Patrocina:

CICLISMO Y LITERATURA

Alfonsina Strada, la mujer que burló a los hombres y corrió el Giro

  • 'Yo, Alfonsina', es el título del álbum ilustrado por Joan Negrescolor que acerca la corredora al paraíso de los niños.

  • En 1924 se apuntó a la ronda italiana, aunque quitó una letra de su nombre para esconder el sexo.

  • Desafió al fascismo de la época ganando carreras. Murió en 1959 cuando le cayó encima la moto Guzzi que pilotaba.

Alfonsina Strava, en las ilustraciones de Joan Negrescolor, corrió el Giro en 1924 al burlar a los organizadores e inscribirse como hombre.

Alfonsina Strava, en las ilustraciones de Joan Negrescolor, corrió el Giro en 1924 al burlar a los organizadores e inscribirse como hombre. / JOAN NEGRESCOLOR

Se lee en minutos

Giro de 2014, a nueve kilómetros de la salida de la décima etapa la organización de la carrera tributa un homenaje a Alfonsina Strada, apodada como 'El Diablo con Faldas'. Hacía entonces 90 años de la participación de la única mujer que ha corrido la ronda italiana, aunque para ello tuvo que hacerse pasar como hombre, al menos en la inscripción. Fue una mujer que se vio obligada a desafiar al fascismo y que después se dedicó al ciclismo de exhibición, en unos velódromos que se llenaban, pero más por ver a una señora sentada sobre un sillín, que por el entusiasmo de la velocidad y la victoria.

Joan Negrescolor ha ilustrado la vida de Alfonsina en un libro destinado a los niños que la pandemia impidió presentar hace un año por Sant Jordi y que trata de acercar al mundo infantil las increíbles hazañas de esta mujer. "Se trata de un álbum ilustrado destinado a los niños, la historia de una mujer entregada a hacer deporte por pasión, que nunca se rindió, que defendió unos valores y que desafió al pensamiento de la época", cuenta el autor de 'Yo, Alfonsina' (editorial Thule).

Ilustración del libro 'Yo, Alfonsina', con una recreación sobre el Giro.

/ JOAN NEGRESCOLOR

En efecto, Alfonsina Strada, Morini antes de casarse con quien también era su entrenador, desafió en 1924 no solo a la organización del Giro, sino a Benito Mussolini y a los 'camisas negras', al omitir la a final de su nombre e inscribirse como un hombre en una prueba masculina. A la primera etapa la descubrieron. Sin embargo, la dejaron continuar en carrera con el dorsal 72. En la quinta etapa cruzó la meta con el control cerrado. Pero no lo hizo por falta de fuerzas, sino porque a consecuencia de una caída rompió el manillar y tuvo que apañárselas para reconstruirlo, ayudado por unos espectadores, con el palo de una escoba. Imploró continuar y un patrocinador privado corrió con los gastos. De este modo consiguió acabar el Giro aunque su nombre no figura entre los corredores que llegaron a Milán después de 12 etapas. Al año siguiente se vinculó una cláusula en las inscripciones donde se prohibía expresamente la presencia de mujeres en la carrera.

Alfonsina Strada, en una foto de la época.

/ WIKIPEDIA / DOMINIO PÚBLICO

Gracias a las ilustraciones de Joan Negrescolor los niños van descubriendo la vida de esta mujer, que pasó décadas sin ser reconocida en Italia y que en los años en los que competió junto a hombres se ganó críticas por parte de la sociedad más conservadora que la señalaron con apodos tan grotescos como el del 'Diablo con faldas'.

Murió a los 68 años cuando se le cayó encima la moto Guzzi que acostumbraba a pilotar. Su segundo marido, un exciclista llamado Carlo Messori, dejó incompletas sus memorias, al morir en 1957. La pareja regentó durante muchos años una tienda de bicis en Milán.

Noticias relacionadas

Alfonsina Strada, según la recreación de Joan Negrescolor.

/ JOAN NEGRESCOLOR

Las dos ruedas siempre giraron alrededor de esta heroína que ahora trata, desde la ficción más real, cautivar el corazón de los niños. De hecho, cuando aún no era ni una adolescente, ganaba a los chicos de la región de Emilia-Romaña, y antes de la ronda italiana corrió el Giro de Lombardía, también con un vacío sobre sexos en los estatutos. Hasta Mussolini se vio obligado a recibir en audiencia a la mujer que derrotaba a los hombres sobre una bici.