Ir a contenido

FÚTBOL INTERNACIONAL

La sonrisa de Ronaldinho se apaga

El 'Gaucho' se encuentra sin equipo tras una experiencia fallida de dos meses en las filas del Fluminense

Con todos los títulos imaginables, el jugador de 35 años ha perdido la motivación y se plantea la retirada

EDU SOTOS / RIO DE JANEIRO

Ronaldinho, con la canarinha.

Ronaldinho, con la canarinha. / ARCHIVO

La mayor sonrisa del fútbol brasileño, la que sacó al Barça de la depresión y lo devolvió a la senda del triunfo, la que vestida de blaugrana puso en pie al público del Bernabéu o la que puso el primer pase de gol en las botas de Leo Messi el día de su debut, está a un paso de apagarse. Ronaldo de Assis Moreira, Ronaldinho 'Gaucho', hace tiempo que dejó de sonreír tras ejecutar cada una de sus elásticas imposibles, de sus regates de cola de vaca o de su mítica 'espaldinha'. La sonrisa que cambió el Camp Nou hace más de una década vive su ocaso.

Tras dos meses de espanto en el Fluminense de Río de Janeiro, en los que no anotó ni un solo gol en sus nueve partidos con la camiseta 10 del tricolor, 'Ronnie' se plantea ahora qué hacer a sus 35 años de edad y tras haber ganado en su carrera todo a lo que puede aspirar un futbolista. Las opciones que llegan desde Suiza o Asia, como el desconocido Pahang FA de Malasia, suenan a poco para un jugador que logró el Mundial de Fútbol en 2002, Balón de Oro en 2005, la Champions League en 2006 y la Copa Libertadores en 2013.

Aunque estos modestos clubs pudiesen pagar los increíbles 12 millones de euros que se rumorea podrían llegar a desembolsar por temporada, resulta difícil imaginarse que el jugador pudiese volver a sentir el mismo amor por el que en su día fue el más puro ejemplo del 'jogo bonito'. Sus últimos entrenamientos en el 'Flu' fueron prueba del agotamiento del brasileño para seguir con la vida de deportista.

Visiblemente cansado, puede que sin haber dormido y a menudo con un café o un cigarrillo en sus manos, 'Ronnie' o R10, como suele hacerse llamar por sus amigos, llegaba el primero a los entrenamientos y solía largarse antes del fin de las sesiones físicas. "Se presentaba con el chandal de entrenamiento y ni siquiera usaba las duchas para no perder tiempo", explicó a la prensa brasileña recientemente una persona vinculada a la directiva del Fluminense, que no quiere ser identificada.

Una versión que se opone a la que ofreció el vicepresidente del club del barrio de Laranjeiras, Mário Bittencourt, el día de la estrepitosa salida de Ronaldinho del equipo después de llegar a ser insultado en los últimos partidos por la 'torcida' tricolor que le exigía más actitud y entrega cuando saltara al terreno de juego. "Ronaldo, de manera muy digna, dijo que no estaba consiguiendo dar al Fluminense todo el cariño que el club estaba dándole", declaró el directivo.

HARTAZGO DE LA ESTRELLA

Unas palabras que sonaron a retórica y que no hicieron más que aumentar los rumores de la prensa del país sobre el hartazgo del delantero con el mundo del deporte. De hecho, cuando los periodistas cariocas preguntaron directamente a su hermano y representante, Roberto de Assis, sobre la posible retirada del fútbol este espetó: "¿Estás loco? No, no, no. Gracias a Dios, Ronaldo seguirá jugando mientras esté feliz". Pero la versión de Roberto, el primer interesado en ampliar la vida útil de Ronnie hasta los 40 años, se contrapone a las filtraciones que llegan del entorno del futbolista. "Ronaldinho quiere pasar del fútbol", declararon amigos íntimos del exblaugrana al portal de deportes brasileño 'Globoesporte'. Una novedad a medias para quienes acompañan las andanzas de Ronnie por México y Brasil desde que dejó la plantilla del Atlético Mineiro en 2014 y que le han valido numerosas portadas en los medios de comunicación del país.

Las fiestas desenfrenadas en su mansión de 3.500 metros cuadrados en la lujosa urbanización de Santa Mónica Jardins en Río, se filtraron en redes sociales como Facebook donde llegó a publicarse una imagen de Ronaldinho junto a 5 presuntas prostitutas en la piscina de su residencia en enero del año pasado. Apenas unos días antes, la prensa rosa de Brasil destacaba la foto junto a 13 mujeres con la que Ronaldinho deseaba feliz año nuevo a sus 12 millones de seguidores en Twitter.Y es que si una cosa está clara cuando se habla de Ronaldinho es que, como buen brasileño, el 'camisa 10' nunca dice no a una buena fiesta.

Es por ello que el último rumor sobre su futuro lo sitúa al frente de una productora musical con la cual intentará localizar a los futuros 'cracks' del mundo del pagode, sertanejo y el funk, los estilos musicales de Brasil que más atraen al gaucho junto a la samba.

'HIT' DISCOTEQUERO

Parece, por tanto, que R10 podría seguir los pasos que en su día siguió José Manuel Pinto con el rap y que este le habría cogido gusto al tema después de participar el pasado julio como protagonista en el videoclip 'Vamos a beber' de los artistas Dennis y Joao Lucas. "Levanta el vaso para lo alto, vamos a beber. Vamos a disfrutar la vida, vamos a beber. Estoy lleno de dinero, vamos a beber", rezaba la canción que fue todo un bombazo en las discotecas del país y cuyo vídeo alcanza hoy los 17 millones de visitas en Youtube.

Para quienes recuperaron la sonrisa a través de sus regates imposibles, la perspectiva de ver a este genio del balón cambiar el verde manto de la cancha por la alfombra roja de las discotecas siempre es triste. Los amantes del buen fútbol, los que verían jugar al brasileño aunque fuese a parar a un club de tercera en China, lo saben. Durante unos años mágicos, la sonrisa de Ronnie fue la de muchos que aman el fútbol. Ojalá continue un poco más.

Temas: Fútbol