07 jun 2020

Ir a contenido

DISCIPLINAS SIN EFICACIA CONTRASTADA

Las primeras cinco pseudoterapias señaladas por el Gobierno

Los ministerios de Sanidad y Ciencia ultiman un informe sobre masaje tailandés, magnetoterapia, sanación espiritual activa, masaje ayurvédico y dieta macrobiótica

Valentina Raffio

Un turista recibe un masaje tradicional tailandés en un templo de Bangkok

Un turista recibe un masaje tradicional tailandés en un templo de Bangkok / RUNGROJ YONGRIT (EFE / EPA)

El masaje tailandés, la magnetoterapia, la sanación espiritual activa, el masaje ayurvédico y la dieta macrobiótica podrían ser las primeras cinco disciplinas en ser señaladas oficialmente como pseudoterapias por el Gobierno. Este martes, los ministerios de Sanidad y Ciencia han anunciado la publicación de los informes provisionales sobre estas técnicas que se postulan como curativas a pesar de que su eficacia haya sido puesta en duda. Esta documentación está ahora en manos de sociedades científicas, consejos estatales de profesionales, asociaciones de pacientes y  entidades relacionadas con estas disciplinas para que, si lo consideran, aporten más información al respecto. El objetivo de este proceso, según recalcan desde los ministerios, es “proporcionar información veraz” a los pacientes para que puedas discernir qué disciplinas han sido contrastadas científicamente y cuáles no. En un futuro, estas pseudoterapias podrían ser expulsadas de los centros sanitarios.

Hace poco más de un año, el ejecutivo anunció un ambicioso plan para proteger la salud de los pacientes de las mal llamadas ‘terapias alternativas’, unas disciplinas que se promocionan con finalidad curativa aun sin disponer de ninguna evidencia empírica que avale su eficacia. En un primer intento de acotar la magnitud del problema, los responsables del programa señalaron un total de 139 sustancias, productos, actividades y servicios que podían encajar en la definición de pseudoterapia. 72 de estas técnicas fueron catalogadas automáticamente como pseudoterapias al no disponer de ninguna publicación científica, ensayo clínico, revisión sistemática o meta análisis publicado en los últimos seis años en los que se demostrara su validez. Las otras 66 disciplinas señaladas, entre las cuales destacan la acupuntura, la homeopatía, el reiki y la osteopatía, pasaron a ser evaluadas por un equipo de expertos y otras sociedades científicas. Ahora, tras un largo proceso, el plan contra las pseudoterapias avanza tímidamente con la publicación de estos primeros cinco informes.

Prácticas en el punto de mira

El masaje tailandés es una práctica tradicional en la que convergen principios de la medicina china, osteopatía, digitopuntura y manipulación energética (todos ellos conceptos cuestionados por la ciencia). La magnetoterapia se basa en el uso de campos magnéticos para regenerar daños óseos y musculares (conceptos que tampoco cuentan con una evidencia científica convincente). La sanación espiritual activa se escuda en conceptos como el aura o las energías (ideas no avaladas empíricamente) para proponer una técnica curativa para restituir la salud. El masaje ayurvédico también plantea la necesidad de corregir el supuesto desequilibrio energético a través de masajes (que, como toda la medicina ayurvédica, ha sido desacreditado por los estudios realizados hasta la fecha). La dieta macrobiótica se basa en el principio filosófico (y, por lo tanto, no científico) del ying y el yang y plantea la unión de la alimentación, la medicina y la espiritualidad.

El siguiente paso de la campaña #coNprueba pretende analizar el rigor y la efectividad de disciplinas como abrazoterapia, acupresión, acupuntura, aromaterapia, arteterapia, auriculoterapia, ayurveda, biodanza, caballoterapia o hipoterapia, Chi-Kung o QiGong, constelaciones familiares, cromoterapia, crudivorismo, drenaje linfático manual, enfermería naturista, fitoterapia, Gestalt, hidroterapia, hipnosis natural, homeopatía, kinesiología, kundalini yoga, linfodrenaje, luminoterapia, macrobiótica, masaje estructural profundo, medicina naturista, medicina natural china, meditación, moxibustión, musicoterapia, naturoterapia, osteopatía, panchakarma, pilates, programación neurolingüística, psicoterapia integrativa, quiromasaje, quiropraxia, reflexología o reflexología podal o reflexoterapia, reiki, respiración consciente integrativa, risoterapia, seitai, shiatsu o shiatsu namikoshi, sonoterapia, tai chi, técnica Alexander, técnicas de liberación emocional, técnicas de relajación, terapia craneosacral, terapia de polaridad, terapia florar de bach, terapia floral de Bush, terapia herbal, terapia humoral, terapia nutricional, vacuoterapia, visualización, yoga de polaridad, yoga, zero balancing.