14 ago 2020

Ir a contenido

OLIMPISMO

Ledecky deslumbra y Phelps suma el oro del relevo en una jornada excepcional

Sjostrom, en 100 mariposa, y Peaty, en 100 braza, firman nuevos récords mundiales

LUIS MENDIOLA / RIO DE JANEIRO (ENVIADO ESPECIAL)

Ledecky recibe la felicitación de su compatriot Leah Smith tras ganar el 400 libre

Ledecky recibe la felicitación de su compatriot Leah Smith tras ganar el 400 libre / BERND THISSEN (EFE)

La estadounidense Katie Ledecky demostró en la final de los 400 libre que llega a Río dispuesta a reinar y se colgó su primer oro firmando además un nuevo récord mundial. No fue el único en una jornada excepcional en el Centro Acuático de Río, en la que Michael Phelps volvió a la gran competición, para sumar otro oro olímpico más en su carrera, el 19, con el relevo 4x100 de su país. En la noche de Río se vivieron dos récords  mundiales más: el de Sarah Sjostrom en los 100 mariposa y el de Adam Peaty en en los 100 braza. 

Ledecky hizo lo que se esperaba en la primera de sus finales individuales, vencer con una autoridad incontestable. La nadadora de Washington, que se dio a conocer hace cuatro años en los Juegos de Londres con un precoz oro en los 800 libre cuando solo tenía 15 años, dejó una muestra de su condición de super estrella y firmó su medalla de oro con una nueva plusmarca mundial: 3.56.46 minutos.

PASEO MILITAR

Su deslumbrante actuación, un paseo militar con más de cinco segundos de diferencia sobre la segunda clasificada, la británica Jazzmin Carlin (4.01.23) fue uno de los aspectos más sobresalientes de otra jornada inolvidable.

Plusmarquista mundial de los 400, 800 y 1.500 libre, Ledecky bajó en casi dos segundos su anterior crono (3.58.37), vigente desde el 2014, y sumó otra medalla a su cuenta particular tras la plata en el relevo del 4x100 femenino.

Tan esperada como la aparición de Ledecky fue la del estadounidense Michael Phelps, el deportista con más medallas olímpicas (22, 18 de oro), que en su segunda etapa en la competición, con 31 años, después de una retirada temporal de dos años, regresó con un oro compartido con el relevo del 4x100. El nadador de Baltimore tomó la segunda posta en un equipo compuesto por Caeleb Dressel, Ryan Held y, finalmente, Nathan Adrian, que acabó imponiéndose a Francia y a Australia con un un crono de 3.09.92.

DOS ESTRELLAS

La sueca Sarah Sjostrom, de 22 años,batió el record del mundo de los 100 metros mariposa para convertirse en la primera sueca en conseguir una medalla de oro en la natación. La jovencísimas Penny Oleksiak de Canadá, de tan solo 16 años, se adjudicó la plata y la estadounidense Dana Vollmer, la defensora del título olímpico, se tuvo que conformar con la plata.

Con tres títulos mundiales en su palmarés, Sjostrom, que compite en sus terceros Juegos, marcó un crono de 55.48 segundos para rebajar su propia plusmarca mundial de 55.64, que había establecido un año antes en los Mundiales de Kazán. La campeona sueca tiene previsto participar también en los 50, 100 y 200 libre.

Adam Peaty destrozó también su propio récord del mundo por segunda vez en dos días al ganar la medalla de oro de los 100 braza. El vigente campeón mundial paró el crono en 57.55 segundos en las series del sábado y en la final rebajó esa marca a 57.13 para abrir la cuenta en el medallero para su país. Peaty superó al campeón olímpico, el surafricano Cameron van der Burgh, que fue plata, mientas el estadounidense Cody Miller fue bronce.

RÉCORD DE ESPAÑA DEL 4X100

La natación española pasó con discreción por la segunda jornada. Lo mejor fue el récord de España que logró el relevo del 4x100 libre (3.16.71),formado por Markel Alberdi, Aitor Martinez y los hermanos Miguel y Bruno Ortiz-Cañavate. También el papel de Jessica Vall Duane da Rocha, que se metieron en las semifinales de 100 braza y 100 espalda, cuando no eran sus pruebas, demostrando que llegan con ganas para afrontar el doble hectómetro.Vall, precisamente, cayó en la semifinal ganada por la rusa Yulia Efimova, que fue admitida para competir apenas unas horas antes, después de haber sido incluida en el grupo de los castigados por sus dos positivos en el pasado.

Mientras, Mireia Belmonte y Melani Costa quedaron fuera a las primeras de cambio en los 400 libre, al nadar en su serie en un tiempo de 4.08, que quedaba lejos de la clasificación directa. En el caso de Mireia, era previsible tras la final de los 400 estilos. No tanto, en el caso de Melani que soñaba con disputar, al fin, una final olímpica.