Todas las mentiras sobre el reciclaje de plásticos

  • En España, solo alrededor de una tercera parte del plástico que se desecha cada año tiene una segunda vida

  • La plataforma de 'fact-checking' Verificat destapa la verdad sobre el procesamiento y recuperación de estos materiales

  • Especial: La odisea de vivir 24 horas sin plásticos

7
Se lee en minutos
Verificat
Verificat

Verificat es una plataforma de fact-checking sin ánimo de lucro en Catalunya. Nos dedicamos a verificar el discurso político y el contenido que circula en las redes y a la educación para el consumo crítico de la información.

ver +

Verificat, plataforma catalana sin ánimo de lucro centrada en examinar con lupa el discurso político y los contenidos en redes, ha cruzado los datos sobre el reciclaje de plásticos del Ministerio de Transición Ecológica, Ecoembes -el sistema integrado de gestión que se encarga de recoger los envases ligeros-, Cicloplast -la entidad de materiales que recopila las cifras de la generación y el reciclado de los residuos de envases de plástico- y la Asociación Nacional de Recicladores de Plástico (ANARPLA) y las cuentas no salen. Repasamos aquí las 'mentiras' sobre este material usado en edificación y construcciones, movilidad y transporte, dispositivos electrónicos, agricultura, atención sanitaria y consumo.

Mentira nº1: Todo el plástico desechado tiene una segunda vida

El mundo ha producido 8.300 millones de toneladas de plástico desde 1950, de las que en 2015 solo seguía en uso una tercera parte (en forma de sillas, bolígrafos o carteras). Según un estudio publicado por la por la revista 'Science' (2017), solo un 9% de las 5.800 toneladas que acabaron en la basura fue reciclado en alguna ocasión y apenas un 2% seguía en uso tras el proceso de recuperación.

La producción de plástico crece de manera exponencial. Más de la mitad de esas 8.300 millones de toneladas se fabricaron a partir de 2002. Es decir, que en 13 años el mundo produjo la misma cantidad de plástico que en los anteriores 52, pero el reciclaje solo consigue procesar una proporción mínima. 

En España alrededor de una tercera parte del plástico que se desecha cada año tiene una segunda vida, según los datos cruzados de las tres entidades. El ministerio solo da cifras del reciclaje de envases, Ecoembes ofrece una fotografía del tratamiento de los envases domésticos reglamentados, Cicloplast del tratamiento de todos los plásticos y ANARPLA explica qué pasa con las mermas durante el proceso de recuperación hasta que estos materiales vuelven al mercado. 

La cifra más alta es la de reciclaje de envases domésticos que da Ecoembes, un 75,8% en 2018, que baja hasta el 50,7% si se le suman los provenientes de industria y comercio. La cantidad de plástico que vuelve a poder usarse después de todos estos procesos es del 32,4%, teniendo en cuenta los demás plásticos (no solo envases) y las mermas del proceso de reciclaje, según los últimos datos disponibles, de 2018. 

Menos de un tercio de las casi 2,6 millones de toneladas de plástico que se tiraron a la basura en 2018 volvieron al mercado como materia prima, según los datos de Cicloplast y los cálculos de ANARPLA. El resto acabó en el vertedero, incinerado para obtener energía o exportado a otros países para su gestión. 

Mentira nº2: Las fuentes oficiales arrojan los mismos datos

Cada dato sobre el plástico que se recicla cuenta una realidad diferente. Por ejemplo, los informes anuales del reciclaje de envases domésticos que realiza Ecoembes calculan que  3 de cada 4 kilos de envases plásticos (el 75,8%, según datos de 2018) desechados en los domicilios españoles fueron reciclados. Esto incluye los envases recuperados de los contenedores amarillos y algunos de los que se tiran al gris.

La fracción de envases domésticos es la que tiene el mejor índice de reciclaje en España gracias, por un lado, al uso cada vez más elevado del contenedor amarillo y, por otro, a la mecanización de las plantas de selección, donde los envases se separan en función de su composición y donde se descartan los que no deberían haberse tirado al contenedor amarillo. 

Ahora bien, la tasa de reciclaje del 75,8% que calcula Ecoembes no tiene en cuenta todos los residuos de envases domésticos. La entidad considera solo aquellos que han pagado una tarifa llamada Punto Verde, que cubre su reciclaje y lleva un símbolo circular con dos flechas ligadas. "Los envases que no llevan el icono han entrado al mercado de forma fraudulenta" y Ecoembes no los refleja en sus cálculos, según explica a Verificat Mayca Bernardo, responsable de comunicación de Cicloplast.

