Ir a contenido

EL CLUB ARGUMENTA EL DESPIDO

La "falta de alegría" sentenció a Quique Sánchez Flores

El vicepresidente del Espanyol García Pont asegura que el cese no se fraguó de un día para otro y pide a la afición su apoyo hasta final de temporada

José María Expósito

Raúl Tamudo conversa con David Gallego, esta sábado, en el primer entrenamiento del técnico con el primer equipo del Espanyol.

Raúl Tamudo conversa con David Gallego, esta sábado, en el primer entrenamiento del técnico con el primer equipo del Espanyol. / EFE / Enric Fontcuberta

La "falta de alegría" fue la tumba de Quique Sánchez Flores como técnico del Espanyol. Así lo ha asegurado este sábado el vicepresidente de la entidad blanquiazul, Carlos García Pont, en una rueda de prensa  junto a Òscar Perarnau y el que hasta final de temporada será el entrenador del primer equipo, David Gallego.

"Estas cosas no pasan de un día para otro, son variables que se van sumando una a la otra y al final se desencadena. Los factores son múltiples, desde el juego del equipo hasta la poca alegría en el juego, y no hablo solo del estilo de juego", ha desgranado el directivo, que ha asegurado que la destitución no ha sido una decisión exclusiva de Chen Yangseng, sino una opinión colegiada del consejo.

"No hemos tomado esta decisión porque la gradería se gire hacia el palco, sino porque pensamos que podemos dar un poco de alegría a la plantilla", ha señalado García Pont. A la afición le ha pedido que les "acompañen en la decisión" y que "ayuden a coger un poco de alegría y que el campo del Espanyol vuelva a ser el campo del Espanyol".

Gallego, ilusionado

Sobre Quique ha destacado su profesionalidad a lo largo de la conversación de dos horas en la que le comunicaron el cese y ha aprovechado para decir que el técnico madrileño no se marchó al Stoke el pasado mes de enero "porque él no quiso irse", ya que ni siquiera llegó a plantear su posible salida a la directiva. En relación a la escasez de recursos que Quique había insinuado en las últimas semanas, ha recalcado que la directiva "no tiene la sensación de haber engañado a nadie". "A veces llueve, pero nosotros no controlamos la lluvia ni las decisiones de otros países".

Quique recogió sus enseres en Sant Adrià por la mañana, antes de que Gallego dirigiera su primer entrenamiento con el primer equipo, al que este domingo dirigirá en Montilivi. El técnico de Súria (1972) se lleva a todos la plantilla excepto al sancionado Hermoso y los lesionados Diego López, Duarte y Piatti.

"Estoy muy ilusionado y muy orgulloso de que se apueste por mí. Es un gran gesto. A partir de quí nos tenemos que dedicar a sumar y ayudar. Mi equipo  va a competir y estoy seguro de que de aquí a final de temporada vamos a estar contentos del Espanyol", ha dicho Gallego, que tras dirigir al primer equipo en las últimas jornadas de Liga volverá al filial para intentar el ascenso a Segunda B. Perarnau, por su parte, ha dicho que la opción de Gallego "no está descartada para el futuro", pero que "él tiene muy claro lo que le hemos comunicado hasta ahora".

Respecto a la dirección deportiva, Perarnau ha dicho que de momento Felipe Sánchez toma las riendas del primer equipo y Antonio Uceda la del filial, pero que su idea es incorporar dos nuevas figuras para esos puestos cara a la próxima temporada.