Ir a contenido

MUNDIAL DE AJEDREZ

Carlsen reacciona y se impone a Karjakin en la décima partida

El duelo se encuentra empatado 5-5 a falta de solo dos partidas

El noruego Magnus Carlsen empató la noche del jueves el campeonato del mundo de ajedrez, 5-5, después de derrotar al ruso Serguéi Karjakin en la décima partida. Carlsen, actual campeón y número uno de la clasificación mundial, aprovechó varias imprecisiones del aspirante y se acabó imponiendo en el movimiento 75 después de seis horas de juego. A falta de dos partidas para concluir el duelo, la incertidumbre es total. 

En partida, en la que Carlsen llevaba las blancas, se inició con una apertura española y una defensa berlinesa (1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 Cf6), muy de moda en los últimos años. El campeón controlaba el centro, pero al mismo tiempo tenía el flanco de rey muy desprotegido. Y entonces llegó el momento culminante de la partida y, posiblemente, una de las claves de todo el campeonato del mundo: en el movimiento 19, Karjakin no vio una combinación que le garantizaba las tablas por jaque continuo.

Con el encuentro a favor (4-5), llevando las negras, en una posición ligeramente inferior y con solo dos partidas por disputar, las tablas habrían sido un resultado espléndido para Karjakin. Lo más sorprendente, además, fue que dos movimientos después, en el 21, tuvo una segunda oportunidad y tampoco entró en la variante del empate.

Tras varios cambios de piezas, la partida se encaminó hacia un final difícil para las negras, pero defendible. Aunque había igualdad de material, las dos torres y el caballo de Carlsen tenían una posición más armónica. Tras varias imprecisiones del aspirante, el campeón fue aumentando la presión hasta ganar un peón que amenazaba con coronar. Karjakin, entonces, inclinó el rey.

Al concluir la partida, en la reglamentaria rueda de prensa, ambos contendientes declararon no haber visto la variante de la jugada 19 que daba las tablas.

Carlsen, afectado posiblemente por la derrota en la octava partida y su mal desempeño en la novena, en la que también estuvo a punto de perder, no desplegó un juego brillante, pero la bastó las imprecisiones de su rival y su técnica espectacular en los finales. Ahora la presión psicológica recae en el ruso, que tendrá las blancas en la undécima. En caso de empate final 6-6, el título se decidiría en partidas semirrápidas y, si aún persistiera la igualdad, en partidas relámpago de cinco minutos.

Temas: Ajedrez

0 Comentarios
cargando