Análisis

Todo el mundo a bordo

Piqué, abrazado por Cesc tras batir al Zaragoza.

Piqué, abrazado por Cesc tras batir al Zaragoza. / REUTERS / GUSTAU NACARINO

2
Se lee en minutos
Martí Perarnau
Martí Perarnau

Periodista

ver +

Como esas fiestas paganas que dan la bienvenida al verano, el regreso firme dePiqué yPuyol a la defensablaugrana ha sonado a chupinazo. Como si la pretemporada se hubiese alargado durante meses, a la espera de que todos, grumetes, marineros y capitán, estuvieran a bordo. En cuanto ladoble Pdel Barça ha ingresado en el arca, la nave parece haber partido por fin de puerto.Guardiola ha pasado lista y ya están todos a punto: se han terminado los ensayos y empieza el curso de verdad.

ConPuyolyPiqué regresa la normalidad atrás, la sensación de que la casa está bien protegida y nada malo puede ocurrirle. En su larga ausencia,Mascherano yAbidal han sido fenomenales correctores, pero llegados a las nuevas semanas de la verdad, la seguridad emocional retorna con el capitán y su teniente. Posiblemente, porque el fútbol empieza a resolverse siempre en lugares sin focos y esa pareja se mueve por la base del campo, ahí donde un resbalón quiebra las faenas y jamás puede perderse el sentido, la posición y la intensidad. Con ellos dos en el punto de partida, el Barça reconquista sus certezas, lo que no es poco en un deporte repleto de incertidumbres.

Un bucle inagotable

El resto es memoria. Aunque somos nuestra memoria, como dijoBorges, todo se olvida con facilidad en este mundo clínex y lo que no se recuerda, se repite. Se acerca otro clásico y todo vuelve a parecerse, en especial el enfoque sobre el estado de los dos grandes dominadores del fútbol moderno. Como en un bucle inagotable, se repiten argumentos, quizá por el deseo de verlos convertidos en realidad. Pero lo único que no olvida la memoria es que el Barça es el número 1 en fútbol agregado, mientras el Real Madrid lo es en fútbol disperso. El resto es hijo del olvido.

Noticias relacionadas

A 20 días del día 10, una de las pocas certidumbres que tenemos es que, cuando pintan bastos, el Madrid se encomienda a su juego del curso pasado y el Barça a su juego de siempre. En las noches agrias, todo equipo necesita agarrarse a un salvavidas. El madridista se compone de coraje, intensidad sin límites y contundencia en cada acción. El barcelonista está formado, a partes iguales, por pausa, triangulación y búsqueda de pasillos dentro del laberinto. El salvavidas blanco le permite superar temporales sin necesidad de practicar un juego construido: desde la dispersión y el vértigo, el Madrid continúa siendo implacable. El salvavidasblaugrana ya posee un historial meritorio de rescates imposibles en noches de naufragio. Cuando hay riesgo de que la nave zozobre, el estilo de juego siempre está ahí, aportando su pausa, juntando al equipo como el hilo que recoge todas las perlas.

Nos esperan 20 días de palabrería vana antes de la nueva batalla naval.Mourinho ya ha demostrado que su Madrid es capaz de interpretar varias melodías dentro de un mismo partido, pero que es en la dispersión y el vértigo donde mejor se siente. Así jugará en el Bernabéu. En cuanto aGuardiola, probadas ya todas las variables tácticas que caben en el manual -probadas y aprendidas-, sus certezas se resumen en dos: el estilo y el retorno de sus hombres vitales. Ya los tiene a todos a bordo, sin rasguños. Y la nave va.