Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Frankenstein (y su influencia en la ciencia)

El personaje creado por Mary Shelley cumple 200 años

Pere Puigdomènech

Fotograma de la película La novia de Frankestein.

Fotograma de la película La novia de Frankestein. / periodico

Hace doscientos años que Mary Shelley publicó su novela Frankenstein. El libro ha sido objeto de varias versiones cinematográficas muy conocidas y ha tenido una influencia en la forma en que se valoran los resultados de la ciencia. Del aniversario han hablado revistas literarias y científicas al mismo tiempo.

Parece que la narración fue escrita en un periodo en el que, debido a la erupción de un volcán en Indonesia, se produjeron en Europa un par de veranos sin claridad. No era, probablemente, un entorno muy dado al optimismo para una mujer joven que hacía poco tiempo había perdido un hijo. De hecho, la novela lleva como subtítulo 'El Prometeo Moderno', lo que sugiere que disponer de tejidos humanos y de electricidad -ello le permiten a Frankenstein construir un ser con órganos de difuntos y darle la vida- podría abrir nuevas posibilidades a la medicina y al futuro de la especie humana. Hoy en día tenemos razones para celebrar que se pueda trasplantar un órgano, implantar un marcapasos o revivir a una persona con un desfibrilador, lo que lleva a pensar que el trabajo del Dr. Frankenstein quizá tenía algún fundamento.

Cuando leemos la novela de Shelley encontramos que nos habla principalmente de la soledad que experimenta un ser que tiene las propiedades de un humano pero a quien los humanos no reconocen como uno de los suyos. Sin embargo, las interpretaciones posteriores en el cine y la literatura han profundizado poco en su contribución a la reflexión sobre la soledad humana. Durante el siglo pasado, Frankenstein se convirtió en un punto de referencia del género de terror y en particular de cuando se quiere manifestar que la ciencia puede dar lugar a resultados que no se controlan y se acaban volviendo contra sus creadores. De este modo, cuando algunos quieren hablar de algún producto manipulado y peligroso hablan de 'Frankencerdos' o 'Frankencomida'. Ya lo reconoce el ser producido por Frankenstein: "Si no puedo inspirar amor, causaré miedo".

0 Comentarios
cargando