Ir a contenido

BALONMANO

Entrevista a Viran Morros: "Nadie me reprochará nada, me iré bien, me iré como un campeón"

El lateral barcelonés afronta sus últimos meses en el Barça, que no le renueva el contrato, antes de irse al PSG

Joan Domènech

Viran Morros posa para EL PERIÓDICO en el gimnasio Arsenal.

Viran Morros posa para EL PERIÓDICO en el gimnasio Arsenal. / JORDI COTRINA

Viran Morros se va del Barça. El club no le renueva el contrato, creyéndole en el declive de su carrera, y el Paris Saint Germain no ha desaprovechado la ocasión de reunirle, de nuevo, con Karabatic. A los 34 años, Morros (Barcelona, 15 de diciembre de 1983) aún tiene fuerza para seguir en la élite.

­—¿Por qué se va? Hay muchas cosas que influyen. La primera es que no puedo continuar  en el Barça como quería. Deseaba acabar mi carrera aquí porque llevo siete temporadas en el equipo, estoy bien, soy barcelonés y soy culé.

—¿Y por qué París? Porque es una gran oportunidad. Una apuesta muy sólida y potente por el balonmano.  Porque me quieren. Porque tengo amigos que me apretaron para ir y el club mostró mucho interés. La idea de volver a jugar con Karabatic, Rodrigo, Luc  [Abalo] y que el entrenador sea Raúl González, a quien tuve en el Ciudad Real, es fantástica. No se trata solo de un gran club y una gran ciudad.

—El «no he podido continuar» implica que alguien no ha querido. Imagino que el cuerpo técnico y el área técnica. Entiendo que Pasqui [Xavi Pascual, el entrenador] y Barru [David Barrufet, director deportivo] por poner nombres. Es una decisión que respeto. Hablé una vez con Pasqui para decirle que quería seguir, pero si no cuenta conmigo, no pasa nada. No todo acaba en el Barça.

"No sigo porque no puedo: yo quería acabar en el Barça. No recibí una explicación y tampoco la pedí"

—¿Qué explicaciones le dieron? Realmente no me han dado ninguna. Tampoco las pedí. Es una decisión del entrenador que debo respetar. No puedo hacer nada. Ya han fichado a otro jugador en mi puesto. 

—Se sobreentiende también que iba a sacrificar  sus condiciones. O económicas o contractuales. Sí, pero no ha habido opción ni de hablar. Ni una contraoferta del club. En febrero fue a hablar mi agente y nos emplazaron al verano. En verano nos dijeron que estaba complicado. Y en septiembre me dijeron que podía buscarme equipo.

—Tenía asimilado que se iba, pues. Si te avanzan que está complicado, luego sabes que tienen un sustituto, y nadie del club te dice nada, está claro que no cuentan contigo. Son muchos inputs. No somos niños.

—En la pista no se ha notado que juega sabiendo que no va a seguir. Eso le debe enorgullecer. Avisé a Pasqui de que no cambiaría mi compromiso total con el equipo, siempre ha sido así. Es como entiendo el juego:  luchar por el compañero de al lado igual que él lucha por mí. Yo ya sabía que mi compromiso ni mi forma de jugar cambiarían. 

—¿Cómo ha vivido todo esto? Fue un verano raro, triste por momentos. Incluso me pasó por la cabeza dejar de jugar. Tengo 34 años y no sabía qué opciones tendría, ni si encontraría un destino que me gustara. Físicamente estoy bien, me sigue gustando este deporte, el día a día del vestuario y eso me hace seguir.

—El PSG no le ha mirado la edad. ¿Está al nivel del Barça? Si nombramos el top cinco del balonmano, están el PSG y el Barça. Y la edad solo está en el DNI. Hay chicos más jóvenes más cascados que yo. No siento rencor porque el entrenador desee apostar por un jugador más joven que yo.
 
—Es la segunda marcha del Barça. Pinta que no habrá otro regreso... En la primera tenía 19 años. No estaba capacitado para jugar en el primer equipo, era consciente de ello, y debía salir fuera. Ahora es diferente. Como me dijo un amigo, del Barça no te vas, te echan. Del Barça nadie debería irse por propia voluntad.
 
—¿En el PSG tendrá el mismo rol de defender? Juega medio partido, por eso está bien físicamente. Sí (risas). Sí, soy un especialista defensivo. Hubo una época en Pontevedra y Ciudad Real que atacaba.

—Se deduce que le gusta defender. Sí, me gusta. Está asumido. Es mi rol, en el que más puedo aportar, sumar. Le coges el gustillo.

—¿Los próximos meses serán igual que los cuatro últimos? Más tranquilos por saber ya cuál es mi futuro. Y con ganas de conquistar todos los títulos. Marcharme con la Champions sería magnífico. Queda un camino largo y quiero disfrutarlo. Me gusta irme de los sitios con un buen sabor de boca. 

—Irse como un campeón en todos los sentidos. Exacto. Nadie me reprochará nada, eso seguro. Me iré bien, me iré como un campeón, con una entrega total. Y con títulos, sería maravilloso.

—Las derrotas ya cosechadas en la Champions recuerdan lo duro que será ese camino. Hemos pasado un par de meses que no han sido todo lo buenos que queríamos, y se sumó el empate de la Liga. Fue un síntoma de que algo no chutaba, Quizá fuera por el cambio de preparación.

—Se reunirá con Karabatic y con Neymar. ¿Le fichó Nasser Al-Khelaïfi? Le conocí, coincidí con él en París. El fútbol es otro mundo, no es comparable, aunque la Liga de balonmano es muy competitiva. El PSG está lejos del liderato del Montpellier. 

"¿Si nos enfrentamos al PSG? Jugué una final Ciudad Real-Barça sabiendo que volvía al Barça"

—¿Y si toca un Barça-PSG en Europa esta temporada? Jugué una final de la Champions con el Ciudad Real contra el Barça sabiendo que volvía al Barça. No es fácil, pero cuando estás en una dinámica de equipo, da igual quien tengas enfrente, quieres ganar igual, Si se da, no pasará nada.

—El empate de la Liga ha causado cierta tristeza y ustedes lo han asumido con naturalidad. No es para dramatizar. Nadie lo quería, pero algún día iba a pasar. Como algún día pasará que perdamos. Nunca hemos jugado pensando en lograr una cifra de victorias, nos la recordaban. Yo miro la clasificación: somos líderes y tenemos puntos de ventaja sobre el segundo. El objetivo es ser campeón.

—Podrá seguir jugando a la pocha en París. Sí (risas). Sé que Karabatic lo ha instaurado allá. Le avisé de que debía hacerme un sitio en la mesa para enseñarle otra vez.

—¿Ha pensado en qué hará cuando se retire? Siempre lo piensas. No creo que vaya a tener vinculación con el balonmano. No lo sé aún. Tengo negocios con mi hermano y un amigo, que hasta ahora miraba de lejos, y cuando lo deje me involucraré en ellos.

Temas: Balonmano

0 Comentarios
cargando