Dos meses

Obras a la vista en la L4 del metro de Barcelona: nuevo corte en 2023

  • TMB licita la renovación de las vías entre las estaciones de Barceloneta y Verdaguer

Usuarios del metro, el pasado mes de septiembre.

Usuarios del metro, el pasado mes de septiembre. / Jordi Otix

2
Se lee en minutos
El Periódico

La línea L4 del metro de Barcelona vivirá un corte de servicio en 2023 para renovar las vías por las que circulan los convoyes. Esta sustitución toma el relevo de la que se ha realizado este verano en la L5, ambas orientadas a facilitar el mantenimiento de la infraestructura y reducir las vibraciones que notan los vecinos de los edificios más cercanos al trazado.

La obra, aún no anunciada, ha salido a la luz a través de una licitación pública de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) del pasado 29 de septiembre. Según ha avanzado Metrópoli Abierta y ha podido confirmar EL PERIÓDICO, el coste estimado del contrato son 16,9 millones de euros y la intervención corre a cargo de la Generalitat de Catalunya. Se centra en el tramo comprendido entre las estaciones de Verdaguer y Barceloneta.

Aunque la convocatoria adelanta que los trabajos durarán todo julio y agosto de 2023, TMB matiza que el calendario aún no es definitivo. “Probablemente se hará en verano, pero las fechas y las fases se tienen que acabar de concretar con el Ayuntamiento de Barcelona”, matizan fuentes de TMB, en respuesta a este medio.

Y es que las administraciones suelen preferir el verano para hacer obras en las infraestructuras, puesto que baja la movilidad laboral y en consecuencia el número de pasajeros afectados. Sin embargo, en este caso la parada Barceloneta registra grandes afluencias estivales porque da acceso a la playa y un corte podría saturar los medios alternativos. “Se harán de la manera que menos impacto en las estaciones y se tendrá en cuenta que es una zona turística”, resuelven.

Corte en la L4

Noticias relacionadas

Según la licitación, las obras tendrán dos fases de aproximadamente un mes cada una. La primera actúa entre las estaciones Bogatell y Verdaguer, mientras que la segunda llega hasta la Barceloneta. Las obras preliminares y las posteriores, como pruebas y colocación de señalización nueva, sí que se podrán hacer de noche para no tener que cortar el servicio tantos días. No obstante, la sustitución de vías sí que requiere interrumpir el funcionamiento de la línea.

Además, la licitación menciona varios trabajos de mejora en la ‘estación fantasma’ de Correos, cerrada desde 1972 y situada entre Jaume I y Barceloneta. No para reabrir esta singular parada, sino para preservar elementos singulares como los últimos carteles publicitarios que lució o la señal con el nombre 'Correos'.