Martín Fiz gana su quinto maratón grande con más de 50 años

El excampeón mundial triunfa en Chicago e intentará completar en Londres su pleno al seis

Martín Fiz, en la presentación de su proyecto. / NACHO CASARES

Martín Fiz, en la presentación de su proyecto.
El maratón de Chicago de este domingo.

/

3
Se lee en minutos
Joan Carles Armengol / Barcelona

Se lo toma como un reto histórico. Salvando las distancias, quiere ser el Reinhold Messner del atletismo. El alpinista italiano fue el primero en hollar los 14 ochomiles del mundo; el atleta vitoriano quiere ser el primero capaz de ganar los seis maratones más prestigiosos del mundo. Nadie lo ha conseguido todavía. Martín Fiz, a sus 54 años, quiere lograrlo, aunque sea en la categoría de más de 50 años. Y ya lleva cinco de seis. El pasado domingo fue el mejor +50 en Chicago, donde fue el segundo veterano (más de 40 años), el 49º en la clasificación general y el 44º en categoría masculina. No está mal para un atleta de su edad, capaz de completar aún los 42.195 metros en 2.28.09 horas, batiendo en casi dos minutos el récord de la prueba de la categoría (2.29.59 del estadounidense Vern Noble).

Me gustaría, como Messner en alpinismo, ser una referencia para los demás, en este caso para los corredores populares"

Martín Fiz

Excampeón del mundo de maratón

El 'Fiz Marathon Majors' está a punto de completarse. El atleta alavés, que en 1995 fue campeón del mundo absoluto en Gotemburgo (en 1997 se le adelantó Abel Antón en Atenas), ha ganado ya -desde que comenzó el peculiar desafío en el otoño del 2015- los maratones de Nueva York (2.34.33 en el 2015), Tokio (2.28.29 en el 2016), Boston (2.30.57 en el 2016), Berlín (2.26.32 en el 2016) y Chicago, este domingo. El próximo mes de abril regresará a Londres para desquitarse de la única derrota que ha sufrido en este proyecto: el francés de origen marroquí Mohamed el Yamani se le adelantó en este 2017, al acabar con 2.26.36, por los 2.29.32 del español.

El tiempo juega en contra

"No será fácil. En Londres tendré ya 55 años y el tiempo juega en contra mía. Habrá atletas cinco años más jóvenes que yo, y darles este margen es darles mucha ventaja. Pero voy a intentar ganar ahí también para completar un reto que es muy chulo porque lo he planteado como un juego conmigo mismo, intentar ganar los seis maratones más importantes, pero siempre sin poner en peligro mi salud", explica Fiz telefónicamente desde Chicago, donde intenta recuperarse de los estragos de la prueba. "El talento sale en la competición, pero mis articulaciones están bastante envejecidas y dañadas, y ahora necesito más tiempo para recuperarme. Deberé descansar unos días, y no correré otro maratón hasta Londres en el 2018. Ahora trato de entrenarme bien y competir poco".

La derrota de Londres le sirvió de acicate para no tropezar otra vez en Chicago. "Tenía que enfocar la carrera de otra manera, pensando más en mí que en mis rivales. Fue una carrera muy extrema por el calor y la humedad. La táctica era aliarme con atletas de mi mismo ritmo. Intenté al principio ir con las mujeres de élite, pero no aguanté ni 300 metros el ritmo de Tirunesh Dibaba y compañía. Me tuve que soltar. Fue una buena lección de humildad. Yo soy muy competitivo y tengo la misma pasión con la que comencé en maratón en 1993, pero ahora soy un mortal más y tengo los pies en el suelo. Lo bonito es saber adaptar lo que fui a lo que soy ahora", explica Fiz, que promedia marcas por debajo de las 3.30 horas en los cinco maratones y que aún es capaz de correr a 3.30 minutos el kilómetro.

Noticias relacionadas

Una 'freakada' importante

Fiz ya está en la recta final de su ambicioso desafío. "Yo mismo me lo metí en la cabeza. Fui a correr a Nueva York con mi mujer y mis hijos, gané en mi franja de edad y me dije: 'Igual hago las seis World Marathon Majors'. Podía parecer una 'freakada', como se dice ahora, pero el reto es importante, la gente me está apoyando y las redes sociales lo están siguiendo. No es una obesión para mí, pero sí una ilusión", explica Fiz. Le gustaría completar el reto sobre todo como acicate para los otros. "Me gustaría, como Messner, ser un referente para los demás, en este caso para los 'runners' populares, esos que unen deporte y turismo. Lo que yo hago en un ejemplo muy goloso para los corredores populares".