REY DE LAS SERIES

David E. Kelley, 35 años a la caza del 'hit' televisivo

El martes se estrena en España 'Big sky', nueva creación del padre de 'Ally McBeal', 'El abogado' y 'Big little lies'

El guionista y productor David E. Kelley, que estrena ahora ’Big Sky’.

El guionista y productor David E. Kelley, que estrena ahora ’Big Sky’.

Se lee en minutos

Si hay un productor televisivo en Estados Unidos al que pueda colgarse la etiqueta de 'hitmaker', ese es David E. Kelley, quien desde 1986 ha escrito, creado y/o producido algunas de las series de mayor éxito en toda clase de plataformas. Hace un tiempo, era un raro caso de guionista que había trabajado para las cuatro grandes cadenas generalistas estadounidenses: ABC, CBS, Fox y NBC. Ahora debe ser un raro caso de guionista con proyectos en marcha tanto en Disney+ ('Big shot') como en Netflix ('The Lincoln lawyer').

A través de la primera de estas plataformas –o, más en concreto, su nueva marca Star– llega el martes una de sus últimas creaciones: 'Big sky', drama de misterio a la vez convencional y profundamente extraño, no solo por el ya famoso 'shock' del final de su primer episodio. Después de tres décadas y media en esta industria, a menudo acertando de pleno, Kelley se puede permitir asumir riesgos.

Serio en su hobby

Nacido en Waterville, Maine, en 1956, pero crecido en Belmont, Massachusetts, cerca de Boston, donde se desarrollan algunas de sus series, Kelley estudió carreras de las consideradas 'serias' antes de ponerse en serio con las series. Lo creativo le podía: cuando estudió Ciencias Políticas en Princeton, convirtió la Carta de Derechos en una obra de teatro, y mientras iba a la Facultad de Derecho de la Universidad de Boston escribió 'sketches' para un grupo cómico estudiantil. Empezó a trabajar para un bufete, sobre todo en cuestiones de bienes raíces, pero puso más empeño en un guion de película: 'El abogado más chalado del juzgado'. El resto, como suele decirse, es historia.

Protegido de Bochco

Aquel guion acabó, antes de entrar en producción, en manos del guionista y productor Steven Bochco ('Canción triste de Hill Street'), quien andaba buscando guionistas con conocimientos legales para su nueva serie: 'La ley de Los Ángeles'. Kelley se convirtió pronto en empleado clave de la producción: llegó a escribir 68 guiones y por dos de ellos, escritos cuando ya era productor ejecutivo de la serie, se llevó sendos Emmys a casa.

Había nacido un maestro del drama de abogados, un especialista en usar la ficción para analizar las fisuras del sistema legal y de los personajes que hacen funcionar esa maquinaria. Después de trabajar en 'La ley de Los Ángeles', urdió por su cuenta muestras del género como la fantasiosa 'Ally McBeal', la bastante realista 'El abogado' y las más modestas en cuanto a éxito 'Boston legal' o 'Harry's law'.  

Lo de 'Ally McBeal' y 'El abogado' fue doble nocaut: Kelley se convirtió con ellas en el primer productor que se hacía en un mismo año (1999) con el Emmy a mejor serie de comedia y mejor serie dramática. Antes, Kelley había demostrado su olfato para el drama médico con 'Un médico precoz', cocreada con Bochco, y firmado una de las mejores imitaciones de 'Twin Peaks' con 'Picket fences', cruce de drama, comedia y thriller policial y legal sobre los curiosos residentes de una localidad de Wisconsin. Otra de sus series hospitalarias, 'Chicago Hope', no pudo competir en popularidad con 'Urgencias', pero recibió también algunos Emmys (sobre todo para su impecable reparto) y buenas críticas.

  

Travesía por el desierto y renacer

El cambio de siglo no acabó de beneficiarle: 'Profesores de Boston', sobre un instituto de enseñanza pública, le valió los parabienes de la crítica, pero no acabó de cumplir expectativas a nivel de audiencia. Durante los dosmiles, algunas de sus series duran demasiado poco y cocina pilotos que no llegan a nada, como su serie de 'Wonder Woman' y su remake de la británica 'Life on Mars', del que acabó encargándose otro equipo de productores.

Su resurgir empieza en 2016 con la bien recibida 'Goliat', regreso al terreno legal del brazo de Jonathan Shapiro, con quien había trabajado en 'El abogado' y 'Boston legal'. Pero se confirma del todo un año después con 'Mr. Mercedes' –adaptación del libro de Stephen King con Dennis Lehane entre sus guionistas– y, sobre todo, la bomba 'Big little lies', a la que siguió, también con Nicole Kidman como actriz y productora, 'The undoing'. El hacedor de éxitos parece haber encontrado una nueva especialidad: el misterio de asesinato que satiriza los modos de vida, los excesos y las cegueras de la clase privilegiada.

Te puede interesar

Matrimonio con Pfeiffer

Desde una (afortunada) cita a ciegas en enero de 1993, su fiel aliada en los altos y bajos del camino ha sido la grandísima actriz Michelle Pfeiffer. No tardaron en casarse ni un año y aprovecharon ese mismo día de noviembre para bautizar a Claudia Rose, la hija que Pfeiffer había adoptado en marzo. Al año siguiente llegó un hijo biológico, John Henry Kelley II. De la unión de Pfeiffer y Kelley surgió, además, la película de 1996 'Feliz cumpleaños, amor mío', escrita por el productor a partir de una obra teatral de Michael Brady. No volvieron a compartir proyecto. Hay que separar el trabajo y el amor.

Temas

Series