Barceloneando

Esta es Aitana: es modelo e instagrammer, gana 4.000 euros al mes y no existe

De aquí salen ‘influencers’ que trabajan menos que Victoria Federica. Acaban de montar en Barcelona una agencia de modelos creadas con inteligencia artificial  

El 'show' de Barcelona del que sales replanteándote la vida

Aitana López es una de las modelos creadas con IA de la agencia The Clueless.

Aitana López es una de las modelos creadas con IA de la agencia The Clueless.

Ana Sánchez

Ana Sánchez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Aitana gana 4.000 euros al mes trabajando menos que Victoria Federica. Lo mismo airea ‘stories’ con tostadas de aguacate que ‘looks’ lenceros “de estar por casa”. Es @fit_aitana en redes. “Amante del gaming, del fitness y cosplay lover”, resume su Instagram. Ha acumulado 87.000 seguidores en apenas cuatro meses. Recibe 500 mensajes directos al día y la invitan a eventos de ‘influencer’. Es modelo e instagrammer. Y no existe. 

“Sí, tenemos una agencia de modelos sin modelos”, asienten sus ideólogos. Dos diseñadores, Rubén Cruz y Diana Núñez, acaban de montar en Barcelona The Clueless, así la han llamado. La traducción literal vendría a ser algo así como “perder la pista”. “Nos hacía gracia –dice Diana-, porque no les puedes seguir la pista porque no existen”. Esta es una agencia de modelos creadas con inteligencia artificial. Aspira –anuncia en su web- a revolucionar el mundo de las ‘influencers’. 

Rubén Cruz y Diana Núñez, rodeados de fotos de Aitana, en su estudio creativo de Barcelona.

Rubén Cruz y Diana Núñez, rodeados de fotos de Aitana, en su estudio creativo de Barcelona. / Ferran Nadeu

#aimodel. Aitana desvela su origen virtual (AI: Artificial Intelligence) en su misma biografía de Instagram. Pero sus redes se llenan a diario de comentarios de carne y hueso. “Yo odio a los hombres desde que tengo este proyecto”, asegura Rubén. “Me di cuenta de lo difícil que es ser mujer y estar en redes sociales”, resopla. “Para mí no era nada nuevo”, se encoge de hombros al lado Diana. “Cada día nos escriben una media de 500 personas –cuentan-. Futbolistas, actores famosos de 5 millones de seguidores… La han invitado a eventos, a viajes pagados…”. ¿Lo más fuerte? “Fotopollas, un montón”. 

Hace tres años que lo vaticinó la modelo canadiense Sinead Bovell: “La IA me quitará el trabajo”, tituló ‘Vogue’. Por entonces ya se abrían hueco en redes las ‘influencers’ digitales generadas por ordenador. Lil Miquela va por los 2,7 millones de seguidores en Instagram y acaba de hacer una campaña para BMW. Ahora con la IA se empiezan a extender las agencias de modelos inexistentes. "Contrata modelos virtuales y di adiós a las sesiones de fotos tradicionales", anuncia la holandesa Deep Agency.  

Rubén Cruz, 27 años, y Diana Núñez, 30, son cofundadores del estudio creativo Benana Studio. Hace apenas 7 meses que abrieron esta caja de Pandora. “¿Habéis visto las nuevas modelos de IA?”. Entonces se estaba haciendo viral una agencia de modelos eróticas creadas con inteligencia artificial: The RRRealist. “Pues no es mala idea”, pensaron. Y empezaron a investigar. 

Diana revisa fotos de las dos modelos de su agencia: Maia y Aitana.

Diana revisa fotos de las dos modelos IA de su agencia: Maia y Aitana. / Ferran Nadeu

“Hay un sinfín de inteligencias artificiales que puedes utilizar”, resopla Diana. “Hemos comprado casi todas”, apunta Rubén. “Fuimos probando diferentes tipos –recuerdan- y al final dimos con una, que es específica de personas”. Se callan el nombre con más intriga que si fuera la edad de Jordi Hurtado. 

