Ir a contenido

El positivo de la Volta

Adolfo García Quesada no superó el control de Manlleu, cuyo resultado aún no se ha hecho público

La Guardia Civil grabó conversaciones en Catalunya que inculpan al equipo de Belda

SERGI LÓPEZ-EGEA / BARCELONA

La Volta a Catalunya, que se disputó entre el 15 y el 21 de mayo, fue determinante en la investigación realizada por la Guardia Civil. Los instructores de la operación Puerto grabaron diversas llamadas efectuadas durante la ronda catalana que sirvieron para inculpar al Comunitat Valenciana en la trama de dopaje de Eufemiano Fuentes.

Precisamente, en la Volta se registró el último positivo en pruebas españolas. Adolfo Fito García Quesada, corredor del conjunto continental Andalucía-Paul Versan--la segunda división del ciclismo-- dio positivo por GCH (gonadotropina coriónica humana), la hormona femenina, en el control antidopaje que pasó en la localidad de Manlleu, donde ganó la quinta etapa de la carrera. La Federación Española de Ciclismo todavía no ha hecho público el resultado, puesto que el proceso se ha retrasado porque el ciclista granadino, en un primer instante, no solicitó el contraanálisis.

Fito García Quesada no está relacionado directamente con la operación Puerto. En cambio, su hermano Carlos, que fue apartado del conjunto belga del Unibet a raíz de la desarticulación de la trama de Fuentes, sí aparece como implicado. La duda ahora es saber quién facilitó o cómo consiguió Fito la hormona femenina con la que dio positivo en la Volta.

Las clasificaciones

Los investigadores de la operación Puerto tenían durante el mes de mayo colgadas en sus despachos las clasificaciones del Giro --carrera que Fuentes calificaba como "el gran festival de mayo" en sus expresiones para despistar a los agentes, ante la sospecha de que sus conversaciones telefónicas estaban siendo escuchadas-- y también las de la Volta. Precisamente procedían de Catalunya tres llamadas recibidas en el móvil de Fuentes que sirvieron para inculpar definitivamente al Comunitat Valenciana en la operación Puerto.

El 12 de mayo, Vicente Belda llamó a Fuentes para pedirle que se reuniera con él en Salou, donde se iniciaba la ronda catalana. "La conversación --se lee en el informe remitido al juez por la Guardia Civil-- parece indicar a juicio de la fuerza instructora que la relación entre Fuentes y el equipo Comunitat Valenciana continuaría actualmente".

El 17 de mayo, fecha en que se disputó la etapa entre Salou y Sant Carles de la Ràpita, que coincidió con la final de la Liga de Campeones, Fuentes recibió dos llamadas en el móvil que estaba pinchado por los investigadores. Ambas procedían de Catalunya; una era de su hermana, Yolanda Fuentes, médico del Comunitat Valenciana, y otra de Santiago Botero, líder del Phonak en la Volta que acabó en segunda posición. El ciclista colombiano le solicitó al médico, en modo de clave, EPO y una extracción de sangre. La conversación entre el corredor y Fuentes sirvió también para inculpar a Yolanda en la trama.

La colaboración

Esta llamada fortaleció la tesis de los investigadores de que Eufemiano recibía la ayuda de su hermana y también de su esposa, la exatleta olímpica Cristina Pérez, como intermediarias. Así, la mujer de Fuentes recibió un envío de Roberto Heras durante la Vuelta a España del 2005. Precisamente, la repercusión social que tuvo el positivo de Heras por EPO en la ronda española fue lo que llevó a la Guardia Civil a iniciar una investigación que luego destapó la trama de la operación Puerto.