27 nov 2020

Ir a contenido

TÓMATELO EN SERIE

'The undoing', tras el rastro de 'Big little lies'

Hugh Grant y la directora Susanne Bier hablan sobre el nuevo drama de suspense de HBO, una creación del megaproductor David E. Kelley

Juan Manuel Freire

Nicole Kidman y Hugh Grant en una imagen de ’The undoing’.

Nicole Kidman y Hugh Grant en una imagen de ’The undoing’.

Tras un fenómeno como 'Big little lies', el guionista/productor David E. Kelley y la superestrella/productora Nicole Kidman parecen tener claras las claves del éxito. Su nueva colaboración, 'The undoing', miniserie de seis episodios también para HBO (aquí se estrena el lunes, día 26), es otro cruce de 'thriller' y drama doméstico situado en la clase alta, esta vez de Manhattan, del Upper East Side de las subastas benéficas y cenas de gala.

Como en 'Big little lies', Kidman encarna a una mujer algo reacia a admitir que su vida perfecta igual tiene grietas. Grace trabaja como terapeuta de alto nivel y cree saberlo todo de todo el mundo, pero un crimen le hará ver su ceguera. La que se creía tan perspicaz podría no conocer a su marido, el oncólogo infantil Jonathan, personaje que permite a Hugh Grant fascinar otra vez con su precisión a la hora de dar vida a personajes no tan majos.

Mirada ácida a la clase alta

Kelley empezó a desarrollar el proyecto hace unos años a partir de 'Tú ya lo sabías' (Umbriel), novela de Jean Hanff Korelitz del 2014 que, en su opinión, perdía gas hacia la mitad, cuando pasaba de ser 'thriller' de quién-lo-hizo a retrato de la reconstrucción personal de una mujer deshecha. Kelley ha potenciado la parte de suspense en su adaptación, pero sin desdeñar el estudio psicológico.

"Para mí ese es el núcleo del relato", dice la directora Susanne Bier. "No tanto el quién-lo-hizo como el creer que conoces a alguien, cuando en realidad no. Y qué clase de caos puede crear algo así en tu interior y en tu entorno. ¿En qué o en quién se puede confiar? ¿Quién es quien dice ser?".

Bier llegó al proyecto a través de Kidman, admiradora de sus películas danesas (como la ganadora de un Oscar 'En un mundo mejor') y de su trabajo en la miniserie 'El infiltrado', por la que obtuvo un Emmy de dirección. Del proyecto le interesaba, bastante en particular, la parte de sátira del súper rico 1% de Manhattan. "Hay una mirada ácida a la clase alta a lo largo de toda la serie. Me fascina la amoralidad del privilegio: si eres rico, crees que puedes pasar por encima del sistema judicial, de las leyes". Te mueves por el mundo al son del primer movimiento del 'Invierno' de Vivaldi, pieza usada con fines casi paródicos. "La clásica es la música por excelencia de la clase alta. Hay una ironía intrínseca en usar una composición tan manida. Estuvimos a punto de sustituirla por música original, pero echábamos de menos el sentido del humor que aportaba", dice Bier.

Si Kidman eligió a Bier, esta eligió a Hugh Grant. La australiana y el británico han compartido franquicia ('Paddington'), pero nunca antes habían salido juntos en pantalla. "Fue lo primero que hice al llegar al proyecto –dice la directora–. Decirle a Kelley y Kidman que el protagonista masculino debía ser Grant. Me parecía que harían una gran pareja; sexi, divertida y creíble".

Grant no quería hacer tele

"Siempre he sido un poco esnob con las series", admite Grant con una mezcla de honestidad brutal e ironía bien disimulada. "¿Cómo iba yo a hacer televisión? ¡Soy una estrella de cine! Ha sido duro dar el paso, pero reconozco que ahora se hacen series con clase. Según me dijo alguien, HBO es como el Rolls-Royce de todo esto". No es la primera vez que el actor de 'Cuatro bodas y un funeral' rueda una serie, pero sí la primera vez que lo hace en Estados Unidos.

Tampoco es la primera vez que encarna a un personaje alejado de los galanes románticos y más o menos agradables. En los últimos años, solo le llegan papeles de hombres con psiques oscuras, del villano de 'Paddington 2' al miembro del parlamento británico de 'A very English scandal', el verdadero Jeremy Thorpe, aquel que trató de arreglar la muerte de su examante gay. "La gente ha descubierto mi verdadero yo", dice medio en broma, medio ¿en serio? "Y es un alivio, la verdad. Ya no tengo que hacer como si fuera simpático o romántico".

Su proceso es el mismo con todos los personajes, ya sean de cine o tele, luminosos u oscuros. Grant revela sus secretos de actor: "Lo que hago es escribir una biografía detallada de todos ellos, no solo de lo que hacen durante la serie, sino también de lo que hicieron antes. Escribo incluso sobre sus padres. Añado detalles y más detalles. Mis guiones están llenos, además, de pequeñas notas sobre qué están pensando o sintiendo en cada momento".

Completan el imponente reparto gente como Donald SutherlandSofie Gråbøl (de la versión original de 'The killing') o el siempre excelente Edgar Ramírez, no de villano, como es bastante usual, sino de policía. "Yo no suelo pensar en ningún personaje como villano", apunta. "Solo encarno a gente complicada. O ese es mi objetivo, mostrar a gente complicada. Cuando un personaje se acerca al lado oscuro, tratas de mostrar sus luces. Y cuando se acerca al lado luminoso, tratas de mostrar su oscuridad".

En qué otras series salían…

Nicole Kidman (Grace Fraser)

Tras casi debutar con 'Los bicivoladores', Kidman participó en series australianas como 'Parada de postas' y 'Vietnam'. En los últimos años, ha exhibido su talento infinito en 'Top of the lake' y 'Big little lies'. 

Hugh Grant (Jonathan Fraser)

Antes que una gran estrella de cine, Grant fue presencia habitual en la tele británica, aunque ahora no se acuerde. En el 2019 volvió al medio como el oscuro político Jeremy Thorpe de 'A very English scandal'.

Edgar Ramírez (Joe Mendoza)

Antiguo periodista de investigación, Ramírez fue villano de 'El ultimátum de Bourne', pero se consagró en el 2010 como el Carlos, el Chacal de la miniserie 'Carlos'. Ocho años después fue un gran Versace en 'El asesinato de Gianni Versace'.

Donald Sutherland (Franklin Reinhardt)

El currículo (infinito) del padre de ficción de Kidman incluye desde pequeños papeles en 'El Santo' y 'Los vengadores' a otros ya más importantes en 'Señora presidenta', 'Sexy money', 'Los pilares de la Tierra' y 'Trust'.