Ir a contenido

LA ACTUALIDAD BLANQUIAZUL

Óscar Melendo, el bajito que se hizo grande en el Espanyol

El menudo mediapunta, de 19 años, es un caso único en el club perico: debutó en el primer equipo ante el Alavés después de pasar por todas las categorías inferiores desde la Escola

Raúl Paniagua

Melendo, en su debut con el Espanyol en Vitoria.

Melendo, en su debut con el Espanyol en Vitoria.

El Espanyol acabó el domingo su partido ante el Alavés con dos 'diablillos' por las bandas: Piatti (1,63 metros, el más bajo de la Liga) por la izquierda y Óscar Melendo, que debutó en Primera con 19 años y 1,67 de altura, por la derecha.

El joven canterano es la culminación del éxito del fútbol base blanquiazul, al convertirse en el primer futbolista que alcanzó la élite después de pasar por absolutamente todas las categorías de la fábrica de Sant Adrià.

"No me esperaba la convocatoria de Quique. ¡Qué va, qué va! Tuve que llamar a mi padre rápidamente para que me trajera el chándal del Espanyol y las cosas porque no tenía nada preparado" (Melendo)

Melendo fue el primer sorprendido con la convocatoria de Quique Sánchez Flores, el técnico que antes hizo debutar a Marc Roca Aarón. “No me lo esperaba. ¡Qué va, qué va! Tuve que llamar a mi padre rápidamente para que me trajera el chándal del Espanyol y las cosas porque no tenía preparado nada de nada”, reconoce el canterano, que entró por Hernán Pérez en el minuto 63. Antes ya se había estrenado en la Supercopa de Catalunya ante el Barça.

DESCARTADO POR SU ESTATURA

El camino futbolístico de Melendo ha estado marcado por su físico. Siempre fue el más pequeño, tanto que el San Gabriel le descartó por bajito. En la Escola perica encontró el sitio ideal para iniciar su aventura.

“El primer día que pisé Sant Adrià me hizo mucha ilusión. Todo se inició en el prebenjamín. Allí empecé a disfrutar del fútbol y a aprender”. Catorce años después, llegó su estreno en Primera, algo que había soñado desde pequeño.

Ya nadie cuestiona su físico, aunque le ha costado muchas horas de gimnasio para potenciar el tren inferior. “Mi familia está orgullosa de mí, me transmiten que sea humilde, que siga igual que estos años para tener más oportunidades”, cuenta Melendo, que vive en Sant Adrià, donde se ubica la ciudad deportiva, inaugurada en el 2001. Un año después se fundó la Escola, donde ha crecido la última perla blanquiazul desde los 5 años.

"SUPERDOTADO TÉCNICAMENTE"

Aunque prefiere jugar en el centro o de mediapunta, no le importa actuar por la izquierda, como en la Supercopa, o por la derecha, como en Vitoria. Su deseo es tener continuidad, como han tenido sus compañeros de generación (el lateral zurdo Aarón y el mediocentro Marc Roca).

“Me gusta asumir responsabilidades, ojalá sea algún día el capitán del Espanyol”, proclama Melendo, “un superdotado técnicamente”, como explican sus técnicos en la cantera. De momento, la camiseta del debut quedará enmarcada en su habitación para siempre. 

Temas: Fútbol Espanyol