Ir a contenido

CITA DEPORTIVA EN TARRAGONA

Los problemas crecen en los Juegos del Mediterráneo

Los accidentes y los errores se acumulan en los primeros días y amenazan con empañar la imagen de la competición

Joan Vidal

Alberto de Mónaco y el alcalde Ballesteros (en el centro), con los responsables de los Juegos del Mediterráneo.

Alberto de Mónaco y el alcalde Ballesteros (en el centro), con los responsables de los Juegos del Mediterráneo. / EFE / NACHO CASARES

Siempre que va algo mal, puede ir peor. A pesar de la innegable voluntad de los responsables de los Juegos del Mediterráneo de cambiar la proyección nacional e internacional de lo que está sucediendo estos días en Tarragona, la suerte está siendo esquiva con el evento deportivo.

La primera noticia de la quinta jornada de competición ha caído como un jarro de agua fría sobre los organizadores. En la noche del lunes, un coche oficial de los Juegos atropelló a un niño irlandés de cinco años en Salou. La organización ha aclarado en un comunicado oficial que el vehículo lo conducía "un trabajador de una empresa externa proveedora de servicios" que se hallaba "fuera de su horario laboral", y se ha puesto a disposición de la familia del menor, que evoluciona favorablemente.

Horas más tarde, eran los árbitros internacionales de lucha libre quienes se plantaban y comunicaban su renuncia a seguir trabajando en los Juegos si no se les pagaban las tasas de arbitraje. Fuentes de Tarragona 2018 han apuntado que las tasas son "asunto de cada comité olímpico nacional", pero el comité organizador se ha visto obligado a mediar para intentar solventar el conflicto.

Imágenes insólitas

En cualquier caso, los errores y los incidentes empiezan a acumularse peligrosamente. La última jornada de natación dejó la imagen insólita de Mireia Belmonte, gran estrella de la competición, entregando la medalla de bronce a la portuguesa Margarida Duraes ante la ausencia de representantes de la organización en la entrega de los metales del 400 metros libres femenino. Más dramático fue lo sucedido en los 4x100 masculinos. Italia fue descalificada por una presunta infracción en el momento de hacer la natación subacuática. Las imágenes televisivas demostraban que no había error por parte del nadador pero, tras 30 minutos de demora y con las gradas vacías, la organización decidió eliminar al equipo italiano y entregar las medallas en una triste ceremonia.

Más. La pareja francesa formada por Thom Mark Gicquel y Bastian Kersaudy se colgó el lunes el oro en la prueba por equipos masculinos de bádminton. Pero el himno no llegó a sonar y la delegación gala decidió cantar 'La Marsellesa' a capella. La española Fátima Gálvez se colgó el domingo la medalla de plata en tiro olímpico, en la modalidad de foso en una final con polémica por un error de los jueces, que dieron el oro a la cordobesa y luego rectificaron para hacerle disputar una ronda de desempate. Se desconcertó y acabó perdiendo el primer puesto.

Con Alberto de Mónaco

Muchos errores y pocos aciertos en unos primeros días que no han logrado captar la atención de los tarraconenses. La falta de público (la organización no ha facilitado cifras de asistencia) y la escasa autocrítica realizada tras una ceremonia inaugural que suscitó muchas críticas han marcado el arranque de los Juegos. Los responsables del evento se han reunido hoy en Tarragona con el príncipe Alberto de Mónaco, miembro del COI, para hacer una primera valoración deportiva y organizativa y han destacado la alta participación de deportistas de todos los países asistentes y el trabajo y la hospitalidad de los voluntarios.

Todos confían en que con el inminente inicio de las pruebas de atletismo la competición dé un salto de calidad y compense el regusto amargo de los primeros días. La imagen importa.

0 Comentarios
cargando