Ir a contenido

LA NORMATIVA

Alexander Zverev, primer tenista sancionado por falta de competitividad

El jugador alemán tendrá que devolver los 45.000 dólares que recibió por participar

Irati Vidal

 Zverev en un partido durante el Abierto de Australia.

 Zverev en un partido durante el Abierto de Australia. / Aaron Favila

Alexander Zverez tendrá que devolver los 45.000 dólares ( más de 36.000 euros) que recibió por participar en el Abierto de Australia. La razón, su falta de competitividad.

El tenista alemán llegaba al Abierto de Australia como cabeza de serie número 32. Era el favorito número cuatro del torneo pero de poco le sirvió esa condición, pues el joven surcoreano Hyeon Chung, de 21 años, le acabó eliminando. Zverev, que perdió la primera manga por (6-1), se acabó retirando del campeonato en la primera vuelta.

La decisión le ha costado cara al tenista, que acaba de convertirse en el primer jugador de la historia del tenis sancionado por falta de competitividad. Y es que, según la nueva normativa de la Federación Internacional de Tenis (ITF), que se aplica solo a los torneos Gran Slam, "todo jugador inscrito en la primera vuelta en el cuadro principal que abandone o juegue por debajo de los estándares profesionales, puede ser objeto de una multa que puede elevarse hasta el importe de la prima que reciba en esa primera vuelta de competición". Y así ha sido. La normativa, estrenada Melbourne, tiene en Zverev a su primer sancionado.

Antecedentes

El abandono de hasta 8 jugadores en segundo set del último Wimbledon, incluidos los adversarios de Roger Federer Novak Djokovic, suscitó las dudas de la Federación Internacional del tenis sobre la competitividad de algunos de sus deportistas. Por eso, motivados por el aluvión de abandonos, los dirigentes de la ITF, redactaron una nueva regla  para sancionar la falta de competitivdad.

Porque el abandono de un tenista en la primera ronda no le impide cobrar el 50% del sueldo que le pertenece por participar. Además, hace que el rival pase al cuadro final y pueda ganar la otra mitad del salario.