13 ago 2020

Ir a contenido

Ervin, Dirado, Murphy y Belmonte, otros nadadores que dejan huella

L. M. / RÍO

ERVIN, EL CAMPEÓN MÁS VETERANO

Ganador de la final de los 50 libre, Anthony Ervin se irá de Río convertido en el campeón olímpico más viejo de la natación, con 35 años y 78 días, un honor que arrebató a Michael Phelps, que ha conseguido en Río su oro de los 200 mariposa con 31 años y 42 días. También se ha llevado el oro en el relevo 4x100. No es el único vínculo que une a los dos nadadores estadounidenses, ya que Ervin fue padre de una niña no hace mucho, durante las pruebas de selección estadounidense. “Tenía previsto estar en el parto, pero me pilló en plena competición”, asegura Ervin, que logró el título del 50 libre 16 años después de su primera medalla en la prueba, en los Juegos de Sídney, y tras superar una historia personal llena de incidentes.

MAYA DIRADO, OTRO ADIÓS

La nadadora estadounidense, de 23 años, oro en los 200 espalda y el 4x200 libre, plata en los 400 estilos y bronce en los 200 estilos, está entre los destacados de Río, en los que eran sus primeros Juegos y también los últimos. Vencedora de Hosszu en la única final que perdió la húngara, su futuro parecía brillante en el deporte, pero se retira para empezar a trabajar como analista económica en una multinacional estadounidense (McKinsey) que le ofreció el trabajo en el 2014, y le ha permitido en estos dos últimos años dedicarse a preparar la cita olímpica.

RYAN MURPHY, ESTRELLA EMERGENTE

En una especialidad, la espalda, cargada de campeones recientes en EEUU (Aaaron Perisol, Matt Grevers, la irrupción de Ryan Murphy en el estrellato ha servido para asegurar la continuidad. Con solo 21 años, en su debut olímpico, y sin apenas experiencia en la competición internacional, este nadador nacido en Jacksonville (Florida), al que entrenó en su día el catalán Sergi López, ha completado el doblete de los 100 y los 200 espalda y ha ayudado a conseguir el oro también en el 4x100 estilos.

MIREIA BELMONTE

Instalada ya entre los grandes de la natación, con su cuarta medalla olímpica, la nadadora badalonesa, de 25 años, saldrá de los Juegos con su primer titulo olímpico, el del 200 mariposa, y un bronce (400 estilos) que sumará a las dos platas que consiguió en los Juegos de Londres, en los 200 mariposa y en el 800 libre. Sus tres finales en Río (cuarta en el 800 libre que ganó Ledecky) la consagran como una de las mejores en la historia del deporte español. Tokio es su próximo desafío.