Estreno de cine

Crítica de 'El rey del fin del mundo': el corazón de las tinieblas

Los ecos de la mítica historia trazada por Joseph Conrad son evidentes en el filme de Michael Haussman, realizador de videoclips

Tráiler de ’El rey del fin del mundo’

1
Se lee en minutos
Quim Casas

'El rey del fin del mundo'

Dirección: Michael Haussman

Intérpretes: Jonathan Rhys Meyers, Dominic Monaghan, Ralph Ineson, Hannah New, Josie Ho

País: EEUU

Año: 2021

Estreno: 27 de agosto de 2021

Puntuación: ★★★

El protagonista de ‘El rey del fin del mundo’, Sir James Brooke, asegura al principio del filme, durante su misión en las costas de Borneo a mediados del siglo XIX, que su cometido es observar y documentar, pero lo que hace es tomar partido. Y aunque sirve a la corona británica, esencialmente se sirve a sí mismo. Y ansía poder. Y la jungla le vuelve obsesivo. Y acaba convirtiéndose en el rajá del reino de Sarawak. Y pierde la sensación de realidad para abrazar la demencia megalómana.

Noticias relacionadas

Los ecos de la mítica historia trazada por Joseph Conrad en 'El corazón de las tinieblas' son evidentes, así como la trasposición de esta novela al corazón de otras tinieblas, las de la guerra de Vietnam, realizada por Francis Ford Coppola en 'Apocalypse now'. Y también el cuento de Rudyard Kipling adaptado por John Huston en 'El hombre que pudo reinar': la mentalidad colonial que lo abarca todo y, pese a respetar otras culturas, se hace dominador de las mismas.

Michael Haussman, realizador de videoclips, mueve ondulantemente su cámara por la belleza geológica, brumosa y virginal de los parajes filmados, contrastando al individuo y sus obcecaciones con la naturaleza y sus virtudes. El director es muy descriptivo cuando la aventura de Brooke, encarnado por Jonathan Rhys Meyers, no ha hecho más que empezar: los primeros nativos que encuentra ahúman cabezas humanas hasta que los ojos se derriten. Luego abusa un tanto de la voz en off, profunda y solemne, del propio Brooke, narrador de sí mismo y su odisea, así como de unas imágenes contemplativas que parecen heredadas del cine de Terrence Malick.