“Va por suscripción”, explican para los neófitos. “Como Netflix –detalla Diana-, pero en vez de ver pelis, tienes un portal donde creas a partir de ‘prompts’”. Son comandos con los que interactuar con la IA. “Quiero que sea española, alta, que tenga el cuerpo así, la cara así…”. En 30 segundos, 1 minuto, aparece una foto de la modelo a la carta. “¿Qué pasa? Que la mayoría de veces no sale bien –asegura Diana-. Ni a la primera ni a la segunda, ni a la 20ª”. “Ni a la 70ª”, asiente Rubén. “Mira cuántas hay descartadas”. Diana abre una carpeta de su ordenador llena de potenciales Aitanas: “Tengo 280 fotos retocadas”. Han publicado 45. 

“No es tan fácil”, apuntan los diseñadores. Aunque la inteligencia artificial aprende, sí. “Va aprendiendo –señala Diana-, pero aun así no te va a hacer exactamente la misma. Igual nos sale una que necesita poco retoque. Pero te puedo decir que una de cada 500”. Las manos suelen salir mal. “Las manos y los ojos”. Ellos lo arreglan con otra inteligencia artificial: la del Photoshop. Incluso suelen hacer la ropa inspirados en moda real, a ver si les repostea alguna marca. 

De momento, la agencia tiene solo dos modelos. Lo que da de sí el presupuesto. Detrás hay un equipo de 5 personas: son los que retocan las fotos y llevan las redes ficticias: Instagram, TikTok, X. Publican 4 fotos a la semana, unas 5 ‘stories’ al día y un par de tuits. 

Su primera AI model, Aitana López (@fit_aitana), suele posturear en bikini y ropa interior, mucho escote generoso y lencería digna de Playboy. “¿Por qué empezamos con la erótica? –Rubén se sincera-. Porque es la única que sustenta todo esto. Es la más fácil de monetizar". Aitana, calcula, gana casi 4.000 euros al mes vendiendo fotos en lencería. “Si Aitana gana un poco más de pelas, sacaremos dos modelos más –anuncia Rubén-. Vivimos de ella porque no hay ninguna marca que se atreva”.  

Debate ético

“Nosotros tenemos debate desde el primer día”, confiesan los dos diseñadores. “Hay una parte moral... Nos pasó a los dos –recuerda Diana-. Pero a mí también como mujer. Se pusieron límites y se las trata con mucho respeto”. También se han asesorado con abogados. “Es un tema delicado. Hay muchas lagunas”. ¿Qué les han aconsejado? “Que dijésemos siempre la verdad”.  

En septiembre apareció en las redes otra #aimodel confesa: Maia Lima (@limaiaaa). Los nombres no los ponen al azar: incluyen en todos “AI”, de Artificial Intelligence. Ai-tana. M-ai-a. Maia es una mezcla de Young Miko, la Nicki Nicole del videoclip ‘Frío’ y la Alita de James Cameron. “Un ser puro en un mundo muy loco”, resume su mini biografía. Ella pasa findes en la montaña y comparte “brindis por este viaje que se llama vida”. “Queremos hacer más un Benetton que no ángeles de Victoria Secret –apunta Rubén-. Más diversidad, porque es lo que pide el mundo. Y en un futuro, entrar en el colectivo LGTBI o cuerpos no normativos, que puedas ver en una playa”. 

¿También crearán hombres? “Ojalá”, responde Diana. “Pero la inteligencia artificial de momento no hace hombres bien”. Ha evolucionado más la IA de mujeres, detallan, porque es lo que da dinero: el porno

¿Cómo serán los AI models del futuro? “Queremos que hablen”, responde Rubén. “En China y en Japón –añade Diana- tienen inteligencias artificiales en su casa más allá de Alexa”. Esto empieza a ser más inquietante que un capítulo de ‘Black Mirror’. “A mí siempre me ha dado un poco de yuyu todo esto”, reconoce Diana. “Pero lo he acogido como una herramienta más dentro de nuestro trabajo. Al final, es como cada uno la use”.