato masculino, con un torneo de candidatas cuya vencedora disputará el título a la campeona. Las cuatro semifinalistas del último torneo, celebrado este noviembre, tienen garantizada su participación.

Ju Wenjun, número dos del 'ranking mundial' tras Hou Yifan, consiguió el título el pasado mayo al destronar a su compatriota Tan Zhongyi.

Temas: Ajedrez