Ir a contenido

JORNADA DE PREMIER

La magia de Old Trafford y Alexis salvan a Mourinho (3-2)

El Manchester United remonta un 0-2 contra el Newcastle de forma épica y da aire al técnico portugués (3-2)

Enric Gil

Mourinho busca estimular a los jugadores del Manchester United ante el Newcastle.

Mourinho busca estimular a los jugadores del Manchester United ante el Newcastle.

“Saked in the morning” (“Te echarán por la mañana”) cantaba la afición del Newcastle que veía como su equipo tenía posibilidad de ganar su primer partido de la temporada ante un Manchester United en caída libre. José Mourinho, de pie, observaba. Imprecisiones, errores, falta de carácter… El portugués, más teatral que nunca, aplaudía sus jugadores y gritaba y desesperaba y daba golpes contra el suelo. Que lo escuchasen ya era otra cosa. Pero si no era al portugués, los jugadores sí se prendieron de los gritos de la afición, que fue quien de verdad levantó un partido que rozó la tragedia.

En futbol, los males hay veces que de repente salen a la luz todos de golpe. En tromba. Como la orquesta que pierde el tempo de su melodía y nada ya funciona. Así sufrieron los “red devils” casi todo el encuentro, solo con la excepción de los últimos 20 minutos. Su auditorio no lo hubiera permitido y rugió como nunca para levantar un 0-2 en contra.

Cánticos de la grada

Con más corazón que cabeza los jugadores respondieron y los goles de Juan Mata de falta al minuto 70, de Martial al 76 y de un apoteósico Alexis al 90 hicieron olvidar todo lo anterior. ¡Qué importa la memoria si se gana! Los tantos del Newcastle al principio, en los minutos 7 y 10 el primer tiempo, obras de Kenedy y Muto, quedaban muy, muy lejos.

Al final del partido incluso Old Trafford coreó el nombre de Mourinho. “Estoy sorprendido que los fans lo hicieran, yo no quiero que lo hagan, prefiero que animen el club que quieren”, decía el portugués al final.

Aun así, los gritos de alegría no podían esconder que el United sufrió ante uno de los equipos más modestos de la Premier y que las urracas de Rafa Benítez, con solo dos empates y cuatro goles en siete jornadas, desbordaron buena parte del encuentro, especialmente a la primera parte.

Parece ser que Mourinho seguirá y que el titular del tabloide “The Mirror” que anticipaba la madrugada del viernes que “sería despedido cualquiera que sea el resultado contra el Newcastle” no se convertirá en realidad. De momento.

Malos números

Porque más allá del partido, los números de Mourinho no acaban de salir. Dos victorias en Old Trafford en todas las competiciones des del inicio de temporada y eliminados contra el Derby Country, un segunda división, de la Copa de la Liga. El Manchester United es octavo a la Premier y a seis puntos de los colíderes, que tienen un partido menos.

Los resultados los son todo en el futbol y la victoria le da un oxigeno imprescindible. Pero en el caso de Mourinho parece que las aguas nunca se calman. Son repetidas sus actitudes agrias y amenazantes contra la prensa, demasiado ocasionalmente añadiendo críticas contra sus propios jugadores. A sumar están sus desacuerdos públicos con Pogba en entrenamientos abiertos a las cámaras y la situación de Alexis, relegado incluso fuera de la convocatoria.

De hecho, después del partido Mou lanzó otro dardo a Alexis, su salvador: “Es un buen chico y un buen profesional, pero no ha estado jugando especialmente bien”. Saquen sus conclusiones.