Investigación en curso

El Ayuntamiento de Barcelona revisó la palmera mortal en marzo y descartó que tuviera una "anomalía evidente"

El consistorio realizará una "revisión inmediata" a otras 800 datileras de la ciudad

INFOGRAFÍA | Así cayó la palmera que mató a una joven en el Raval de Barcelona

La dura historia de Shamira, la chica trans y sintecho a la que mató una palmera en el Raval de Barcelona

Velas, flores y fotos: espontáneo homenaje a Shamira

La plaza del Raval, un día después de caer la palmera

FOTO: EPC | VÍDEO: ACN

Alba Casanovas Torre

Alba Casanovas Torre

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un vecino de la calle Joaquín Costa de Barcelona advirtió al ayuntamiento el pasado 14 de marzo del presunto mal estado de la palmera de entre 10 y 15 metros que este jueves se tronchó y mató a Shamira, la chica trans y sintecho de 20 años que pasaba por debajo. En concreto, avisó de la inclinación y del nido de pájaros que tenía. Los operarios de arbolado acudieron 10 días después y, tras una "inspección visual", no detectaron "ninguna anomalía evidente" y "cerraron la incidencia", ha afirmado este viernes el gerente de Parcs i Jardins, Francesc Jiménez. Aun así, ha anunciado que se realizará "revisión inmediata" a partir del lunes de unas 800 palmeras en la ciudad como la que cayó ayer, de la especie datilera. Después de la reunión de urgencia que ha celebrado el gobierno municipal, la segunda teniente de alcaldía, Maria Eugènia Gay, ha comunicado la apertura de un informe "externo e independiente" para esclarecer las causas del accidente al margen del expediente informativo que ya está en curso.

Del informe preliminar del suceso, la conclusión de Jiménez ha sido firme: "No sabemos por qué ha caído", ha admitido. Luego, ha explicado que se estudian tres posibles factores: el estrés hídrico a causa de la sequía, la presencia de un nido de cotorras y el estrechamiento de la parte alta de la palmera. Sobre este último aspecto, el gerente ha reconocido que sus dimensiones estaban "muy por debajo de los estándares de tolerancia".

Por otro lado, el responsable de la gestión de arbolado, Joan Gushlemento "determinante" en el accidente. También ha comentado que la palmera no presentaba "ni hongos ni plagas" en la inspección visual, aunque que será sometida a un examen más exhaustivo en un laboratorio.

El precedente de la Ciutadella

En Barcelona hay 250.000 árboles, de los que 12.000 son palmeras y, de ellas, 2.500 son las datilera que se partieron tanto el jueves en la plaza Emili Vendrell del Raval como en agosto de 2020 en el parc de la Ciutadella. En ese caso, murió un hombre de 41 años y el consistorio tuvo que indemnizar a su familia con 103.000 euros.

A raíz del primer siniestro, Parc i Jardins cambió el plan de actuación en las palmeras datileras. Desde entonces pasan periódicamente un test de oscilación. Si no lo superan, se someten a un examen de resistencia para comprobar la dureza del tronco y decidir si hay que cortarlas. En este sentido, ya se han tronchado 354 datileras de forma deliberada para preservar la seguridad de la ciudadanía, ha indicado Jiménez.

Preguntado por si la palmera mortal de este jueves había pasado los pertinentes controles bianuales, el gerente ha señalado que no pasó ninguno después de la queja ciudadana de marzo. Sin embargo, ha asegurado que pasó el test de oscilación en noviembre de 2021y fue podada un año antes. Además, ha reiterado que actualmente "no estaba en el radar" de los 58 ejemplares que este año deben pasar la revisión periódica ni "tenía una situación de riesgo".

Ya no se plantan por su riesgo

Las palmeras datileras sufren roturas y particiones "súbitas", ha recordado Jiménez. En consecuencia, el Ayuntamiento de Barcelona no planta esta especie desde 2014. La crisis climática tampoco ayuda al estado de este tipo de árboles tropicales. "No habíamos tenido nunca esta situación y vamos aprendiendo sobre la marcha", ha concluido.