24 oct 2020

Ir a contenido

ABIERTO DE EEUU

Ferrer alarga en Nueva York su gran temporada

El de Xàbia gana al serbio Tipsarevic en 4 horas y 31 minutos y luchará por la final contra Djokovic

Los catalanes Granollers y Marc López, lesionado, se retiran de las semifinales de dobles

IDOYA NOAIN / Nueva York

Duro, largo, como suelen ser los partidos de David Ferrer. Así el tenista alicantino ha alcanzado por segunda vez en su carrera las semifinales del Abierto de Estados Unidos. Tras un maratoniano partido al límite de los cinco sets y tras 4 horas y 31 minutos de batalla sobre el cemento de la central Arthur Ashe, Ferrer se ha impuesto al serbio Janko Tipsarevic por 6-3, 6-7 (5-7), 2-6, 6-3 y 7-6 (7-4).

El alicantino luchará por meterse en la final de un grande por primera vez en su carrera contra el serbio Novak Djokovic. El segundo cabeza de serie  ha derrotado esta madrugada al argentino Juan Martín del Potro, lo que supone su décima semifinal consecutiva en torneos de Grand Slam (y sexta en EEUU). Del Potro, verdugo de 'Nole' en los Juegos de Londres, solo ha podido plantar cara en la segunda manga y ha cedido en tres sets por 6-2, 7-6 (7-3) y 6-4. El balance de Ferrer y Djokovic favorece al serbio (8-5), que ha ganado los dos duelos que han tenido esta temporada, en el Abierto de Australia y el Masters 1.000 de Miami.

A los 30 años, Ferrer, el eterno competidor, vive su mejor momento. Mientras, un veterano un año mayor que ya lo ha conseguido todo quedaba apeado en cuartos. Roger Federer caía el miércoles ante Tomas Berdych, 7-6 (7-1), 6-4, 3-6, 6-3.

Federer desmiente los análisis sobre su derrota

Para el suizo, era visible la decepción tras una noche en que apareció en la pista demasiado vulnerable. Pero el hombre de los 17 grandes negaba los análisis de quienes creían que podía haberse visto afectado por haber pasado cuatro días sin jugar tras la retirada de Mardy Fish. Recordó que una vez en Wimbledon pasó seis días y medio igual y acabó ganando el torneo. "Realmente esperaba jugar mejor", decía como único argumento de su derrota.

Esta temporada (la del séptimo Wimbledon, la medalla de plata en los Juegos de Londres y el retorno al número uno) ha sido bautizada por algunos como la de su resurgimiento. Pero Federer está cansado de que le entierren y resuciten. Y el miércoles simplemente prometía que la temporada "no ha acabado".

Una temporada que solo ha sido frenada, en el último grande del año, por un Berdych implacable. "Probablemente hay algo en mi juego que no gusta a Federer, que le saca de esa zona de confort en que siempre le gusta estar en la pista", decía el sexto cabeza de serie.

PROBLEMAS PARA la DAVIS

Las malas noticias para los españoles en la jornada, y en un caso algo preocupantes para la Copa Davis, llegaron en las semifinales de dobles. Marc López sintió un pinchazo en el gemelo izquierdo en un saque frente al indio Leande Paes y el checo Radek Stepanek López. Él y Marcel Granollers, la pareja que jugará frente a Estados Unidos los dobles en Gijón, decidieron abandonar con el marcador 6-6.

Algo después, con el gemelo vendado y acelerado para coger un avión que le llevara a Barcelona para someterse este mismo viernes a pruebas, López apuntaba a que la primera impresión de los médicos es que se trata de un problema muscular. Aun así se confesaba "triste por tener que dejar el partido y un poco preocupado por si no puedo jugar en Gijón".

López ha hablado este jueves con Corretja, que le ha instado también a realizar las pruebas antes de ver qué sucede con la Davis. "Dentro de lo que cabe parece que no es malo, pero no hay tantos días de margen para el partido" frente a los hermanos Bob y Mike Bryan, decía López.

En la semifinal femenina, Núria Llagostera y María José Martínez Sánchez cayeron 6-3, 6-2 ante las italianas Sara Errani y Roberta Vinci, segundas cabezas de serie.