Cata mayor

Barcelona, Madrid y Nueva York

5 bares para probar los mejores cócteles del mundo

  • François Monti, uno de los mayores expertos del mundo del cóctel, nos guía por locales que merece la pena conocer

5 bares para probar los mejores cócteles del mundo
3
Se lee en minutos
Javier Sánchez

A François Monti le gusta beber. Y escribir sobre ello. Este belga afincado en nuestro país, es toda una referencia en el sector del cóctel y está considerado como una de las 100 personas de referencia en el mundo del bar a nivel mundial.

Acaba de publicar 'Mueble Bar' (Abalon Books), un libro con casi 100 recetas en el que aprovecha su experiencia preparando cócteles en casa en el que explica que cualquiera puede sacar al 'barman' que lleva dentro. A partir de algunas de las mezclas más clásicas, nos lleva de ruta por 5 de esos bares en los que hay que tomar un trago, al menos una vez en la vida.


1862 Dry Bar (Madrid)

"Uno de los cócteles que aparecen en el libro y que es realmente sencillo de hacer es la Paloma (dos partes de tequila blanco, una de zumo de pomelo, media parte de zumo de lima, jarabe de azúcar y agua con gas). Un juego bonito es que el lector prepare su propia versión en casa y luego acuda a esta coctelería madrileña (Pez, 27), que ahora celebra su décimo aniversario, para compararla con la que se prepara aquí. En 1862 Dry Bar se rinde culto a las fórmulas clásicas, en un espacio sin pretensiones y en el que se cuida mucho la hospitalidad. Es como un bar de amigos, en el que probar cócteles elaborados con productos excepcionales pero, al mismo tiempo, a precios muy contenidos".

1862 Dry Bar (Madrid), la gran coctelería de Malasaña.


14 de la Rosa (Barcelona)

"Hay una tendencia a hacer cócteles con fruta fresca en lugar de con los cordiales que se han utilizado siempre. En Barcelona está 14 De la Rosa (Martínez de la Rosa, 14) que es uno de los mejores bares de España y que para mí todavía es uno de los grandes secretos de la industria.

Allí Dean Shury prepara un Gimlet de base clásica, -la receta original estipula dos partes de ginebra por una de lima más azúcar-, pero con un toque de zumo de apio que le aporta un frescor y complejidad increíbles. 14 de la Rosa es un local de clásicos retocados en el que cualquier lector puede coger alguna de las recetas que aparecen en el libro y pedirle al 'barman' algo parecido a lo que hacen con el Gimlet".

14 De la Rosa (Barcelona), una coctelería en auge.


Salmon Guru (Madrid)

"El Negroni es un cóctel perfecto para iniciarse en el mundo de la coctelería: se hace con partes iguales de Campari, vermut rojo y ginebra. Además, se ha hecho muy popular en los últimos años. Esto hace que muchos profesionales hayan lanzado sus propias versiones. Una de las más interesantes es el Old School Funny de Salmon Guru (Echegaray, 21, Madrid), en el que la ginebra se sustituye por vino de Jerez. El cóctel se añeja en solera y llega directamente desde ella a la mesa. En 2021, Salmon Guru recibió el premio a la hospitalidad de The World's Best Bars, lo que equivale a decir que es el bar en el que mejor se trata a los clientes en todo el mundo".

Salmon Guru (Madrid), un templo de la coctelería.


Paradiso (Barcelona)

Noticias relacionadas

"Vamos a hablar un poco de Italia: el Spritz es, de alguna manera, el cóctel que bebe la gente que no bebe cócteles. Se prepara con cualquier bebida de aperitivo y espumoso y es extremadamente conocido. Esto viene al caso porque me gustaría reivindicar la figura de los bármanes italianos, siempre tan esforzados en tratar de popularizar los tragos de su país. La evolución natural sería Giacomo Giannotti de Paradiso (Rera Palau, 4, Barcelona). Lo que hace Giannotti en su bar es buscar el límite, proponerte tragos que no puedes prepararte en casa: allí puedes ver la reinvención de fórmulas conocidas, pero también bebidas absolutamente extraterrestres".

Paradiso (Barcelona), coctelería de vanguardia.


Axttaboy (Nueva York)

"Siendo el Manhattan (dos partes de whisky americano por una de vermut rojo con dos golpes de 'bitters' aromáticos) uno de mis cócteles preferidos, tengo que viajar a Estados Unidos para hacer una recomendación que también es una lección de historia. Atesoro varias recetas de Manhattan del Milk & Honey neoyorquino, un bar que ya no existe, fundado por Sasha Petraske, al que muchos consideran el padre de la coctelería moderna. El bar desapareció tras el fallecimiento prematuro de Petraske, pero dos de sus empleados, Sam Ross y Michael McIlroy, abrieron en 2013 Attaboy (Eldridge Street, 134, Nueva York) justo al lado. Es un bar pequeño, en el que funcionan sin carta y donde el 'barman' va a personalizar el cóctel que vas a tomar dependiendo de tus gustos: un lugar para ser muy feliz".

Attaboy (Nueva York), una coctelería de culto.