Litoral de BCN en transformación

El Port Olímpic de Barcelona tendrá listo en 2024 su gran 'balcón gastronómico'

  • El ayuntamiento avanza dos años la renovación integral de la zona para que esté lista de cara a la Copa América de Vela

  • El nuevo "referente' de la restauración local, sobre un muelle de 24.000 metros cuadrados, tendrá 11 cocinas y 3 tiendas especializadas

Render transformación Port Olimpic, con la zona de restauración el Moll de Gregal, en primer término.

Render transformación Port Olimpic, con la zona de restauración el Moll de Gregal, en primer término. / Ayuntamiento de Barcelona

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Será a finales de verano de 2024, coincidiendo con la Copa América de Vela, cuando Barcelona levantará el telón de su nuevo 'Balcón gastronómico' en el moll de Gregal del reinventado Port Olímpic. El ayuntamiento promete "cocinas de calidad, diversas y con carácter barcelonés en un entorno incomparable". A través de Barcelona de Serveis Municipals (B:SM) invertirá 15,9 millones de euros para hacer realidad dos años antes de lo previsto --una tercera fase planeada para finalizar en 2026-- la renovación completa de este muelle, en una superficie de actuación de 24.000 metros cuadrados.

Imagen virtual de cómo podrían quedar los nuevos restaurantes del Moll de Mestral.

/ Ajuntament de Barcelona

La restauración, que comprenderá 11 restaurantes y 3 tiendas gastronómicas, ocupará 8.000 metros cuadrados, mientras que el resto será zona de paseo. Aspira a ser un nuevo referente 'foodie' de la ciudad y un polo de atracción, combinando la cocina de mercado con la más innovadora, ha subrayado el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, durante la presentación del proyecto este martes.

El Port está sumido hace meses en una renovación integral, aunque el anuncio de la Copa América ha espoleado la intervención para avanzarla y hacer coincidir con este evento de repercusión mundial. Así, finalmente las tres fases de obras transcurrirán simultáneamente (en 2023 a todo ritmo) para estar a punto en 2024. Los casi 16 millones de euros del 'balcón gastronómico' se han avanzado con ese fin, ha destacado el edil.

Imagen virtual cenital del futuro Port Olímpic, con los restaurantes a la izquierda, alineados en el Moll de Gregal.

/

Si hace 30 años fue uno de los símbolos de los JJOO, ahora pretende recuperar ese espíritu con todas las necesidades de los nuevos tiempos, empezando por 3.300 metros cuadrados de pérgolas solares con 1.600 módulos fotovoltaicos que cubrirán las terrazas y proporcionarán una energía equivalente a la del consumo de 250 familias. También habrá cubiertas verdes bioclimáticas.

Según ha detallado la directora de B:SM, Marta Labata, el Moll de Gregal será un espacio de ciudad, en tanto que "tendrá interés" para los barceloneses y "permeabilidad física". Alude así al hecho de que hasta ahora fuese poco accesible por hallarse en una cota -1, mientras que con la renovación la accesibilidad será mucho más fácil, con rampas, escaleras y ascensores, incluso desde la playa de la Nova Icària.

Ha resaltado que el nuevo modelo de restauración se basará en establecimientos que apuesten por la "alimentación saludable y sostenible, y que ofrezcan propuestas complementarias", que vayan desde la cocina de mercado y mediterránea hasta la innovación y la vanguardia culinaria, de los precios populares a las propuestas más sofisticadas, para poder abarcar a un público diverso.

Concurso público de operadores

Para seleccionar a los operadores se abrirá un concurso público pasado este verano, con criterios que prestarán atención a la calidad, estilo de cocina, diseño, ambiente y sostenibilidad. En la actualidad, operan siete restaurantes (con un contrato en precario desde 2020), de dispar oferta y en algún caso enfoque muy turístico, que el próximo año serán derribados. El ayuntamiento insinuó en 2018 que estos tendrían continuidad, aunque Collboni ha insistido en que el concurso está abierto a nuevos operadores. Como la mayoría de los actuales tienen cocina marinera, estos podrían tener cabida, ha dicho hoy. Los elegidos a los elegidos se les entregarán los espacios para comenzar a instalar su proyectos en verano de 2024.

Otro render de los restaurantes.

/

El consistorio garantiza la continuidad de los trabajadores de las actuales plantillas, que tendrán que absorber las empresas que sean elegidos para la nueva etapa; mientras tanto podrán acceder a cursos formativos para actualizar conocimientos en cocina y sala de la mano de Barcelona Activa. Esta situación contrasta con la que se vive a unos pocos metros, en el Front Marítim, donde el ayuntamiento prevé eliminar los restaurantes y discotecas a partir del próximo año, con una pérdida de aproximada de mil puestos de trabajo, según ha denunciado la asociación Front Marítim de la Barceloneta.

El director del Gremi de Restauració, Roger Pallarols, que ha colaborado con el consistorio en la planificación del nuevo eje, ha destacado que el proyecto marca la "ilusión y esperanza" del sector tras las secuelas de la crisis sanitaria. "Los restaurantes serán una palanca del transformación del Port Olímpic", ha defendido, destacando que su moderna estructura permitirá contemplar desde la Nova Icària y el mar hasta Ciutat Vella.

Zona de paseo bajo las pérgolas del Moll de Gregal.

/

Noticias relacionadas

Más allá de la oferta culinaria, distribuida en cuatro restaurantes en la planta superior, elevados sobre el mar y con vistas a Nova Icària, y otros siete debajo, más las tres pequeñas tiendas de gastronomía, la propuesta quiere destacar arquitectónicamente como un espacio muy abierto, acristalado, luminoso e integrado. No faltarán zonas de estancia y miradores para relajarse con las vistas.

En obras hace dos años

Desde marzo del 2020 algunos ámbitos del Port están inmersos en obras de cara a su rediseño total, con tres pilares: generación de nueva economía vinculada al mar, deporte náutico y área gastronómica. Hasta ahora ya se ha completado el refuerzo y consolidación del dique de abrigo y se trabaja en la apertura de un nuevo acceso al Moll de Mestral, que conectará las nuevas instalaciones con la Vila Olímpica. A final de verano se iniciarán los trabajos para configurar el primer centro de economía azul de la ciudad, Moll de Mestral y los locales situados bajo el mencionado dique.