Ir a contenido

DIARIO ASTRONÓMICO

¿Qué es el equinoccio de otoño? Definición y cómo se produce

El día 23 de septiembre se producirá el equinoccio de otoño y empezará la estación en el hemisferio norte

Los días de equinoccio son fechas peculiares en las que la duración del día y la noche es igual

Salvador J. Ribas

¿Qué es el equinoccio de otoño? Definición y cómo se produce

De forma habitual estamos acostumbrados a escuchar en los medios audiovisuales o a leer en la prensa frases como “hoy entramos en el otoño astronómico” o “hoy se ha terminado el verano astronómico”. En este caso el uso de la palabra astronómico, al contrario de otros en que se usa para indicar que algo es extremadamente grande o desproporcionado, es totalmente preciso. El inicio (y el final) de las estaciones del año se produce por una cierta disposición en el espacio de nuestro planeta Tierra y nuestra estrella el Sol.

El 23 de septiembre, unos minutos antes de las cuatro de la madrugada hora peninsular española, se produce el cambio de estación que corresponde al inicio del otoño y por tanto finalizará el verano 2018.

La entrada en el otoño, al igual que ocurre con la primavera, se produce en uno de los puntos que denominamos "equinoccio". Esta palabra procede del latín, concretamente del vocablo aequinoctium, que etimológicamente significaría “igualación de la noche” y ello hace referencia a la igual duración del día y la noche durante ese día. Un hecho que no pasa en un lugar concreto de la Tierra sino en todo el planeta, a excepción de las regiones polares.

¿Qué tiene de especial el equinoccio?

Ahora bien, ¿qué ocurre en un equinoccio para que se den estas circunstancias? Para podernos hacer a la idea debemos empezar recordando que la Tierra, como los demás planetas, da vueltas en órbita alrededor del Sol. La Tierra tarda un poco más de 365 días en completar su período orbital, una vuelta alrededor del Sol es por tanto un año.

Superpuesto a este movimiento, la Tierra da vueltas sobre ella misma en el denominado movimiento de rotación. En este caso el período es de aproximadamente 24 horas, la definición de un día.

Orientación de la Tierra respecto del Sol

El detalle clave de la historia es el hecho que la Tierra gira ligeramente inclinada, concretamente con un ángulo de unos 23 grados y medio, de manera que mientras recorre su camino alrededor del Sol se sitúa en orientaciones diferentes dando lugar a las diversas estaciones del año.

Por tanto las estaciones no tienen ninguna relación con la proximidad o lejanía de la Tierra al Sol, sino que lo que las genera es la orientación de la Tierra respecto de nuestra estrella.

Distinta estación en función del hemisferio

Así durante el verano boreal la Tierra está orientada de forma que el hemisferio norte del planeta es el que está ‘apuntando’ hacia el Sol mientras que en el invierno boreal es el hemisferio sur el que apunta más directamente hacia el Sol y el norte en cambio recibe los rayos solares de forma más inclinada.

Así pues ya vemos que el comportamiento del hemisferio norte y del sur va a ser completamente contrapuesto, siendo invierno en el sur cuando es verano en el norte y viceversa, teniendo las estaciones completamente invertidas.

Otoño en el norte, primavera en el sur

En los equinoccios lo que se produce es una situación intermedia entre los dos casos anteriores. En estos días ambos hemisferios están igualmente orientados hacia el Sol y desde el punto de vista astronómico se dice que el Sol se sitúa en el ecuador celeste, la prolongación imaginaria del ecuador de la Tierra.

Esta situación como ya podemos imaginar se produce dos veces al año, una alrededor del 20-21 de marzo y la otra en las fechas que nos ocupa alrededor del 22-23 de septiembre. el Equinoccio de marzo es el que se suele denominar de ‘primavera’ porque es cuando empieza esta estación en el hemisferio norte, y el de septiembre se designa como de ‘otoño’ por empezar la misma en los emplazamientos boreales. Pero tal y como ya hemos dicho, en el hemisferio sur las estaciones se comportan a la inversa y por tanto empieza el otoño en marzo y la primavera en septiembre.

¿Cómo veremos el Sol?

La posición del Sol en el denominado ecuador celeste hace que estos días de equinoccio el Sol salga exactamente por el punto cardinal este y se ponga exactamente por el punto cardinal oeste, mientras el resto del año lo hace algo más al norte o más al sur según la estación. Por ese motivo el recorrido del Sol por encima del horizonte es de 12 horas y por debajo otras 12 horas y tenemos la “igualdad de la noche” que reza la palabra Equinoccio.

Así pues el próximo día 23 vamos a tener el siguiente cambio de estación con el Equinoccio de Otoño para los habitantes del hemisferio norte y si vemos salir o ponerse el Sol podremos identificar exactamente el punto cardinal este (salida) u oeste (puesta) tal y como hacían los antiguos para alinear sus construcciones y megalitos.

Astronomía en otoño

En otoño  el Parc Astronòmic del Montsec (http://www.parcastronomic.cat/) celebra algunas de sus actividades más importantes del año como el Festival de Astronomía que llega a su quinta edición o los conciertos del ciclo Música bajo las Estrellas.

Sección elaborada en colaboración con el Parc Astronòmic Montsec - Centre d'Observació de l'Univers y el Institut de Ciències del Cosmos de la Universitat de Barcelona (ICC-UB-IEEC).