Ir a contenido

NATACIÓN

Tarrés: "Da cierto vértigo volver a los resultados del 2001"

La exseleccionadora de sincronizada achaca a un bajón colectivo la caída de España de los puestos de podio del Mundial

LUIS MENDIOLA
BARCELONA

Anna Tarrés posa en Kazán la pasada semana, durante la celebración del Mundial de natación.

Anna Tarrés posa en Kazán la pasada semana, durante la celebración del Mundial de natación. / EFE / ALBERTO ESTÉVEZ

La caída de la sincronizada española del podio en el Mundial de natación de Kazán, ha hecho girar la vista hacia Anna Tarrés (Barcelona, 1967), la que fuera seleccionadora del equipo desde 1997 hasta 2012, al que condujo a la cima, y cuya salida del cargo aún resulta inexplicable. Tarrés, que descansa estos días en Tossa, tras asesorar al equipo de Francia en la cita mundialista, pasa balance.

--España ha vivido una enorme decepción por el bajón al quinto puesto del escalafón. ¿Cómo lo valora?
--Más que decepción, sabíamos que existía esa posibilidad. Después del Europeo de Berlín donde los resultados no fueron buenos y de los resultados de las competiciones del año, podían darse esos resultados por la presencia de un rival muy completo como Ucrania y por la mejora de Japón, que llegaba con fuerza y ha entrado a matar en el Mundial.

--¿Qué ha echado de menos en la actuación del equipo español?
--España ha bajado a nivel colectivo, en los pequeños detalles de la sincronización, en las coreografías. Y no solo por ser un equipo joven, sino porque es inexperto. En los 15 años que estuvimos en la selección, intentamos descubrir y perfeccionar un talento que los otros no tienen y explotarlo al máximo: que es la creatividad. Hicimos ejercicios con una innovación por encima de la media y eso se tradujo en actuaciones memorables, que aún se recuerdan.

--¿Qué comentarios recibió en Kazán del mundo de la sincro sobre el equipo de Esther Jaumà?
--Que ha habido una mejora en relación al año pasado, pero que España no había alcanzado el nivel de presentación de los ejercicios al que estaban acostumbradas.

--¿Ha salvado Ona la imagen colectiva con sus dos medallas?
--Yo creo que la presencia de Ona Carbonell en el solo, sin tomar parte en las rutinas de equipo, es un lujo que no nos podíamos permitir. Es pan para hoy y hambre para mañana, porque el solo no es una modalidad olímpica. Son las actuaciones de equipo y los resultados que se consigan las que pueden garantizar un respaldo económico que es importantísimo en un deporte minoritario. El éxito de la sincro en España ha sido el trabajo en el equipo en un 80%, reforzado por la presencia de estrellas como Gemma Mengual, Ona Carbonell o Andrea Fuentes. Pero en sus inicios la fuerza era el equipo, incluso más que el dúo.

--¿Le duele la caída después de ayudar a sacar el deporte de la nada?
--Me provoca cierto pánico el pensar lo que se tendrá que trabajar para reflotar esta situación. Da cierto vértigo saber que estos resultados nos devuelven al año 2001, cuando éramos quintas. No digo que no se pueda hacer. Lo que digo es que no será fácil volver y menos hacerlo a un año de unos Juegos en los que Japón, que se ha incorporado al grupo del podio, irá a por todas porque dentro de cinco años serán ellas que las tendrán los Juegos en casa.

--Entonces ¿cree que aún hay tiempo? porque algunas integrantes del equipo han admitido que ven necesario cambiar algunas rutinas.
--Hay que darles un voto de confianza. Ojalá que tengan tiempo. Pero ya digo, no será fácil.

--La actuación de Japón, con la vuelta de una entrenadora exigente como Masayo Imura es una demostración de que en el deporte de élite solo vale la exigencia.
--Demuestra que el entrenador es una pieza clave en el proceso del éxito en cualquier equipo. No es la única. Pero sí una pieza importante. Solo hay que ver dónde estaba Japón en su primera etapa o China antes de que ella la cogiera y dónde la ha dejado. Eso no quiere decir que no haya altibajos, pero sí que hay una línea. Los ejercicios que han presentado Japón no son un portento a nivel artístico, pero sí que han tenido un grado de dificultad técnico altísimo.

--Carpena dijo para explicar su salida de la federación que España tenía que plantearse ir más allá de la plata y el bronce y buscar el oro en esta nueva etapa.
--Creo que buscaba una excusa como argumento de su actuación. Pero si realmente pensaba que se podía hacer de otra manera, los resultados no le están avalando. No es solo la sincronizada. En el resto de deportes del agua, tampoco.

--Por cierto, usted ganó la demanda en los juzgados tras su despido ¿La han indemnizado?
--Es un tema a punto de resolverse. El juez dictaminó despido improcedente y lo declaró nulo y después el Tribunal Supremo rechazó el recurso que interpuso la federación, lo que demuestra que la causa del despido no solo no estuvo justificada, sino que atentó contra mi honor.