Alquileres de 40.000 €

Los grupos de restauración barceloneses ven "caro y restrictivo" el 'balcón gastronómico' del puerto

El sector considera "elitistas" y poco realistas las exigencias municipales para acceder a los cotizados nuevos restaurantes del futuro Port Olímpic

El ayuntamiento, por su parte, considera satisfactorio que doce empresas se hayan interesado en los once locales abiertos a concurso público

Futuro balcón gastronómico en el espigón del Port Olímpic

Futuro balcón gastronómico en el espigón del Port Olímpic / ELISENDA PONS

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En plena recta final para la adjudicación de los cotizados nuevos restaurantes del futuro Port Olímpic, los grupos de restauración de Barcelona que descartaron presentar proyectos para este 'balcón gastronómico', e incluso algunos de los que sí lo han hecho, se quejan de los precios y las restricciones impuestas por el ayuntamiento.

Como avanzó este diario la semana pasada, un total de doce empresas han presentado candidatura a alguno de los 11 restaurantes en juego, de modo que se prevé que tres quedarán (de momento) desiertos y algunos tendrán adjudicación directa, sin necesidad de competir con otros.

El objetivo municipal es contar con un espacio privilegiado que se convierta en referente de la cocina barcelonesa, aunando distintos tipos, desde la innovadora a la gastronomía azul. Con ese fin, la empresa Barcelona de Serveis Municipals (B:SM) estableció unas condiciones para la concesión de los locales por 12 años que muchos grupos de restauración consideran casi inviables.

Se fijaron precios de entre 34 y 49 euros el metro cuadrado, que en los locales más grandes supone alquileres mensuales de más de 40.000 euros. Pero a esta cifra hay que añadir la inversión en el diseño específico que cada uno elija, y que será muy alta en establecimientos de hasta 700 metros cuadrados, así como una previsión muy alta de gasto en suministros, que será de cinco cifras.

Tras conocerse las pocas ofertas presentadas para echar el ancla en el 'balcón' de sabores, diversos grupos han querido argumentar su retirada de la casilla de salida. Antes de abrir el concurso, B:SM convocó a importantes grupos y empresarios con capacidad para inversiones de ese calado. Se reunió con Costa Este (padres de locales como Opium), Sagardi, Tragaluz, el grupo de Carpe Diem, Teresa Carles, AN Grup, Óscar Manresa, Farga y otros... Por supuesto, también con los actuales arrendatarios. La previsión era una respuesta entusiasta, pero enseguida se desinflaron muchos.

Futuro balcón gastronómico en el Port Olímpic

Otra perspectiva del futuro 'balcón gastronómico' en el Port Olímpic /

No obstante, desde la empresa gestora municipal consideran que la concurrencia al concurso ha sido "positiva" y garantiza "la apuesta del sector" por la zona en transformación. Creen que el resultado será un gran eje gastronómico con una oferta diversa y de calidad. Estará listo en verano de 2024, a punto para la Copa América de Vela, lo que implica que los actuales operadores, que habían logrado una prórroga final, deberán despedirse el 8 de enero próximo.

Condiciones cuestionadas

¿Qué ha sucedido para que no hubiera un alud de proyectos y ofertas para hacerse con un negocio en primera línea de mar? Un portavoz de un acreditado grupo con gran presencia en la ciudad y que pide no ser nombrado señala que descartaron rápidamente la inversión porque "parte de unas condiciones poco realistas". Critica los altos alquileres, que no tienen en cuenta la ubicación y su estacionalidad, muy concentrada en fin de semana y en la temporada de verano.

"Se piden precios que solo podrían considerarse en una localización donde se pudiera llenar a diario", matiza. Además, las restricciones "de los tipos de restaurante" se consideran alejadas de la demanda de mercado. "Están imponiendo la oferta que ellos querrían tener, aunque no sea lo que en la práctica pide el público en la zona", junto al mar. El ayuntamiento quería evitar que el nuevo Port tuviera monocultivo de paellas, pero la realidad es que con esas vistas "la gente quiere arroces, tapas o cocina marinera", añaden.

Otro empresario que también pide anonimato por si acaba habiendo algún cambio en el proceso adjudicatario agrega que la limitación horaria (las terrazas cerrarán como mucho a la una y los locales a las 3.00 de la madrugada, pero sin música ni copas porque no habrá licencias de restaurantes musicales) asfixiarán la recaudación. "La gente para cenar busca conceptos más abiertos, que no les obligue a desplazarse para tomar algo después", tercia.

Recreación virtual del Balcón gastronómico del Port Olímpic

Recreación virtual del Balcón gastronómico del Port Olímpic / B:SM

Desde otro grupo, que ya tenía un concepto pensado y hasta un diseño, indican que optaron por dar marcha atrás porque "la viabilidad era muy complicada, había mucho riesgo para la actual coyuntura económica". Con el añadido de que también hay costosos requisitos de sostenibilidad, además de condicionantes para subrogar plantillas actuales en caso de traspasos. Desde otra de las empresas añaden que "Barcelona no está en un buen momento para inversiones de ese tipo, ni por imagen de la ciudad ahora, ni por facilidades de las administraciones".

Otro elemento que mencionan es la "elitización" del futuro Port Olímpic, ya que opinan que para lograr rentabilidad se tendrán que imponer tíquets medios altos. "Imposible tener menús de 20 euros entre semana. Lo que posiblemente pasará es que al final solo irán los turistas con dinero, y no los barceloneses como se pretendía", apunta un operador que sí ha presentado candidatura para mantener su estructura empresarial.

"Para asegurar la calidad que querían, el ayuntamiento tendría que haber podido elegir las mejores propuestas, pero ahora algunas se tendrán que adjudicar por ser la única opción", lamenta uno de los portavoces. El Gremi de Restauracio de Barcelona ha rehusado pronunciarse hasta que finalice el proceso.

Las actuales propuestas

A falta de la adjudicación, que se producirá antes de acabar el año, cabe recordar que solo tres empresas han presentado una doble candidatura (el máximo permitido) y solo un local (el número 3, que debe dedicarse a 'Cocinas del mundo, innovación', según las bases del concurso público para su adjudicación) ha logrado atraer a tres aspirantes. De hecho, varios tienen un solo interesado, de modo que se puede deducir que la empresa titular de la La Barca del Salamanca logrará la continuidad con 'Cocina del Mediterráneo', en el local 8.

También hay un solo postulante para el 4, con la denominación El huevo de Colón-El cangrejo loco (con 'Gastronomía azul'), que también opta en solitario al 14 ('Cantina-menú diario'), como obligaba el pliego de condiciones, aunque puede renunciar a uno. También para el 7 ('Cocina catalana') se presentó solo La fonda del Port.

Recreación virtual de uno de los restaurantes del Moll de Gregal una vez remodelado

Recreación virtual de uno de los restaurantes del Moll de Gregal una vez remodelado / B:SM

Los que no han logrado ni una sola propuesta de entrada son el 2 (que también debía ser para 'Cocina del mundo, innovación') y el 10, de 'Casual food, dulce y salado'. Otros candidatos al resto de espacios son las propuestas La taberna gallega de Marcos, Casa Carmen platillos, Chao Pescao Seafood, El K (Sagardi), Ethno by Hermanos Torres, Mar de Brasa y Lakaria.