Ir a contenido

Patrocina:

LA ANTEPENÚLTIMA ETAPA

Landa se pone al servicio de Carapaz

El ciclista alavés controla el Giro para la 'maglia rosa' en la primera llegada dolomítica donde gana el colombiano Esteban Chaves

Sergi López-Egea

’Superman’ López parte del grupo de favoritos ante la mirada de Landa, primero de la fila.

’Superman’ López parte del grupo de favoritos ante la mirada de Landa, primero de la fila. / Luk BENIES / AFP

Si llega el podio bienvenido sea, pero el objetivo de cualquier equipo es ganar la carrera. Y si no se puede hacer con el ciclista inicialmente asignado para el papel de jefe de filas, léase Mikel Landa, se hará con el corredor que se ha mostrado el más fuerte del Giro, Richard Carapaz. Otra decisión, otra forma de actuar sería sencillamente de locos. Y en el Movistar, que se sepa, no están chalados. Y Landa dista mucho de ser un inconsciente y un corredor que vaya a su bola.

Quedó claro, patente y demostrado en la primera de las dos etapas por los Dolomitas, la más floja de la pareja, que el Movistar trabaja para lo que tiene que trabajar y que todos lo saben. Los que tiran del pelotón sin preocuparse de que una fuga adquiera minutos y minutos, como el mallorquín Lluís Mas, o los que están fuertes como el que más pero que sabe que si le llega plaza en el podio será porque el segundo de la general (Vincenzo Nibali), o el tercero (Primoz Roglic) pinchan este sábado en la gran etapa dolomítica. Landa ni puede, ni debe realizar movimientos que comprometan a la 'maglia rosa'. Tiene que estar a su lado, protegerlo, ponerse a su servicio, velar por la seguridad de Carapaz. Y si se mueve siempre debe ser por una cuestión estratégica, pensando en el líder ecuatoriano del Giro, y no en un podio que, en el caso de no lograr la victoria con Carapaz, sonaría a circunstancia secundaria. Y si el domingo hay dos ciclistas con el uniforme azul del Movistar sobre el podio de Verona bienvenida sea la foto.

Esteban Chaves se santigua al ganar la 19ª etapa del Giro/ luck benies (AFP)

Se vio en la primera subida por los bellos parajes de los Dolomitas, en el Trentino, una región italiana que hay que visitar por lo menos una vez en la vida. Por delante circulaba la escapada consentida con el renacido Esteban Chaves, vencedor de la 19ª etapa. Por detrás, atacó 'Superman' López. un demarraje más por sentirse bien y demostrar a sí mismo que es un buen escalador, que para obtener frutos en la clasificación general. Landa saltó a su rueda pero cuando tuvo la oportunidad de seguirlo, y quien sabe si hasta colaborar con él para restar tiempo a Nibali y Roglic, el corredor alavés se frenó, miró a Carapaz y se puso a tirar del grupo para controlarle la carrera y para evitar que nadie se animase en el tramo final del día, sobre todo porque Roglic, que debió sentirse bien, trató, sin éxito, de arañar algún segundo que le sintiera estar más seguro en el cajón del Giro. Landa fue el lugarteniente que todo jefe de filas quisiera tener a su lado en una etapa de montaña, un amigo del alma, un amigo para siempre.

Cinco pasos de montaña

Este sábado es el último día de enorme peligro para Carapaz puesto que si el domingo llega con dos minutos de diferencia a la contrarreloj final no debe pasar por ningún problema. Pero para ello, en una jornada que quita el hipo, el Movistar deberá superar cinco pasos de montaña con la llegada final al Monte Avena.

Todas las clasificaciones en la página oficial del Giro.