24 sep 2020

Ir a contenido

NUEVO ESTUDIO

La esperanza de vida de los ricos es solo 3 años mayor que la de los pobres

Una investigación cuestiona las ideas sobre la esperanza de vida de las personas más adineradas

Estudios previos apuntaban a que esta diferencia, en el caso estadounidense, podía alcanzar hasta los 6,5 años

El Periódico

Diferencia entre un barrio rico y un barrio pobre de Sao Paulo

Diferencia entre un barrio rico y un barrio pobre de Sao Paulo

Un equipo de investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) ha desafiado una de las ideas más polémicas sobre desigualdad económica y esperanza de vida: los ricos no viven mucho más que los pobres. Y si hasta ahora así lo hemos creído es simplemente por un "error de cálculo".

Un nuevo estudio publicado este mismo lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) sugiere incorporar la perspectiva de la movilidad de las clases sociales para obtener unos datos más fiables. En el caso de Dinamarca, país tomado como ejemplo para ejemplificar esta hipótesis, si se tiene en cuenta esta variable, la esperanza de vida para un hombre de 40 años en los grupos de ingresos más altos es de 77.6 años en comparación con 75.2 para un hombre en grupos más pobres, una diferencia de 2.4 años. Para las mujeres, la diferencia entre grupos de ingresos altos y bajos es de 2,2 años. 

Sin embargo, sin tener en cuenta la movilidad de los ingresos, la diferencia de esperanza de vida era el doble (alrededor de cinco años) tanto para hombres como para mujeres. Usando este mismo método, los autores de este nuevo estudio sugieren que en Estados Unidos, lugar de referencia para investigaciones anteriores, la diferencia de esperanza de vida entre ricos y pobres es de tres años en lugar de 6.5.

Estos estudios analizan la repercusión de las desigualdades sociales / Ricard Cugat

"Nuestros resultados revelan que la desigualdad en la esperanza de vida se exagera significativamente cuando no se tiene en cuenta la movilidad de las clases sociales. Este resultado es esencial no solo para nuestra comprensión de una de las medidas más importantes de la desigualdad en una sociedad, sino que además nos ayuda a estimar la esperanza de vida de los diferentes grupos", explica Thustrup Kreiner, autor principal de este nuevo estudio.

"Al medir mal este tipo de desigualdad, llegamos a conclusiones engañosas sobre los costes y beneficios de los programas de salud pública y las políticas de seguridad social. Podríamos llegar a la conclusión de que, por ejemplo, dado que los ricos viven más tiempo, también se beneficiarán muchos años más de los beneficios de pensión de vejez", añade el investigador.

Enfoques engañosos

En 2016, un estudio liderado por la prestigiosa universidad americana Harvard argumentó que las personas con mayores ingresos viven una media de 6,5 años más que las personas con bajos ingresos. Los resultados de esta investigación, publicados en el conocido 'Journal of American Medical Association' (JAMA), acabaron por abrir un debate sobre las repercusiones de la desigualdad económica en la vida de los ciudadanos. ¿Pero estaba este estudio en lo cierto?

Expertos en economía criticaron tanto el enfoque como el método utilizado. Los investigadores parecían asumir que los pobres siguen siendo pobres y los ricos siguen siendo ricos por el resto de sus vidas. Sin embargo, estudios paralelos demostraron que en un período de diez años la mitad de las personas más pobres pasan a formar parte de grupos con mejores ingresos y, de igual modo, la mitad de los ricos se incorporan a clases de ingresos más bajos. De ahí que, según apuntan los expertos, la mortalidad de aquellos que se mudan a una clase de ingresos diferente es significativamente diferente de aquellos que permanecen en la misma clase.

Esta "movilidad entre las clases" ha sido un desafío para la capacidad de calcular la esperanza de vida entre diferentes grupos de la población. Pero ahora, los economistas daneses Claus Thustrup Kreiner, Torben Heien Nielsen y Benjamin Ly Serena del Centro para el Comportamiento y Desigualdad Económica (CEBI) en La Universidad de Copenhague (UCPH) han ideado un método para explicar esta movilidad de ingresos en la relación entre ingresos y esperanza de vida.

Un nuevo cálculo

Los autores demostraron su enfoque calculando la esperanza de vida en Dinamarca. Para ello, los economistas se basaron en los registros oficiales de ingresos y mortalidad de la población total de mujeres y hombres daneses que abarcaban el período 1983-2013. Este enfoque fue el que, según explican los autores del estudio, acabó por reducir aproximadamente a la mitad la diferencia en la esperanza de vida entre las personas de bajo y alto nivel. 

Más allá de apuntar que la desigualdad en la esperanza de vida supone tan solo la mitad de lo que se anticipó anteriormente, esta nueva investigación también muestra que la diferencia en la esperanza de vida entre los ricos y los pobres ha aumentado constantemente a lo largo del periodo de 30 años estudiados. Esto es a pesar de que, según argumentan los autores, Dinamarca es "un país reconocido internacionalmente por su atención médica y educación gratuitas" y un "consolidado sistema de bienestar".