Retinopatía diabética proliferativa

Diabetes y salud ocular

Las anomalías de los vasos sanguíneos, incluido el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, son comunes en las personas con diabetes. La RPD (Retinopatía diabética proliferativa) puede provocar la muerte del tejido retiniano, pérdida permanente de la visión y, finalmente, ceguera en algunos pacientes

Salud ocular y diabetes.

Salud ocular y diabetes.

Se lee en minutos

El estudio clínico respaldado por el National Eye Institute (NEI) de Estados Unidos, de la Red de Investigación Clínica de Retinopatía Diabética (DRCR.net) acaba de proporcionar un enfoque distinto para el tratamiento del sangrado dentro del ojo debido a la RPD.

Los investigadores compararon las inyecciones oculares de factor de crecimiento endotelial anti-vascular (VEGF) con la extracción de sangre mediante cirugía de vitrectomía y fotocoagulación con láser. Ambos tratamientos mejoraron la visión central de la mayoría de los participantes, aunque aproximadamente un tercio de los participantes necesitaron tanto inyecciones anti-VEGF como cirugía. Los hallazgos ayudarán a orientar el tratamiento para las personas con hemorragia ocular por RPD.

“Este ensayo clínico fue una oportunidad para comparar dos tratamientos de uso común para la hemorragia vítrea de la retinopatía diabética proliferativa cara a cara. Los resultados brindan una guía útil para los médicos que manejan pacientes con esta afección”, resalta Adam Glassman, investigador del Jaeb Center for Health y director del centro coordinador de la DRCR.net. La vitrectomía extrae quirúrgicamente la sangre del interior del ojo. Para evitar que se formen más vasos sanguíneos, generalmente se combina con un tratamiento de fotocoagulación con láser. Este tratamiento a menudo restaura la visión central, pero el tratamiento con láser puede reducir la visión periférica.

Más recientemente, los ensayos respaldados por NEI encontraron que las inyecciones de anti-VEGF en el ojo ayudan a controlar la RPD y otras complicaciones oculares diabéticas. Estos tratamientos farmacológicos disminuyen el crecimiento de los vasos sanguíneos en el ojo y previenen las nuevas hemorragias mientras se absorbe la sangre en el vítreo. “Durante los últimos 15 años, la Red de Retina DRCR ha realizado ensayos que han ayudado a establecer el estándar de atención para la enfermedad ocular diabética”, recuerda Jennifer Sun, de la Universidad de Harvard y presidenta de Iniciativas de Diabetes para la Red. "Ha habido grandes avances en la tecnología y la técnica quirúrgica desde los estudios iniciales que evaluaron el tratamiento quirúrgico de la RPD. Este último estudio nos permite comprender cómo los resultados en la era moderna de la cirugía de retina se comparan con el tratamiento con inyecciones intraoculares anti-VEGF para hemorragia vítrea de RPD”, añade.

En este nuevo estudio clínico, el equipo de la DRCR.net comparó estos dos tratamientos estándar para ver si alguno era más efectivo para mejorar la agudeza visual durante dos años. De 205 participantes, a 100 se les asignó un fármaco anti-VEGF, aflibercept (nombre comercial Eylea), y a 105 se les asignó vitrectomía inmediata y fotocoagulación con láser.

Te puede interesar

Los investigadores rastrearon la agudeza visual mejor corregida durante dos años. A las cuatro semanas, la agudeza visual en el grupo de cirugía fue significativamente más alta que en el grupo anti-VEGF, pero a las 24 semanas, la agudeza visual en el grupo anti-VEGF había alcanzado al grupo de cirugía. La agudeza visual fue similar entre los dos grupos a los dos años. Aproximadamente uno de cada tres participantes en cada grupo finalmente recibió ambos tipos de tratamientos para ayudar a controlar su PDR durante ese tiempo.

“Esta es una enfermedad muy común para los pacientes con diabetes, particularmente después de vivir con ella durante varias décadas. Para los pacientes que experimentan pérdida visual por sangrado debido a la RPD, estas estrategias son tratamientos excelentes y pueden mejorar y luego preservar la agudeza visual durante tiempo. Pero hay algunas sutilezas en este estudio que ayudarán a los médicos a adaptar sus planes de tratamiento para un paciente individual”, señala Sun.