Ir a contenido

Copa América de fútbol

Argentina a la final con un Messi de maravilla

El equipo de Martino vapuleó a EEUU (4-0) con un gol antológico del azulgrana, que ya es el máximo artillero de la albiceleste

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Un aficionado de la albiceleste se arrodilla ante Messi antes del inicio de la segunda parte ante EEUU.

Un aficionado de la albiceleste se arrodilla ante Messi antes del inicio de la segunda parte ante EEUU. / AFP / BOB LEVEY

“Era el objetivo volver a jugar otra final, lo conseguimos. Desde el primer día hicimos las cosas de manera espectacular. La ilusión es que de una vez por todas se nos dé, por el trabajo realizado”. Lionel Messi lo había vuelto a hacer. El mejor del mundo condujo a Argentina a la final de la Copa América después de vapulear a Estados Unidos (4-0). El domingo definirá el campeonato ante Chile o Colombia.

 'La Pulga' hizo un gol antológico de tiro libre y asistió a Lavezzi e Higuaín como si tuviera un guante de seda en su botín. Además, también participó en el otro gol. El NRG Stadium de Houston no paró de corear su nombre. Y él, como si nada. Desde esta noche de martes de euforia es el principal artillero de la historia de la selección argentina, con 55 tantos. Gabriel Batistuta quedó atrás y va a por más. Leo habla poco pero a veces te deja con la boca abierta. Su generosidad en la cancha se prolonga fuera. Cuando le preguntaron si estaba feliz por el nuevo récord, dijo que sí, claro, pero que no habría sido posible sin sus compañeros.

UN GOLAZO Y DOS ASISTENCIAS

No hubo sorpresas desde el primer minuto, y cuando Messi habilitó a Lavezzi para abrir el marcador, el partido estaba resuelto. A los 32 minutos llegó el gol del asombro. El astro del Barcelona se sacó de encima a Beckerman y Wondolowski, quien tuvo que recurrir a la falta para frenarlo. El árbitro paraguayo, Enrique Cáceres, señaló la infracción. Tiro libre.

Leo Messi

JUGADOR DE Argentina

Desde el primer día hicimos las cosas de manera espectacular. La ilusión es que de una vez por todas se nos dé, por el trabajo realizado"

El portero Guzan se sintió con confianza. “El balón está parado cerca de la media luna del área. Seguramente lo lanzará por encima de la barrera. Si va hacia la izquierda, llegaré primero”, debió pensar. Pero Messi hizo lo contrario. La clavó en el ángulo que el arquero había descartado. Su vuelo fue tardío e inútil y no pudo detener un balón que, en un principio, parecía irse por encima del travesaño y descendió con una precisión de cirujano. Era el 2-0. Los compañeros fueron a abrazarlo con algo de asombro por lo que había sucedido. “Viva el 'soccer', viva el monstruo, I love you”, comenzó a gritar de emoción el narrador del canal 'TyC Sports'.

Messi tuvo, además, un peso esencial para que Argentina tuviera tanta seguridad, posesión y contundencia. Esta vez encontró socios, especialmente Éver Banega y más tarde Erik Lamela. Podría haber buscado otro gol personal, y de hecho lo tuvo en sus manos. En el minuto 85 robó un balón y se fue solo hacia Guzan. Pero cuando todos esperaban que volviera a anotar, se lo cedió a Higuaín.

Es la tercera final de Argentina en dos años. Se quedó sin la Copa del Mundo ante Alemania (2014) y perdió en los penaltis con Chile la última Copa América (2015). Los planetas parecen haberse alineado esta vez para que la albiceleste vuelva a gritar campeón después de 23 años. Nadie quiere hacerlo antes de tiempo. Pero la ilusión es grande otra vez. 'Dream Team', tituló el diario deportivo 'Olé'. “Créeme que esto no es un sueño. Estamos bien despiertos, viendo a una Selección que gana, gusta y golea. Esta vez el que puso la cabeza en la guillotina fue Estados Unidos... Y otra vez hubo 'show' con varios artistas en escena”.

“En un país donde la Copa América 2016 parecía generar el mínimo interés, Lionel Messi es la única figura que rompe todos los moldes. Desde que llegó a Estados Unidos, los fanáticos se han rendido a sus pies”, dijo 'La Nación'. Un fanático precisamente entró al campo de juego antes del segundo tiempo y le hizo una reverencia, de rodillas. El 'diez' sonrió. El abrazo del polizonte era el de todos, los que estaban en el estadio y los que lo vieron por televisión.

0 Comentarios
cargando