Una docena anunciados

Así son los micropisos más pequeños y cutres que se venden como hogares en Barcelona

El ayuntamiento investiga el ático de 12 metros alquilado a 650 euros mensuales

El increíble 'boom' de las habitaciones en Barcelona: para alquilar y hasta comprar

Ático de 15 metros cuadrados sin ascensor en el Raval anunciado en Idealista y otros portales.

Ático de 15 metros cuadrados sin ascensor en el Raval anunciado en Idealista y otros portales. / Idealista

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Oportunidad en el Born: ático de 18 metros construidos (...) con acceso no directo a terraza comunitaria de 11 metros por 105.000 euros", con el agravante de que otra inmobiliaria lo ofrece a 140.000. No se especifica cuántos son los metros útiles (menos), ni tiene ascensor para subir cinco pisos, aunque al menos cuenta con luz natural, teniendo en cuenta que el potencial comprador pagará --en el anuncio más económico-- casi 6.000 euros por metro cuadrado de un habitáculo enano y sin cédula de habitabilidad.

Los micropisos y cuchitriles siguen aflorando en Barcelona en anuncios inmobiliarios, aprovechando la efervescencia de los precios y el difícil acceso a la vivienda. Más que a compradores-residentes se suelen dirigir a inversores con la promesa de una "alta rentabilidad". Recientemente el ayuntamiento anunció que investigaría el caso de un ático de 12 metros alquilado a 650 euros, pero la comercialización de estas infraviviendas --aunque representan una ínfima parte de la oferta local-- está a la orden del día.

Estudio en venta en Gran Via, de 19 metros y 84.900 euros.

Estudio en venta en Gran Via, de 19 metros y 84.900 euros. / Idealista

Los peores pisos de la ciudad siempre han tenido un nicho de mercado. Pero igual que irrumpieron con fuerza durante la etapa de la burbuja inmobiliaria, la alta demanda actual incita a especular con los espacios más reducidos de los edificios barceloneses. ¿Cómo son los cutrepisos que asaltan el mercado? Pueden serlo por su miserable dimensión o por sus características. Así, los grandes portales daban fe esta semana de una docena de pisos en venta desde 13 a 20 metros cuadrados, entre los que figuran auténticas 'cuevas' pero también piezas luminosas como la mencionada al inicio del artículo, que presume de "reforma elegante" pese al mobiliario barato y con años de uso. Ninguno dispone de cédula de habitabilidadporque por sus dimensiones casi siempre se trata de antiguos palomares, porterías o locales comerciales transformados.

Más allá de su tamaño, no podrían obtener la cédula porque el acceso al lavabo en ocasiones se hace desde la cocina-comedor, o por falta de ventilación, o por la altura de su techo (inferior a 2,20 metros). Pero esas circunstancias no frenan las compraventas. "Les interesa sobre todo a inversores con bajo presupuesto, porque la rentabilidad suele ser más alta que en una vivienda más grande y por tanto más cara", apunta el vendedor de una conocida franquicia de inmobiliarias. Y ojo, "muchas veces se alquilan el mismo día de la venta, hay una demanda inmensa de pisos de alquiler a menos de 600 o 700 euros, y por ese precio ahora solo hay habitaciones en pisos compartidos", agrega.

Anuncio de un estudio de 16 metros en Hostafrancs por 191.000 euros.

Anuncio de un estudio de 16 metros en Hostafrancs por 191.000 euros. / Idealista

Quinto sin ascensor en el Raval por 73.000

Un ejemplo, en el Raval se anuncia un quinto sin ascensor, aunque esta vez con terraza propia, de 15 metros cuadrados de "estilo ibicenco" por 73.000 euros "con o sin inquilino". Proclaman una "rentabilidad neta" del 7% una vez cubiertos todos los gastos, y documentan que está arrendado a 525 euros y siempre ha estado alquilado con "continuidad". Tan minúsculo es que le corresponden solo 12 euros de cuota de comunidad al mes y 40 euros de IBI anual. Un zulo con vistas convertido en filón.

El falso 'loft' de Nou Barris por 40.000

Abundan también los antiguos locales comerciales reconvertidos, en ocasiones son piezas muy dignas y hasta de diseño, pero la habitual falta de control administrativo al respecto hace que auténticos cuchitriles se anuncien en la sección de pisos, como el local de 11 metros cuadrados (salta a la vista que fue un negocio de copia de llaves) que se promociona en varios portales como "loft" en Nou Barris por 40.000 euros.

Loft de 11 metros en Nou Barris por 40.000 euros

Loft de 11 metros en Nou Barris por 40.000 euros / Fotocasa

La nota común es que pese a su aparente precio asequible, el metro cuadrado se abona a una cantidad disparatada por sus condiciones. Están vendiendo un techo. De todos modos, del análisis de la oferta se desprende que los precios en algunas ocasiones aún se disparan más si se trata de una reforma reciente o una ubicación mejor.

El gancho de Consell de Cent

En este sentido, estar situado en la nueva calle de moda, en Consell de Cent, es el gran reclamo de un micropiso del Eixample en el que la cama se encaja en un altillo. "Bonito estudio en venta en el centro de Barcelona, en calle peatonal. Los nuevos ejes verdes de la ciudad son calles pacificadas, con lugares de estancia y más verde, que permiten desplazarse a pie con comodidad, confort y seguridad", reza el anuncio poniendo el foco en la ubicación, con un precio de 67.000 euros por 14 oscuros metros cuadrados.

De 20 a 30 m2 por 100.000 euros largos

Las opciones se multiplican entre los 20 y 30 metros cuadrados: de Ciutat Vella a la zona alta, por entre 100.000 y 200.000 euros, también sin cédula en general salvo que la tengan por su antigüedad y un uso residencial original. No todo son infraviviendas, algunas incluso resultan coquetas, aunque los bajos se caracterizan por su oscuridad.

Las patronales de los API y los administradores de fincas han reclamado reiteradamente que la cédula de habitabilidad se flexibilice en situaciones en que el tamaño y las condiciones dignas del inmueble lo permiten, pero no se otorga por la densidad de las fincas. Por contra, advierten de las infraviviendas que se esconden fuera de normativa y alquiladas con frecuencia como locales, estudios o despachos.