10 cosas que hay que saber de Emma Raducanu, la joven tenista que obsesiona al 'show business'

Emma Raducanu, a su llegada a la gala del Met, el 13 de septiembre.

Emma Raducanu, a su llegada a la gala del Met, el 13 de septiembre.

3
Se lee en minutos
Noelia Sastre

A sus 18 años, la primera tenista que gana un Grand Slam desde la fase previa y sin perder un solo set asombra por su precocidad y madurez. Tras coronarse en Open de EEUU pasa del puesto 150 al 24 y ha vuelto a su casa en Londres con 2,5 millones de dólares.

Es de Bromley, como Bowie y Darwin

Raducanu nació en Toronto en 2002 y se mudó a Londres en 2004. Ha crecido en Bromley, municipio al sureste de la capital donde también vivieron Bowie y Charles Darwin, conocido por sus parques y buenos colegios. Empezó a jugar al tenis a los cinco años en la academia local. 

Antídoto contra el Brexit

Representa la diversidad de la sociedad británica y su victoria recuerda que el fervor anti-inmigración del Brexit debería estar muy lejos del país en el que se ha educado. Hija de rumano y china, conoce muy bien ambas culturas y viaja a menudo a Bucarest para visitar a su abuela paterna. 


Sus hitos en Nueva York

A sus 18 años (cumple 19 en noviembre) es la tenista más joven en la final desde Sharapova en 2005, y la primera debutante desde Venus Williams en 1997. Y todo ello sin perder un solo set, contando la fase previa. También es la primera británica en conseguir un Grand Slam desde que Virgina Wade ganó Wimbledon en 1977. Pero lo realmente histórico es que se trata de la primera tenista que entra por las clasificatorias previas (no automáticamente, como hacen del 1 al 60 del ranking mundial) y gana uno de los cuatro torneos del Grand Slam.


Fenómeno adolescente

Raducanu, que comenzó como la 150 del mundo y hoy es la 24, se impuso a Leylah Fernández en una hora y 51 minutos. Canadiense, hija de filipina y ecuatoriano, Fernández es la 73ª jugadora en la lista de la ATP y a sus 19 años protagonizó frente a la británica la final más joven en la historia del Abierto desde 1968. El circuito ya las denomina la "NextNextGen".  

Un par de millones, un par de airpods

La campeona del Abierto de EEUU vuelve a casa con un premio de 2,5 millones de dólares. Al preguntarle qué piensa hacer con el dinero, responde: “Antes de la final me sorprendí a mí misma pensando ‘¿sabes qué? si ganas te puedes comprar unos airpods’, porque los perdí en el vestuario”.

Ha nacido una estrella

Los veteranos se deshacen en elogios. “Emma es el talento del siglo", dijo el entrenador del Liverpool, Jürgen Klopp. “Raducanu hace historia. Y no ha hecho más que empezar”, escribió Navratilova en Twitter. "Su triunfo es un cuento de hadas", comentan en la BBC. Boris Johnson, Carlos y Guillermo o el ultraderechista Nigel Farage se apuntaron a las felicitaciones. 


Mensaje real

Ante la inminente retirada de Andy Murray, el Reino Unido se frota las manos con su nueva heroína. Los británicos posan su mirada sobre Raducanu y ponen en marcha el ventilador de los éxitos y la Union Jack. Isabel II le envió un mensaje: “Es un logro notable a una edad tan temprana. Su destacada actuación y la de su oponente inspirarán a la próxima generación de tenistas”. 

Explosión en Instagram

Raducanu tiene 1,8 millones de seguidores, donde escribe “Londres-Toronto-Bucarest-Shenyang, reflejo de su herencia multicultural. Kate Middleton también le ha dedicado su primer comentario personal en la red social. 

Noticias relacionadas

De la pista al Met

Desde que el 11 de septiembre se coronó en Flasing Meadows, la campeona del Abierto de EEUU se ha paseado por programas de televisión como 'Good Morning America' o 'The Today Show' y ha pisado la alfombra roja de la Met Gala vestida de Chanel junto a Kim Kardashian, Justin Bieber o Jennifer Lopez. Pronto la veremos como embajadora de marcas de lujo. Es una belleza. 

Padres difíciles de complacer

“Aunque en este caso ha sido fácil arrancarles una sonrisa. Están muy orgullosos de mí”, dice la adolescente, desconocida hasta el pasado junio, cuando se retiró en octavos de Wimbledon por problemas respiratorios. Entonces prescindió de Nigel Sears, su entrenador y padre de Kim Sears (mujer de Andy Murray) para trabajar con Andrew Richardson.