La próxima ronda española

La Vuelta a España 2023 tendrá un final de etapa por primera vez en el Tourmalet

Thibaut Pinot celebra la victoria en el Tourmalet.

Thibaut Pinot celebra la victoria en el Tourmalet. / EFE EPA / YOAN VALAT

  • Será la primera vez que la prueba tendrá una llegada en la legendaria etapa pirenaica por cuya cima también pasarán el año que viene los corredores del Tour y será la meta de la penúltima jornada del Tour femenino.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Un gendarme deberá situarse el próximo verano en la cima del Tourmalet para regular el tráfico de bicicletas. Y aunque suene a ironía, trabajo no le faltaría porque por primera vez en la historia del ciclismo, la más legendaria cumbre no solo de los Pirineos, sino de este deporte, recibirá a los corredores y corredoras que disputarán el Tour, el Tour femenino y la Vuelta.

La ronda española cruzará en septiembre la frontera francesa para recuperar una llegada que no pudo celebrarse hace dos años, pese a estar programada, por culpa del repunte del covid y las restricciones que se produjeron en otoño de 2020, cuando se celebró la ronda española.

A pesar de que no se oficializará el recorrido de la Vuelta hasta el 10 de enero en Barcelona, con el consiguiente silencio de la organización, los Pirineos tendrán un serio protagonismo en la prueba, que se celebrará entre el 26 de agosto, con salida en la capital catalana, y el 17 de septiembre cuando las bicis se detendrán en Madrid. Primero habrá un aperitivo en Andorra, durante la tercera etapa, y luego, ya en el cierre de la segunda semana de competición, la cordillera se convertirá en juez de la carrera con el aliciente del Tourmalet antes de que la prueba entre en Navarra con una etapa que encadenará cuatro puertos y que nada envidiará en dureza a la programada en el ‘monumento’ de los Pirineos.

El 25 de octubre de 2020 estaba anunciada a bombo y platillo la llegada de la Vuelta al Tourmalet. Iba a ser el mayor aliciente de la carrera. La primera vez que la ronda española terminaba en la cima, lugar al que solo en dos ocasiones ha llegado el Tour como final de etapa, en 2010 y 2019. Pero la prefectura de los Altos Pirineos, debido al aumento de casos por coronavirus, decidió restringir los movimientos de personas y vehículos y canceló la visita de la Vuelta, a pesar de que ya estaba decidido celebrar el ascenso -y el previo al Aubisque- a ‘puerta cerrada’.

Desde 1910

El Ayuntamiento de Barèges, por cuya vertiente iban a subir por aquel entonces los corredores, ya lo tenía todo preparado, en un proyecto que ha tenido que posponerse dos años. En el Tour y en el Tour femenino el pelotón ascenderá por la pared de La Mongie, la que inauguró las escaladas en la cima por allá 1910, el lado contrario al que afrontará la Vuelta, presumiblemente el viernes 8 de septiembre de 2023.

¿De dónde saldrán? Es difícil confirmarlo todavía porque la Vuelta, tras visitar Andorra descenderá, si no hay sorpresas, hasta tierras murcianas, para llegar en cuatro días, jornada de descanso incluida, hasta los Pirineos. Pero si tras el Tourmalet los ciclistas viajarán hacia Navarra, lo lógico es que la salida se efectúe desde la provincia de Huesca. En 2020, la etapa debía partir desde Biescas, la localidad natal de Fernando Escartín (tercero en el Tour 1999), responsable del recorrido, por lo que el año que viene no debería comenzar desde muy lejos.

Los precedentes

Noticias relacionadas

El 9 de septiembre los corredores enfilarán la ruta francesa hacia el puerto de Larrau, que se subió en el Tour por primera vez en 1996, en lo que debía ser una etapa que acababa en Pamplona en homenaje a Miguel Induráin. Sin embargo, en Larrau el cinco veces ganador de la ronda francesa se descolgó y se despidió definitivamente de un sexto triunfo en París. Este puerto, inédito en la Vuelta, reúne una mayor dificultad que el Tourmalet. En total, la etapa siguiente al Tourmalet acogerá cuatro puertos navarros y acabará en la vertiente española de la Piedra de San Martín (La Pierre de Saint Martin, en su denominación francesa, allí donde ganó Chris Froome en 2015, camino de su segunda victoria en París).

La Vuelta, aunque no fue final de etapa, pasó por el Tourmalet en 1992 y por segunda vez en 1995. En ambos la etapa acabó en Luz Ardiden con triunfos de Lale Cubino yLaurent Jalabert.