Perfil

Rauw Alejandro: 10 cosas sobre el amante de Rosalía (y príncipe del reguetón)

El reguetonero Rauw Alejandro.

El reguetonero Rauw Alejandro. / José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Ignasi Fortuny
Ignasi Fortuny

Periodista. Principalmente, escribo sobre música.

Escribe desde Barcelona

ver +

Hijo de músicos


Raúl Alejandro, su nombre real, se crió en Canónavas y Carolina, ambas localidades al nordeste de la isla de Puerto Rico (ahora vive en Miami). Sus padres, que se divorciaron cuando era pequeño, fueron un faro en lo musical. Por su padre, guitarrista nacido en Nueva York, conoció a los grandes en los que hoy todavía se inspira, como James Brown o Michael Jackson. También su madre se dedicó a ello: cantaba en la misma banda.

El "soltero" más buscado

En una conversación con este diario, este verano Rauw se definía como un hombre "soltero" a pesar de que la prensa rosa le busque pareja desesperadamente (desde Rosalía, claro, a la actriz Ester Expósito o la modelo canadiense Stefanie Gurzanski). Preguntado por la catalana, más allá de elogiarla con locura, decía que eran "grandes amigos". En realidad, lo son desde mucho antes de que esta semana publicaran en sus cuentas de Instagram imágenes juntos por el cumpleaños de la catalana. En diciembre de 2019, cuando no estaban en el radar, ya tuvieron una cena íntima en un japonés de Barcelona.

'Todo de Rosi'

Poco después de que publicara 'Todo de ti', tema del verano a todas luces, los fans 'descubrieron' mil referencias a Rosalía. Sin desvelar si ella era de Sant Esteve Sesrovires, el puertorriqueño explicó a este diario que detrás de esa canción de amor había una persona en concreto: "alguien". "Todos tenemos a esa persona que cuando la vemos nos volvemos locos". Wikipedia ya ha 'oficializado' su noviazgo.

Determinado y risueño

El reguetonero, de 28 años, es un tipo tan determinado como risueño. Sobre lo primero, e incidiendo -perdón, ya paramos- en el lado rosa del artista, comenta que está decidido a "dedicarle el máximo a su carrera" y que en eso quiere enfocar "su energía": "Cuando esté más arriba, todo más relajado, me gustaría tener pareja". A lo mejor ya está en ese momento, quién sabe.

'Síndrome Billy Elliot'

Rauw tenía lo que se podría llamar como el 'síndrome Billy Elliot'. "¡Quiero bailar!". Se le metió en la cabeza que quería ser un artista de pies inquietos y lo logró, aunque algunas personas le recomendaran que lo dejara estar, que eso no se llevaba. Ahora el baile es algo que le diferencia en la nobleza del reguetón.


¿Futbolista?


Jugó en la selección de su país y estuvo becado, pero la vida le enseñó otra puerta que claramente era la correcta. Ahora se conforma con que los futbolistas se pongan su música antes de los partidos. Por internet corren vídeos en los que se le ve tratar al balón con mimo. Y también algún otro que tan solo podría haber engañado al expresidente azulgrana Bartomeu.

Pa' las nenas


Su fórmula musical la define en dos conceptos: romanticismo y picardía. "Siempre le he cantado a las chicas. Hago canciones sexis para ellas". Ellas -dice- son su gran inspiración a la hora de componer. Creció rodeado de mujeres "fuertes, independientes, trabajadoras". En su casa, tres figuras femeninas: su madre, su hermana y su abuela.

'El zorro'

Al puertorriqueño le apodan 'el zorro' (también su logo es la silueta de este animal). Dice que su personalidad se parece a la de este mamífero carnívoro ("astuto, con picardía") y que siempre le han dicho que su cara "perfilada" se parece a la del animal.

Conexión PR-España

Rauw tiene buena conexión con España. "Mis primeros 'tours' fueron en aquí y la energía es muy 'crazy', lo disfruté muchísimo", mantiene. Precisamente ahora está en España para la gira de conciertos de su último trabajo, 'Vice versa'. La conexión también la ha cultivado recientemente con colaboraciones, como en el 'remix' de 'Zorra' con la catalana Bad Gyal.

Noticias relacionadas

El Coliseo x 4

Hay un sitio especial en Puerto Rico llamado El Coliseo: un estadio con historia en la música de la isla caribeña. Rauw actuó allí durante la pandemia sin público en un concierto virtual sonado. Ahora, ya con gente, lo llenará hasta cuatro veces.