Conflicto de convivencia

Los vecinos de la ronda de Sant Antoni alertan del regreso de los ruidos y el incivismo

Lamentan que tras las obras de retirada de la losa y la reapertura como espacio ciudadano, este fin de semana ya ha habido botellones y otras molestias en el eje. Se quejan del mal aspecto de la calzada hasta que no se inicie la reurbanización de la discordia

Barcelona abrirá el parque de la Ciutadella con tres nuevas puertas y un muro trasero semitransparente

La ronda, en su aspecto actual, este lunes.

La ronda, en su aspecto actual, este lunes. / RICARD CUGAT

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La semana pasada el barrio de Sant Antoni se liberó por fin de encima la controvertida losa que seguía sobre la ronda desde hace cuatro años, cuando se eliminaron las carpas del mercado provisional para el que fue construida esa base de hormigón. Se convirtió desde aquel entonces en un espacio 'cívico' pacificado que ha protagonizado muchas discusiones sobre su destino final. La última tensión se ha vivido durante el pasado fin de semana, porque con la desaparición de las máquinas y los operarios volvió la hiperactividad humana a este tramo sin coches entre Urgell y Floridablanca. Un uso popular del espacio público que de noche se convierte en motivo de queja para los residentes más próximos. Desde el viernes han denunciado la presencia de botellones con música, ruidos de partidos de fútbol en plena ronda que acaban a las tantas, prostitución y un recuerdo matutino en forma de latas y suciedad de buena mañana.

El vecindario aplaude la retirada de la losa tras años de reivindicarlo, pero alerta de que mientras no se lleve a cabo la reurbanización definitiva (que mantiene abiertos dos frentes de opinión, a favor o en contra de la pacificación total que persiguen los Comuns) es necesario garantizar el control nocturno de los conflictos. "Por el día no hay problema con que tenga usos lúdicos y cívicos, pero por la noche ya hemos visto como estamos volviendo a la situación que ya se vivió con la losa", apunta un miembro de la Plataforma d'Afectats per la Llosa de Sant Antoni.

sant antoni

Imágenes de botellón de madrugada en los bancos, captadas por los vecinos, a pie de sus fincas. / EP

Aseguran que tenían el compromiso municipal de un nuevo operativo de Guardia Urbana, pero que este fin de semana no se ha visto a ningún agente por la zona. Como prueba, el espectacular robo que sufrió el Mediamarkt de la esquina de Casanova la zona la noche del sábado. Tanto viernes como sábado, los vecinos se han quejado de distintas molestias que afectan a su descanso. Desde las que provocan quienes juegan a fútbol pasadas las 22.00 horas, hasta casi medianoche, como mal menor; hasta la tensión vecinal que genera la presencia de jóvenes bebiendo alcohol y oyendo música a todo volumen de madrugada. Los gritos han vuelto a desvelar a los vecinos de ronda, que se quejan de tener que albergar el espacio de ocio de personas que luego duermen en otros barrios.

Tramo inferior de la ronda de Sant Antoni después de la retirada de la losa.

Latas y basura la mañana del domingo, tras algunos botellones en la ronda de Sant Antoni. / EP

Aspecto degradado

Además de los ajustes pendientes (estos días faltaban papeleras, critican), es llamativo el triste aspecto que ofrece la calle al arrancar la losa. Sobre la calzada pintada de azul que antes acogió zona de aparcamientos se han instalado ahora bancos. Los vecinos piden que tengan agarraderas en medio que ayuden a levantarse a los más mayores. Ese formato, obviamente, evita que se conviertan en barras improvisadas o donde tumbarse a pasar la noche.

La calzada, con uso peatonal provisional, en la ronda de Sant Antoni, en marzo.

Aspecto que presenta estos días la calzada, ahora para uso peatonal provisional, en la ronda de Sant Antoni. / RICARD CUGAT

Pero los afectados del propio eje, que estudian movilizarse si no se toman medidas para evitar que la convivencia en la zona entre residentes y usuarios vuelva a complicarse, se preguntan si la propuesta presentada como definitiva por el área de Urbanismo el pasado febrero acabará en un cajón en función del resultado de las elecciones de mayo. Creen que el calendario es muy justo para su licitación antes de los comicios. Los planes municipales eran tener listo el proyecto ejecutivo este marzo, para su aprobación en comisión de gobierno, posterior licitación y adjudicación de obras de cara a empezarlas antes del verano. Siguen en pie, según fuentes municipales. Pero es una contrarreloj que cuenta con el problema añadido de la falta de acuerdo con el resto de formaciones políticas.

Bancos instalados en lo que fue la zona azul de aparcamiento, antes de que se instalase la losa del mercado provisional de Sant Antoni, hace 12 años.

Bancos instalados en lo que fue la zona azul de aparcamiento, antes de que se instalase la losa del mercado provisional de Sant Antoni, hace 12 años. / RICARD CUGAT

Los socialistas se han posicionado repetidamente a favor de un proyecto previo de 2018, menos radical. Y la pacificación prevista por los Comuns tampoco convence a los defensores de una actuación aún más radical, la Plataforma pro pacificicación de la ronda de Sant Antoni, integrada por distintas entidades, pero cuyas demandas están más reflejadas en el documento defendido por la teniente de alcalde Janet Sanz. La plataforma contraria, que suma a vecinos a pie de ronda y entidades de comercio, confía en que la última palabra aún no esté escrita y, según quien gane las elecciones, se negocie otro futuro para la ronda. Insisten en que bloquear el acceso en coche de los vecinos más mayores o con discapacidades (al no haber carril de servicios) aislará a sus residentes.