LOS PLANES DE FUTURO

Barcelona recibirá la Vuelta en el 2012 a la espera del Tour

París quiere que la capital catalana acoja la salida de la prueba francesa en el año 2015

El pelotón del Tour, a su salida de Montjuïc, en la etapa que Barcelona albergó en el 2009.

El pelotón del Tour, a su salida de Montjuïc, en la etapa que Barcelona albergó en el 2009. / REUTERS / ERIC GAILLARD

Se lee en minutos

SERGI LÓPEZ-EGEA
BARCELONA

La ciudad de Barcelona mantendrá en los próximos años la apuesta hacia el ciclismo, que comenzará el domingo 26 de agosto del 2012 con la acogida de un final de etapa de la Vuelta a España. El acuerdo todavía no es oficial entre las dos partes que deben cerrar el compromiso, el consistorio barcelonés y Unipublic, la empresa que gestiona la ronda española, pero solo faltan pequeños flecos para que la iniciativa sea una realidad. La principal prueba española servirá de antesala para el gran reto de volver a recibir el Tour. Un reencuentro que, salvo sorpresa, se producirá en el 2015.

La Vuelta no llegaba a Barcelona desde 1999. En el 2005, a última hora, se tuvo que suspender una contrarreloj, programada para finalizar en el Camp Nou, debido a las dificultades de tráfico que planteaba el reto ante la necesidad de cortar la Diagonal. Lloret de Mar tomó el relevo de la capital catalana. Precisamente los problemas de circulación que originará la etapa es el aspecto técnico más complicado, ya que la carrera llegará a Barcelona en el último domingo de agosto, coincidiendo con el retorno de las vacaciones.

EL PROYECTO DE MONTJUÏC / Según ha sabido este diario, el escenario que se contempla para fijar la meta es la recta del estadio Lluís Companys, el mismo lugar donde finalizó en el 2009 la etapa del Tour que tan buena acogida de público tuvo. La Guardia Urbana debe decidir por dónde entrarán los ciclistas con el doble objetivo de que los aficionados puedan contemplar el paso de los corredores por algunas de las calles más emblemáticas de la ciudad sin causar un caos de tráfico.

Noticias relacionadas

La etapa prevista partirá desde Andorra. El sábado 25 de agosto los corredores escalarán el Coll de la Gallina, tal como adelantó EL PERIÓDICO, un puerto de enorme dificultad, al estilo del Mortirolo italiano, y donde se espera un buen espectáculo debido a los porcentajes de la montaña que obligará a los corredores a retorcerse sobre las bicicletas. La meta barcelonesa será la única cita catalana de la Vuelta, ya que al día siguiente habrá una gran neutralización de la prueba hacia el noroeste de la península ibérica.

BARCELONA-TARRAGONA / Por otro lado, el Tour, según su costumbre, no firma acuerdos con ayuntamientos como el de Barcelona hasta última hora. Sin embargo, sí hay una «gran disposición» entre ambas partes para que la capital catalana sea sede de la gran salida de la ronda francesa, lo que significa una contrarreloj y la salida de una etapa cuyo final sería Tarragona. El exalcalde Jordi Hereu fijó el compromiso del 2014 con Christian Prudhomme, director del Tour, a la espera de que el futuro aconsistorio tomara la decisión definitiva. En París, todavía están a la espera de una contestación oficial a la propuesta que hicieron al alcalde Xavier Trias. El Tour pidió a Barcelona retrasar hasta el 2015 el «acuerdo de buenas intenciones», ya que quieren contentar a Florencia, que desea albergar la salida en el 2014 con motivo del centenario del nacimiento de Gino Bartali, doble vencedor en París (1938 y 1948) y uno de los grandes mitos, junto a Fausto Coppi, del ciclismo italiano.