 Los números de Cicloplast, que calculan este excedente en alrededor de 165.000 toneladas al año (un 18%), llegan a la conclusión de que en 2018 se recicló el 62,2% de todos los residuos de envases de plástico generados en los domicilios españoles, lo que supone una caída de más de 13 puntos respecto a las cifras de Ecoembes.

Mentira nº3: El reciclaje de plástico de la industria aprueba con nota

Más allá de los domicilios, casi un 30% del residuo plástico total se genera en forma de envase en el comercio y la industria, mayoritariamente como film de embalaje. De esta fracción, se recicla poco más de un tercio de los residuos (un 36,2%). Sumando los procedentes del comercio y la industria a los originados en los domicilios, la tasa de reciclado cae hasta el 50,7%, más de 10 puntos por debajo de la tasa doméstica.

Este es el índice de reciclado de envases plásticos que hay que reportar a la Unión Europea, que exige que sea superior al 50% para 2025, algo que ya se cumple ligeramente en España. Para 2030 la tasa debe aumentar hasta el 55%, pero este dato tampoco refleja el total de los plásticos desechados porque solo tiene en cuenta los envases de domicilio, industria y comercio, pero no otros tipos de plástico como juguetes, cables, fiambreras o cualquier otro objeto.

Mentira nº4: La agricultura, la electrónica y la construcción no dan problemas

La mayoría del residuo plástico que se genera en España es en forma de envase, sea cual sea su origen (doméstico, comercial o industrial), pero más de un tercio del plástico descartado en 2018 no pertenecía a esta categoría (unas 914.000 toneladas). El sector agrícola contribuye especialmente a la generación de este tipo de residuos, según datos facilitados a Verificat por Óscar Hernández, director general de ANARPLA, conjuntamente con el de la electrónica, la construcción y la automoción. En esta categoría, en la que también se incluyen los residuos domésticos que no son envases, el índice de reciclaje es el más bajo: el 28,6%.

Sumando las tres fracciones, la tasa de reciclaje de todo el residuo plástico en España en 2018 baja aún más: hasta el 41,9%. España es, sin embargo, uno de los cinco países europeos que engloban el 67,5% de la capacidad de reciclaje de la UE: con un índice del 41,9%, se sitúa casi 10 puntos por encima de la media (32,5% en 2018).

Mentira nº5: Si llegan a las plantas, son procesados

Actualmente, la normativa europea especifica que el reciclaje "debe medirse cuando los residuos entran en una operación de reciclado”. Es decir, que las mermas de materiales que se producen en el proceso de recuperación y que no acaban convertidas nuevamente en plástico también se contabilizan como recicladas aunque no vuelvan al mercado como materia prima.

Sin embargo, estas pérdidas llamadas 'impropios' (aquellos desechos que entran en las plantas de reciclaje, pero que no se pueden acabar procesando) representaron de media un 18,6% del total de los residuos plásticos considerados como reciclados en 2018. La proporción varía en función del tipo de plástico, según explica a Verificat el director de la ANARPLA, y de su origen. En el caso del plástico agrícola, por ejemplo, pueden llegar a suponer el 40%.

En otras palabras, 1 de cada 5 kilos del plástico que las entidades gestoras cuentan como reciclado no vuelve al mercado. Además, en 2018 unas 160.000 fueron exportadas antes de ser recicladas, compensadas, en parte, por la importación de residuos de otros países para su reciclaje (140.000 toneladas ese mismo año, según puede consultarse en la base de datos Comtrade).

Descontando las mermas y las exportaciones y sumando las importaciones, el plástico que las recicladoras reintrodujeron como materia prima en el mercado en 2018 se reduce, finalmente, hasta un 32,4%. Es decir, menos de un tercio del residuo plástico generado en España se volvió a introducir en el mercado.

Mentira nº6: Los residuos no viajan lejos

Entre 1992 y 2016, el 70% de los residuos comercializados a nivel global fueron exportados a China y Hong Kong, región que, a su vez, exportaba la mayoría del plástico comprado a China. España, en consonancia con la tendencia global, envió a esos dos países el 60% de sus exportaciones de residuo plástico de esos años, alrededor de 1,7 millones de toneladas, según las cifras que proporciona la base de datos Comtrade (insertando en el buscador el código 3915 que referencia el comercio de residuos plásticos).

Noticias relacionadas

La Comisión Europea alertaba en 2018 sobre las implicaciones de estas exportaciones para la naturaleza: "Una parte significativa [del residuo plástico generado en la Unión] sale de la UE para ser tratada en terceros países, en los que posiblemente se aplican normas medioambientales diferentes".

Montaña de envases de plástico.

Montaña de envases de plástico.